Lo sentimos, pero su explorador no es compatible con Marsh.com

para una mejor experiencia, por favor actualice su navegador:

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

Salud y seguridad en la era de las megaciudades

Por: BRINK NEWS, Miércoles, 18 Julio 2018

El auge de las ciudades en todo el mundo ha dado lugar a grandes desafíos y grandes oportunidades para los ciudadanos y las empresas. A medida que la proporción de habitantes de la ciudad aumenta en casi todas las regiones del mundo, las preguntas sobre la salud y la seguridad en estos entornos densos se vuelven fundamentales.

Para 2050, el 68% de la población mundial será urbana. Los puntos de datos descritos a continuación muestran una idea de las tendencias que se esperan desarrollar en las próximas décadas: desde las implicaciones del crecimiento demográfico para el acceso a la atención médica hasta la exposición al riesgo que las personas y las empresas enfrentan al vivir en entornos urbanos.

Se estima que la proporción de personas que viven en las ciudades aumentará en todas las regiones del mundo. Uno de cada cinco habitantes urbanos del mundo vive en una ciudad con más de 1 millón de personas. Uno de cada ocho vive en una megaciudad, definida como una ciudad con más de 10 millones de habitantes.

Actualmente, hay 33 megaciudades en el mundo y ese número aumentará a 43 en 2030, según predice la ONU. Para 2050, se prevé que la población urbana del mundo crecerá en 2.500 millones, y casi el 90% de este crecimiento será en Asia y África.

La urbanización es un producto de la migración y del crecimiento natural de la población dentro de las ciudades. Trae su propio conjunto de oportunidades y desafíos para el futuro del bienestar global.

El desafío por delante: equidad en salud

"Las áreas urbanas disfrutan de muchas ventajas en comparación con las zonas rurales en lo que respecta a la disponibilidad de recursos que respaldan la buena salud", señala la Organización Mundial de la Salud. Con una mejor infraestructura básica, disponibilidad de servicios de atención médica y oportunidades de comunicación y educación, "la urbanización está asociada con el desarrollo económico y social que brinda mejores oportunidades para lograr una buena salud".

Sin embargo, existen enormes inconsistencias en las condiciones de salud tanto entre las ciudades como dentro de ellas. Estas divergencias no se limitan a las ciudades en desarrollo con enormes barrios marginales. Un estudio encontró que la expectativa de vida promedio de un londinense varía hasta 20 años dependiendo de dónde viva la persona. De hecho, "cada dos paradas en el metro de Londres que viajan hacia el este desde el centro de Londres representa más de un año de esperanza de vida perdida", informó la OMS.

Las disparidades se pueden medir utilizando el "Índice de Salud Urbana" de la OMS, que combina una variedad de indicadores de salud de la población en un solo número para facilitar las comparaciones entre diferentes áreas. Aquí hay un mapa que muestra las disparidades de los índices dentro de la ciudad de Atlanta, con áreas de color rojo oscuro que indican áreas en grave desventaja y las zonas amarillas y naranja más claras que indican menos desventajas.

En un informe de 2016, la OMS calculó el Índice de Salud Urbana para 57 ciudades en 53 países de ingresos bajos y medianos. Los indicadores de índice cubrieron la infraestructura básica, el conocimiento de la salud de las personas y la cobertura de los servicios de salud.

El informe encontró amplias variaciones en las condiciones de salud entre las ciudades, incluso si se encontraban en la misma región y tenían niveles similares de riqueza nacional. Las ciudades muy grandes pueden ser especialmente difíciles de administrar: en promedio, las megaciudades (más de 10 millones de habitantes) tenían las peores condiciones. Las condiciones fueron generalmente mejores en ciudades de menos de 1 millón.

Riesgo de Desastre

La urbanización puede aumentar la vulnerabilidad a los desastres, especialmente cuando está mal planificada. Como ha señalado la firma Control Risks, "la concentración de capital humano, físico y financiero en las ciudades los hace especialmente vulnerables tanto a la devastación inmediata como a la interrupción persistente del transporte, el comercio y las comunicaciones después de grandes desastres".

Según la ONU, el 56% de las ciudades con al menos 300,000 habitantes en 2014, el año más reciente para el cual se recopilaron datos, tenían un alto riesgo de exposición en al menos uno de los seis tipos de desastres naturales: ciclones, inundaciones, sequías, terremotos, deslizamientos de tierra y erupciones volcánicas.

El 15% de las ciudades eran vulnerables a dos o más tipos de desastres. Veintisiete ciudades -incluidas las megaciudades de Tokio, Osaka y Manila- enfrentaron riesgos de tres o más tipos.

Más del 80% de las ciudades estaban ubicadas en áreas con alto riesgo de mortalidad o pérdidas económicas asociadas con al menos un tipo de desastre natural. El riesgo fue más alto en ciudades más grandes y regiones menos desarrolladas.

Las inundaciones fueron el desastre natural más común, seguidas por las sequías y los ciclones. Estos desastres también fueron los más devastadores en términos de mortalidad y pérdidas económicas, informó la ONU.

 

Siguiente

Mirando hacia el futuro: ¿Qué tanto ha cambiado su visión de preparación tras los desastres de 2017?

Por Chandra Seymour, SVP MRC Reputational Risk and Crisis Management/Brink News Lunes, 30 Octubre 2017