Lo sentimos, pero su explorador no es compatible con Marsh.com

para una mejor experiencia, por favor actualice su navegador:

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

Después de todo, “Confianza” es solamente una palabra

 


Por Brink News 

El tribunal de la opinión pública acaba de poner la confianza en un autobús, y lo llevó a un precipicio.

La fe en cuatro grandes instituciones de la sociedad -el gobierno, las empresas, los medios de comunicación y las organizaciones no gubernamentales (ONGs )- está actualmente en su punto más bajo, según los últimos resultados del Barómetro Edelman Trust. Los "desconfiados" -aquellos que están por debajo del 50% en su nivel de confianza de las cuatro instituciones- ahora representan dos tercios de los 28 países en la encuesta, dijo el informe. Eso es menos de un poco más de la mitad en la encuesta de 2016.

El informe señala que el mundo está "sin los amarres firmes de un gobierno confiable capaz de establecer guías fácilmente comprensibles". La mayoría de la gente ya no considera a los medios de comunicación un organismo que vigile las instituciones de forma objetiva. Se piensa que las ONGs se preocupan demasiado por las cuestiones de los más vulnerables, pero que abandonan a los de la clase media que son desposeídos.

“Las empresas deben desempeñar el papel de un muro sólido de contención que detenga la incontrolable oleada de tormenta, para llenar el vacío dejado por las otras tres instituciones en la gobernabilidad global”, dijo Richard Edelman, presidente de la firma que lleva su nombre.

Esta "implosión de la confianza", como lo llama Edelman, es un entorno en el que las empresas tienen mucho que temer. "Casi una de cada dos personas de la población general está de acuerdo en que los acuerdos de libre comercio perjudican a los trabajadores de un país, mientras que el 72% favorece la protección gubernamental de empleos e industrias locales, aunque signifique una economía de crecimiento lento", dijo Edelman.

El aumento del populismo podría llevar a los gobiernos a imponer regulaciones más estrictas a industrias como la manufactura y la tecnología, e implementar una prohibición de la inmigración, lo que resultaría en una pérdida de trabajadores calificados. Las políticas industriales podrían surgir imponiendo aranceles a los productos importados junto con las renegociaciones de las políticas comerciales que impiden la subcontratación.

Los líderes empresariales serían inteligentes si no se enfocaran tan sólo en el cabildeo, advierte Edelman, especialmente en las áreas ambientales. "El 52% de la población general dice que el esfuerzo de una empresa para proteger y mejorar el medio ambiente es importante para construir su confianza", dijo Edelman.

El informe presenta un panorama de un público que no confía en los líderes: 71% de los encuestados dijo que los funcionarios del gobierno no son creíbles. La credibilidad de los CEOs cayó 12 puntos desde 2016, a sólo 37% en todo el mundo, según el informe.

"Todo esto es una llamado a la comunidad empresarial", dijo Matthew Harrington, jefe de operaciones global de Edelman. "¿Seguirán los líderes empresariales enfocándose únicamente en el desempeño financiero de sus compañías, creyendo que será su responsabilidad principal, o buscarán involucrarse externamente para fortalecer su permiso para operar?".

Mientras tanto, la confianza en los medios de comunicación se sitúa en el 43%, y está en mínimos históricos en 17 países. La confianza en el gobierno (41%) disminuyó en 14 mercados, haciéndola la menos confiable de las cuatro instituciones en la mitad de los países encuestados.

Más de la mitad (53%) de los encuestados creen que "el sistema" les ha fallado, señalando que es injusto y ofrece poca esperanza para el futuro; sólo el 15% cree que el sistema está funcionando. Alrededor de un tercio están inseguros de lo que está sucediendo. Entre las "élites", el pronóstico aún es más débil: el 48% del grupo de mayores ingresos, el 49% de los universitarios y el 51% de los bien informados dicen que el sistema ha fracasado.

Aun así, existe algo de esperanza con respecto a que las empresas pueden cambiar, algo que se refleja en el 75% de los encuestados que cree que "una empresa puede tomar acciones que aumenten los beneficios y mejoren las condiciones económicas y sociales en la comunidad en la que opera", dijo el informe. "Además, entre los que no están seguros sobre si el sistema está funcionando para ellos, son las empresas (el 58%) en las que más confían".

¿Cómo pueden las empresas construir confianza con el público? Pagar salarios justos, ofrecer mejores beneficios y crear más empleos, dijo el informe.

"La responsabilidad es ahora de las empresas; es la única institución que mantiene cierta confianza con los escépticos sobre el sistema, para demostrar que es posible actuar en el interés de los accionistas y la sociedad por igual", dijo Richard Edelman. "Los mercados libres pueden tener éxito para todos si las empresas trabajan con la gente, no sólo venderles".

Haga clic aquí para más noticias de BrinkNews (contenido en inglés)