Lo sentimos, pero su buscador no es compatible con Marsh.com.

Para una mejor experiencia, por favor utilice un buscador compatible.

X

RESEARCH & BRIEFINGS

Mapa de Riesgo Político 2018: Tensiones y agitación social

 


En 2017, el panorama de riesgo político global fue turbulento y es probable que lo siga siendo en los próximos doce meses. El Mapa de Riesgo Político 2018 de Marsh, basado en las averiguaciones de BMI Research, destaca los cambios durante los últimos 12 meses y ofrece una visión de futuro de los riesgos persistentes así como de las nuevas preocupaciones. Por ejemplo, las tensiones entre Corea del Norte, Estados Unidos  y otros países han aumentado a medida que Corea del Norte continúa realizando pruebas de misiles.

Al mismo tiempo, continúa el riesgo de un mayor proteccionismo comercial global. BMI Research prevé que los gigantes del comercio mundial, como EE. UU., buscarán nuevas restricciones en 2018, después de una breve disminución en la implementación de las medidas proteccionistas en 2017. El Gobierno de Trump solicitó al Departamento de Comercio de Estados Unidos que realizara estudios sobre prácticas comerciales "desleales", que podrían usarse para justificar aranceles. Mientras tanto, los riesgos de sucesión dominan el panorama de riesgo político en muchos países africanos. Asimismo, las amenazas del terrorismo siguen siendo una preocupación, evidenciada por los ataques en Europa, África, Asia, y otros lugares a lo largo de  2017.

A continuación, analizamos los principales sucesos en cada región que, probablemente, afectarán el panorama de riesgo político a lo largo de 2018.

NORTEAMÉRICA

Desde la toma de posesión del presidente Trump en enero de 2017, los cambios en la política de EE. UU. han sido de alguna manera impredecibles. Para 2018, se espera que esto continúe y podría incluir cambios en el comercio global, con China como posible objetivo clave.

Las elecciones legislativas para el Senado y la Cámara de Representantes de Estados Unidos se realizarán en noviembre, ambas actualmente con mayoría republicana. Un cambio en el poder hacia los demócratas podría crear un mayor estancamiento político. Además, la guerra de acusaciones entre Trump y el líder norcoreano Kim Jong-Un continúa en 2018. Las recientes pruebas de misiles de Corea del Norte, que se cree que podrían llegar a EE. UU., presentan una amenaza que podría llevar a una acción militar estadounidense.

LATINOAMÉRICA

Varios países de Latinoamérica, incluidos Brasil, Colombia, México, Paraguay y Venezuela, celebrarán elecciones presidenciales y legislativas en 2018. La incertidumbre hizo que BMI Research aumentara su estimación del riesgo político en cada uno de esos países, como muestra el índice de riesgo político a corto plazo (STPRI, por sus siglas en inglés), en el que las calificaciones más bajas representan una disminución de la estabilidad. Venezuela ha experimentado continuos disturbios a lo largo de 2017 como resultado de la crisis económica, que ha seguido pesando sobre su STPRI, ahora en 30.6. Suriname sufrió la mayor caída en la calificación de STPRI en la región, retrocediendo de 52.9 a 46.5, como resultado de la crisis económica y el juicio en curso contra el presidente Desi Bouterse.

EUROPA

Las negociaciones del Reino Unido para salir de la Unión Europea siguen asomándose sobre el panorama de riesgo político de la región. A medida que continúan las conversaciones, aumenta el riesgo de que Reino Unido se vaya sin un acuerdo, y las empresas pueden necesitar prepararse para tal acontecimiento.

En España, la inestabilidad ha persistido desde agosto en Cataluña, con grupos políticos apostando por la independencia. El 21 de diciembre, los partidos independentistas obtuvieron mayoría en el parlamento catalán; sin embargo, las apuestas por la independencia no han sido reconocidas por el gobierno de España, por lo que la inestabilidad en la región podría persistir.

Los ataques de Barcelona, Londres, Suecia y  otros lugares de Europa en 2017 han mantenido al terrorismo como una importante preocupación de seguridad. En otros países, el aumento de los partidos de extrema derecha en 2017 creó incertidumbre sobre las próximas elecciones. Las elecciones generales en Italia tendrán lugar en marzo de 2018, lo que plantea dudas sobre si prevalecerán los partidos antisistema y euroescépticos, incluido el Movimiento 5 Estrellas. La actual encuesta sugiere que el bloque de la oposición de centro-derecha, formado por Forza Italia y Northern League (LN), parece estar listo para emerger como el más grande en el parlamento, aunque no alcanzaría la mayoría. Este hecho podría desembocar en negociaciones prolongadas sobre la construcción de coaliciones y la eventual formación de un gobierno debilitado.

A pesar de todo, los partidos euroescépticos se han retirado recientemente de las convocatorias para un referéndum sobre la pertenencia de Italia a la zona Euro, y el contexto macroeconómico consolidado en Europa debería evitar que la confianza del mercado hacia Italia disminuya. Grecia experimentó una mejora en su perspectiva de riesgo político, debido a una mayor estabilidad política y mejores relaciones con sus acreedores internacionales. BMI Research ha elevado el STPRI de Grecia de 52.5 a 59.6.

ÁFRICA

La región africana, una vez más, vio alguna de las mejoras más importantes en las calificaciones de riesgo político, pero también algunos de los deterioros más notables. Los riesgos de sucesión alcanzaron un pico decisivo en 2017. En Zimbabwe, Robert Mugabe renunció al poder después de 37 años, y la transición a Emmerson Mnangagwa parece haber transcurrido sin problemas, reduciendo el riesgo percibido de trastornos políticos en el país y mejorando su calificación STPRI de 37.7 a 45.4. Por otra parte, se observó una sucesión sin problemas en Angola, donde el “eterno” presidente, José Eduardo dos Santos fue reemplazado por João Lourenço en septiembre de 2017.

Sin embargo, la incertidumbre en torno a las elecciones y sucesiones provocó un fuerte aumento del riesgo político en varios países. Kenia y Gabón sufrieron recientemente elecciones disputadas, y Costa de Marfil ha visto aumentar el riesgo político por las maniobras para suceder al presidente Alassane Outtara en 2020, mientras continúan los motines armados en el país. Mientras tanto, la República Democrática del Congo (RDC) sigue siendo uno de los países más inestables, según  BMI Research. La calificación del STPRI del país disminuyó aún más desde la última actualización, de 32.7 a 25.4, como resultado de la incertidumbre sobre cuándo se realizarán las elecciones, la debilitación de la autoridad del presidente Joseph Kabila y el aumento de la violencia por parte de los grupos armados.

ORIENTE MEDIO

Las amenazas del Estado Islámico (ISIS) han disminuido ligeramente en la región en los últimos meses, pero los conflictos continúan. BMI Research elevó el STPRI de Siria de 22.9 a 27.9 cuando el gobierno del presidente Assad recuperó el territorio de los rebeldes, y considerando que el ISIS es una menor amenaza. Sin embargo, BMI Research señaló que las amenazas de violencia en Siria, así como en Irak, Bahrein y Yemen, persisten. Al mismo tiempo, Qatar continúa enfrentándose a una crisis diplomática, mientras que las tensiones entre Arabia Saudita e Irán se mantienen elevadas. En la región surgen otros riesgos del conflicto entre Israel y Hezbolá en el Líbano, entre Israel y Hamas en Gaza y, en términos más generales, el riesgo de un nuevo levantamiento palestino contra Israel.

ASIA PACÍFICO

Las tensiones relacionadas con Corea del Norte han dominado el panorama de riesgo de la región de Asia Pacífico en los últimos meses. BMI Research predice que la crisis de los misiles de Corea del Norte alcanzará un momento decisivo este año. Corea del Norte generalmente ha utilizado fechas importantes  para realizar pruebas de misiles, y BMI Research cree que lo hará nuevamente este año.
En el Mar Meridional de China, las tensiones entre China, Corea del Sur, Japón y Vietnam sobre las islas en disputa continúan, aunque no se incrementaron significativamente en la segunda mitad de 2017. La economía de China ha experimentado un crecimiento exponencial en los últimos años; sin embargo, esto se ralentizó en 2017 y no está claro si el ritmo de crecimiento se recuperará en el 2018.

CONSIDERACIONES EN LA GESTIÓN DEL RIESGO

Las multinacionales se enfrentan a un panorama de riesgo político complejo y en constante cambio. La inestabilidad social y las acciones adversas de los gobiernos se encuentran entre los ejemplos más comunes de riesgo político a los que se enfrentan las multinacionales cuando comercian o invierten en países extranjeros.

¿Significa esto que las empresas deberían renunciar a ciertas oportunidades si se encuentran en áreas potencialmente inestables? No necesariamente. Si bien el riesgo político generalmente no es controlable, en muchos casos puede mitigarse a través del seguro de riesgo de crédito y político, que brinda una mayor confianza en beneficio de la oportunidad.

Históricamente, las multinacionales han contratado seguros contra la violencia política y/o el terrorismo porque las tasas eran normalmente más bajas que las del seguro de riesgo político. No obstante, las empresas deben tener en cuenta que esta estrategia puede dejar vacíos significativos. Si se trata de un seguro de violencia política o de terrorismo que responde a un siniestro, a menudo depende de cómo las aseguradoras y los gobiernos vean cada suceso en concreto. En algunos casos, las aseguradoras con productos de terrorismo y violencia política han negado la cobertura, alegando que un suceso en particular debería estar cubierto por otro tipo de póliza. Alternativamente, el seguro de riesgo político puede ayudar a cubrir vacíos al incluir cobertura para ambos peligros, evitando estas disputas.

Los contratos comerciales para el suministro de bienes y servicios con entidades gubernamentales o privadas en países emergentes, a menudo están expuestos a una serie de riesgos políticos subyacentes. El aumento del proteccionismo global, la restricción de pagos en divisas a empresas extranjeras, y la imposición de embargos y sanciones comerciales, son cuestiones recurrentes en países donde los gobiernos intentan imponer objetivos de política exterior, influir en la opinión pública nacional o gestionar los problemas económicos. Además, las empresas pueden verse enfrentadas a restricciones internas de límite de la contraparte, que les impiden competir de manera efectiva en los mercados objetivo. Los contratos pueden ser cubiertos por plazos de hasta tres a siete años, o más de 10 años si el contratante es el Gobierno Central de un país (Riesgo Soberano).

ACERCA DEL MAPA DEL RIESGO POLÍTICO 2018

Basándose en los datos y la visión de BMI Research, una compañía líder como fuente de información independiente en el análisis de riesgos políticos, macroeconómicos, financieros e industriales, el Mapa de Riesgo Político 2018 de Marsh presenta una visión global de los problemas a los que se enfrentan las entidades e inversores multinacionales. Este mapa interactivo califica a los países sobre la base de la estabilidad política y económica, dando una visión sobre dónde es más probable que surjan los riesgos y qué amenazas habría que tener en cuenta en cada país.

Según el método de BMI Research, la calificación de un país se puntúa sobre 100: cuanto mayor sea el índice, menor será el riesgo político. Este informe considera los cambios en el índice de riesgo político a corto plazo (STPRI), una medida que tiene en cuenta la capacidad del gobierno para proponer e implementar políticas, la estabilidad social, las amenazas inmediatas a la capacidad del gobierno para gobernar y los riesgos de un golpe de estado, entre otros.