Lo sentimos, pero su explorador no es compatible con Marsh.com

para una mejor experiencia, por favor actualice su navegador:

X

Blog: El Riesgo en Contexto

¿Por qué los mexicanos no contratan seguros?

Por Lourdes Rascón Martes, 10 Julio 2018

Actualmente, los seguros en México se han convertido en una necesidad para la población debido al alto índice de siniestralidad, pues 2 de cada 10 personas sufren algún tipo de robo al año, por lo que esta protección pasó de ser un lujo a una prioridad para los mexicanos.

Sin embargo, el porcentaje de penetración a nivel nacional aún sigue siendo bajo. Por esta razón, las aseguradoras han tenido que cambiar su estrategia comercial y diseñando productos para cubrir necesidades muy específicas (de vida, de salud, daños en inmuebles y negocios), que pueden contratarse mediante pagos accesibles, y de manera rápida y sencilla para llegar principalmente a los segmentos socioeconómicos más vulnerables del país.

Los seguros de afinidad son productos que ofrecen coberturas limitadas, y por lo general están ligados a un bien o servicio y se encuentran incluidos en créditos personales o hipotecarios, en tarjetas de crédito, tiendas comerciales, casas de empeño, telefonía móvil, activos fijos, líneas telefónicas, viajes, entre otros.

Estos pretenden cubrir a un mercado potencial que no cuenta con una protección, debido al desconocimiento del producto y a la creencia errónea de que los seguros representan un gasto más que una medida de prevención. 

¿Cuántas veces ha dejado de contratar un seguro por el hecho de creer que la posibilidad de sufrir un robo, accidente o daño, es mínima?

Los microseguros ofrecen productos empaquetados con coberturas indemnizatorias y sumas aseguradas fijas a costos relativamente bajos (algunos van desde los 20 pesos mensuales). Por ello, cada vez es más común que la gente los adquiera.

Sin embargo, la mayoría de las personas no analizan el producto obtenido, pagando durante la vida del crédito o la vigencia contratada un seguro que nunca utilizarán por el desconocimiento de sus bondades, de las cuales podemos citar ejemplos como:  

- Seguro de Accidentes Personales. Cubren eventos comunes que ponen en riesgo la salud o la vida.

-Seguro de Compra Protegida. Protegen la adquisición de algún producto (a partir de cierto monto) por daños o robo. Incluso puede incluir servicio de asistencia telefónica.

-Seguro de Casa Habitación. Además de cubrir eventos catastróficos, también ofrece diversas coberturas como asistencias en el hogar, responsabilidad civil, robo, personal doméstico, equipo  móvil y artículos de valores fuera del hogar, entre otros.

El objetivo de los microseguros es cubrir al contratante ante una eventualidad que ponga en riesgo su vida o su patrimonio, además de ofrecer coberturas accesorias. Es uno de los canales que permite reducir la brecha de aseguramiento en los segmentos poblacionales que actualmente no tienen una protección ni acceso a los canales tradicionales de venta.

El sector asegurador no ha perdido la esperanza de tener un crecimiento orgánico en este nicho de mercado. Desde hace dos años, parte de su estrategia comercial ha sido difundir a la población los beneficios de sus productos, invirtiendo en sitio interactivos para la comercialización de sus productos. Ofrecen a sus clientes un medio para cotizar, contratar, emitir y pagar en línea de una forma fácil y segura.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), este tipo de seguros ha tenido un crecimiento satisfactorio, de manera que, al cierre del primer semestre del 2017, mostró un registro de 2.8 millones de personas con un microseguro contratado.

Por ello, se augura que la tendencia a contratar microseguros incremente paulatinamente, lo que permitirá a la población contar con algún tipo de protección que les ayude a fortalecer su patrimonio y al mismo tiempo fomente una cultura de seguridad y educación financiera.