Lo sentimos, pero su explorador no es compatible con Marsh.com

para una mejor experiencia, por favor actualice su navegador:

X

Blog: El riesgo en contexto

El Seguro de Crédito y la balanza comercial entre México y Estados Unidos

Posted by Gonzalo López Martes, 15 Agosto 2017

Uno de los principios básicos de la economía moderna a nivel comercial es la diversificación: el no depender de una sola fuente de ingreso limita el riesgo de caer en un problema de liquidez. No obstante lo anterior, en materia de comercio internacional, México ha vivido décadas de gran dependencia de la demanda de productos mexicanos en Estados Unidos: en promedio, cerca de 80% de las exportaciones se han dirigido al vecino del norte, mientras que el otro 20% se reparte en un gran número de países con los que México comercia. 

A pesar de que el riesgo ha bajado considerablemente en los últimos meses, Estados Unidos ha pretendido empujar una iniciativa para reducir el déficit comercial que tiene con México. Para lograr esto, se pueden llevar a cabo dos acciones, principalmente: vender más a México, o no comprar tanto de México. 

El primer camino significaría un arduo trabajo de negociaciones y un fuerte incremento de alguna fuente de demanda, lo que se percibe poco probable por el tiempo que llevaría, así como por el bajo control que tendría el gobierno norteamericano sobre el nivel de demanda mexicana. Por otro lado, el segundo camino se presenta con menores barreras: bajar las compras de productos mexicanos para incrementar el consumo de productos hechos en Estados Unidos. 

A inicios de 2017, toda la conversación respecto a estas medidas, nos indicaba que estábamos perfilándonos a una severa crisis que llevaría incluso la paridad peso-dólar a niveles históricos por arriba de los 25 pesos por dólar. Afortunadamente, hemos sido testigos de un cambio de rumbo radical, no por la intención de detener la reducción del déficit comercial de parte de Estados Unidos, sino por un efecto de pesos y contrapesos, así como la intervención de factores reales de poder que han evitado que se ejecuten las decisiones del ejecutivo.

Sin embargo, la lección está sobre la mesa: la gran dependencia de las exportaciones a Estados Unidos nos coloca en un estado de vulnerabilidad e incertidumbre que, de materializarse algún hecho catastrófico que impida o limite el comercio, llevaría al país a una verdadera situación de peligro.

Por lo anterior, muchas empresas, industrias y hasta el país mismo como ente estratégico, se han embarcado en un propósito de diversificación con el objetivo principal de bajar la dependencia del comercio hacia Estados Unidos. Esta acción conlleva diferentes riesgos, los cuales deben ser observados y atacados.

Uno de los riesgos más importantes es el riesgo crediticio: al probar nuevas geografías, el desconocimiento de la información sobre a quién se le está vendiendo es el componente principal para tener o no tener éxito. Una herramienta de mitigación de dicho riesgo es el Seguro de Crédito, una herramienta efectiva para lograr el objetivo de ver crecer las ventas derivadas de una diversificación de mercado, con el riesgo crediticio controlado.

De manera general, el Seguro de Crédito es una herramienta que cubre las cuentas por cobrar de una empresa. Es relevante para la exportación, pues las aseguradoras de crédito tienen capacidad de analizar a los compradores en casi cualquier país del mundo, ya que cuentan con una extensa red de operación y oficinas de representación que vuelve fácil para las compañías obtener información mediante economía a escala. 

Cuando una empresa obtiene un límite de crédito determinado, el peor escenario es recuperar la cuenta por cobrar por medio de una indemnización proveniente de la aseguradora (la cantidad varía de acuerdo a los términos y condiciones, pero, en general, hay un coaseguro del 10%).

El Seguro de Crédito es una excelente alternativa ante un espíritu de diversificación y exploración de nuevos mercados por parte de las empresas. Afortunadamente, muchas de las propuestas que de parte de Estados Unidos se han complicado cada vez más en su implementación; sin embargo, la lección está clara: de haberse materializado, hubiera sido catastrófico. De ahí la importancia de la diversificación y el Seguro de Crédito como herramienta para llevarla a cabo de forma segura.

Relacionado con:  Trade Credit

Anterior

La industria energética lucha por atraer talento

Posted by James Paddon Martes, 22 Agosto 2017

Siguiente

Elementos clave para mantener la continuidad de negocio

Posted by Ramón Alonzo Jueves, 10 Agosto 2017