Lo sentimos, pero su explorador no es compatible con Marsh.com

para una mejor experiencia, por favor actualice su navegador:

X

Blog: El riesgo en contexto

Tras un evento catastrófico, las 48 horas posteriores son cruciales

Por Rafael Pimentel Martes, 27 Agosto 2019

El cambio climático es un fenómeno que nos afecta a todos, pues sus consecuencias no son sólo ambientales sino de profundos efectos económicos y sociales. Producto de estos cambios hemos visto que cada año es más frecuente la afectación de fenómenos de índole catastróficos. Ante estas amenazas naturales es fundamental tener pendiente qué hacer en las primeras 48 horas posterior a un siniestro de esta envergadura.

¿Qué es un evento catastrófico?

Se define como un evento catastrófico a los sucesos que en su origen son situaciones extraordinarias e improbables, pero que, por su magnitud, implican una elevada cuantía de los daños que ocasionan. Por ejemplo, son riesgos catastróficos los fenómenos de la naturaleza tales como huracanes, terremotos y maremotos, inundaciones, tormentas tropicales, etc.

La experiencia nos dice que las organizaciones que tienen protocolos de emergencia ante la llegada de un fenómeno catastrófico son las que se recuperan de manera más eficiente tras un desastre natural. La implementación al pie de la letra de dichos protocolos son los que marcan la diferencia en la continuidad del negocio y el éxito del proceso de reclamación. Por ello, es muy importante tener en consideración lo siguiente:

Recomendaciones de las Primeras 48 Horas

  • Active los planes de Seguridad para los Empleados y verifique la integridad de cada uno de ellos.
  • Respete las órdenes de Protección Civil emitidas por los organismos estatales.
  • Implemente lo controles de Seguridad de la Propiedad para Disminuir la Perdida.
  • Ponga en Acción los Planes de continuidad de Negocios, Respuestas de Emergencias y Planes de Gestión de Crisis
  • Tenga en cuenta que dependiendo el impacto del fenómeno se debe de ser eficiente con los recursos disponibles.

Experiencia con el huracán María 

Con el paso del Huracán Maria en Septiembre de 2017, próximo a las costas de la zona de Punta Cana, uno de nuestros clientes de la Industria Hotelera sufrió daños considerables en sus predios. Este cliente tenía establecido un protocolo de continuidad de negocio en caso de emergencia, en el que sus principales ejecutivos tenían muy claro cuáles eran las funciones de cada uno al momento del paso de un huracán en la zona. Al pasar el fenómeno las primeras acciones que hizo el cliente fue hacer el reporte de los daños al equipo de reclamaciones que se le había asignado, logrando así que en tan solo seis horas de haber hecho la notificación contara con un equipo de servicio para hacer la verificación de los daños junto a un representante designado por la aseguradora para evaluar la perdida.

Posterior a la inspección de los daños, el cliente hizo equipos de trabajo con el objetivo de inventariar y cuantificar los daños en el hotel. De esta manera, un equipo se encargó de la parte estructural que resultó afectada, otro equipo asumió la responsabilidad de los daños en zonas comunes y otro equipo se encargó de evaluar los contenidos. Cada equipo tenía la responsabilidad de entregar un reporte detallado y con su debido costo de reposición de las partidas evaluadas. Al paso de siete días, ya el cliente tenía su reclamación lista para ser presentada a la compañía aseguradora. Presentada la reclamación, el ajustador asignado por la aseguradora en tan dos semanas logró presentar un resultado preliminar de sus evaluaciones, las cuales eran positivas para el cliente; tan solo fue necesario realizar una reunión de cierre para ultimar todos los detalles y las partes quedaron de acuerdo. 

Al final, este cliente logró obtener su indemnización total en tan solo 30 días gracias a la formación y correcta implementación de los planes de continuidad de negocios, respuestas de emergencias y planes de gestión de crisis.

De cara a presentar una reclamación a la aseguradora

  • Identifique que tenga cubierto el Riesgo Catastrófico en sus Pólizas. Tenga en cuenta que no debe realizar reparaciones por cuenta propia, sin previa autorización de la aseguradora.
  • Realice una galería de fotografías de todos los daños que haya tenido su propiedad.
  • Elabore una lista de los daños, con el objetivo de que sea más efectiva la identificación de los mismos al momento de la visita de inspección del ajustador.
  • En caso de reparaciones inminentes en daños que afecten la continuidad/integridad física de su propiedad, es vital que antes de proceder con cualquier reparación primero informe a la aseguradora, tome fotografías, y resguarde los restos de la propiedad reparada. 
  • Prepare un expediente con soporte de los daños, entre ellos, presupuestos, cotizaciones o facturas de los gastos que ha realizado posterior al evento. 

Con el paso de los años los fenómenos atmosféricos serán más frecuentes, por esto la recomendación fundamental es la creación de planes de continuidad de negocios, pues entendemos que los mismos deben forman parte de la resiliencia organizacional de cada una de las empresas. Tener un plan o no hace la diferencia en las primeras horas posteriores de la ocurrencia de un evento catastrófico.