Lo sentimos, pero su explorador no es compatible con Marsh.com

para una mejor experiencia, por favor actualice su navegador:

X

Blog: El riesgo en contexto

Principales desafíos en beneficios para la industria energética

Por Xóchitl Carrasco Martes, 25 Abril 2017

El sector energético es estratégico en el desarrollo económico y social en nuestro país, además de ser un valioso insumo de los diferentes sectores de la economía. Actualmente, esta industria está pasando por un momento crítico en el aspecto económico, marco regulatorio y legal, lo cual exige a su vez una mayor preparación de parte de todos los participantes relacionados con este sector.
 
La legislación actual permite la participación de empresas nacionales y extranjeras en el sector energético, agregando transparencia en el proceso, lo que da por resultado la apertura de oportunidades de crecimiento a mediano y largo plazo. Con estas regulaciones se busca avanzar en los proyectos actuales, lo cual representa más de $400B en el sector del Petróleo e Hidrocarburos (O&G, por sus siglas en inglés).

Con base en un análisis externo del mercado laboral para el sector O&G, el nivel de “experto” en un empleado se logra a partir de 11 años de experiencia en adelante, en tanto que el nivel de “competente” se considera a partir de 4 años a más de 6 de experiencia.

Modelos actuariales indican una disminución del 46% en las edades de los trabajadores mayores de 50 años, lo que equivale a 570,965 años de experiencia que dejarán el sector en el 2020. Esto invita a reflexionar: ¿Contaremos con suficientes expertos? ¿Cuáles son las opciones para cubrir posiciones críticas?

El capital humano, la seguridad, la tecnología y el medio ambiente son elementos clave en la gestión del riesgo. Desde la perspectiva económica y de Recursos Humanos, existen diferentes presiones para esta industria, de las que podemos destacar las siguientes:

• Reducción de personal (staff).
• Reducción de proyectos y conservación de cartera.
• Innovación dirigida a la optimización de costos.
• Gestión del riesgo que les permita mantener y mejorar los estándares de seguridad.
• Balance de una multinacional integrada.
• Perfil demográfico de la fuerza laboral con el dominio en los roles críticos.

Lo anterior nos ha permitido identificar los principales desafíos en términos de Beneficios para la Industria de Energía. Estos son:

1. Optimización de costos asociados a los programas de salud.
2. Competitividad del programa de salud y vida dirigida a:
       • Atracción y retención de talento, considerando la demografía y dispersión geográfica según roles y funciones claves.
       • Cuidado de la salud.
       • Modelo de salud integral que permita la suave transferencia de talento (nacional e internacional).
       • Colocación adecuada de los riesgos inherentes al tipo de funciones y localidad del personal.
       • Coberturas adecuadas según el riesgo demográfico del personal.
       • Especialidades médicas y redes de proveedores suficientes.
       • Atención inmediata en emergencias médicas.
3. Alineación Global y/o Regional.
4. Estar listos para contar con el talento que requerirá la empresa a mediano y largo plazo para afrontar la brecha de experiencia que se avecina.
5. Fortalecimiento de la propuesta de valor al empleado.

Es muy importante que las compañías del sector comiencen a analizar estos desafíos y tomen las medidas necesarias para poder así enfrentar, con una estrategia clara y orientada a los mejores resultados, los retos actuales y futuros del sector de Petróleo e Hidrocarburos.