Lo sentimos su navegador no puede visualizar Marsh.com

Para una mejor experiencia le sugerimos actualizar su navegador:

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

La Iniciativa Belt and Road de China, llega a Latinoamérica

Miércoles, 12 Junio 2019

Andre Dabus (Director de Infraestructura, Energía y Electricidad, en Marsh Brasil), Meghna Basu (Analista de Investigaciones en Marsh / McLennan Insights) y Leon Yao (Gerente General Adjunto y Líder de Ventas en Marsh China)/Brink News

En los últimos 10 años, la inversión china en Sudamérica se ha acelerado dramáticamente, aumentando en más del 480% entre 2008 y 2018, en comparación con solo el 89% a nivel mundial. Más de la mitad de las inversiones de China en esa parte sur del continente americano se han destinado a proyectos de infraestructura, especialmente en energía y transporte.

Con las tasas de ahorro persistentemente altas y las oportunidades de inversión limitadas a nivel local, China se ha convertido en la tercera fuente de inversión extranjera directa más grande del mundo después de Estados Unidos y Japón. Esta inversión ha crecido cada vez más hacia Latinoamérica y el Caribe (LAC) desde 2008, cuando el gobierno chino lanzó su primer documento normativo sobre la región.

Con un mandato amplio para la cooperación a largo plazo, que va desde la reducción de la deuda y la asistencia para la cancelación hasta el establecimiento de contactos entre las instituciones deportivas chinas y latinoamericanas, la estrategia ha creado profundos lazos comerciales y de inversión entre China y los países de LAC. Para 2018, la inversión china en Sudamérica representaba más de una décima parte de la inversión extranjera total china.

China es el mayor acreedor de Latinoamérica

Los préstamos chinos a Latinoamérica también han aumentado significativamente en los últimos años, y se multiplicaron más de 20 veces entre 2007 y 2017, y aproximadamente el 88% de estos préstamos se destinaron a proyectos de infraestructura.

Estas tendencias hicieron de China el mayor acreedor de la región en la última década, superando a las contrapartes internacionales y latinoamericanas. De hecho, los préstamos de China entre 2007 y 2017 ascendieron a más de US$150 mil millones, superando a los préstamos similares del Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial.

La iniciativa Belt and Road llega a Latinoamérica

La participación de China en la región se está activando cada vez más a través de la Iniciativa Belt and Road (IBR) de China, la ambiciosa campaña de inversión y desarrollo de infraestructura global de China.

Aunque Latinoamérica no se incluyó en las fases iniciales del IBR, China envió una invitación abierta a los países de la región para que se unieran a la iniciativa a principios de 2018. Panamá se convirtió en el primer país de Latinoamérica en unirse en noviembre de 2017, y muchos otros han seguido el ejemplo. Una importante incorporación reciente es Perú, el quinto mayor mercado de inversiones en infraestructura de la región, que se inscribió en el IBR en abril de 2019.

A partir de mayo de 2019, 19 territorios de LAC han firmado documentos que indican la cooperación con el IBR. De los seis principales mercados de infraestructura de Latinoamérica (Brasil, México, Colombia, Argentina, Perú y Chile), Perú y Chile se han adherido formalmente al IBR, mientras que los otros continúan aceptando una importante inversión china sin acuerdos formales de la iniciativa.

Llenando el agujero dejado por las investigaciones de corrupción

La reciente aparición de investigaciones de corrupción y las interrupciones asociadas han creado un ímpetu adicional para la inversión china en infraestructura.

En 2014, la policía federal en Curitiba, Brasil, comenzó a investigar actividades sospechosas entre políticos e industriales, y eventualmente descubrió una red expansiva de sobornos en toda la región centrada en el gigante de la construcción brasileña, Odebrecht.

La llamada investigación Lava Jato eventualmente se expandió en toda la región, implicando a cientos de políticos latinoamericanos y derrocando a varios jefes de estado en varias naciones. Generalmente, las investigaciones de corrupción se centran en empresas con inversiones de infraestructura expansivas, y han provocado la interrupción y paralización de proyectos de infraestructura en la región por valor de millones de dólares.

Muchas de las empresas e inversionistas tradicionales de la región se han visto obligadas a alejarse de los proyectos de infraestructura en la región, creando espacio para que las empresas chinas ocupen su lugar.

El consorcio estatal chino Three Gorges Corp, por ejemplo, acordó comprar a Odebrecht la central hidroeléctrica de Chaglla en Perú (la tercera instalación hidroeléctrica más grande de ese país y una de las represas más grandes del mundo que tienen piedras de cara de hormigón), luego de las consecuencias de la investigación.

La financiación china también ha intervenido en el importante proyecto de refinería "Comperj" en Río de Janeiro, así como en la central hidroeléctrica de Santo Antonio por razones similares.

Preocupaciones ambientales y sociales

Sin embargo, la inversión china en la región no está exenta de riesgos.

Las preocupaciones ambientales, sociales y de gobierno afectan a los proyectos de infraestructura de China en Latinoamérica, lo que genera impedimentos tanto institucionales como públicos para la finalización del proyecto. En Argentina, la construcción de represas hidroeléctricas en Santa Cruz comenzó sin una evaluación de impacto ambiental, lo que resultó en que la Corte Suprema finalmente detuviera el proyecto debido a preocupaciones ambientales.

Los planes de la refinería de petróleo de Sinopec en Moín, Costa Rica, enfrentaron obstáculos institucionales similares: el secretario nacional de medio ambiente del país objetó la primera evaluación del proyecto debido a omisiones cuestionables, lo que retrasó el progreso del proyecto.

Los proyectos de infraestructura chinos también se han enfrentado a la oposición pública. El proyecto hidroeléctrico Rositas en Bolivia, por ejemplo, no logró incorporar la oposición de las comunidades locales sobre el desplazamiento de tierras y la seguridad alimentaria en sus evaluaciones de factibilidad. El proyecto ahora se ha retrasado varias veces sin resolución a la vista.

En México, se canceló un importante acuerdo de proyecto ferroviario de alta velocidad entre un consorcio chino y el gobierno mexicano, en parte debido a la protesta pública por las acusaciones de corrupción relacionadas con el consorcio y las personas relacionadas con la administración mexicana.

Trabajando con el BID

Sin embargo, las colaboraciones de los inversionistas chinos con los bancos multilaterales de desarrollo en la región, como el BID, ayudarán a mitigar estos riesgos. El BID ha trabajado con la Asociación Internacional de Contratistas de China (CHINCA), por ejemplo, para construir un conjunto de principios para la infraestructura sostenible en LAC. CHINCA y el BID están prestando especial atención a la inversión y construcción de infraestructura sostenible, y están interesados en permitir una versión mejorada de la participación china en la región.

A medida que China busca expandir la huella de su Iniciativa Belt and Road y fortalecer los lazos con América Latina, las asociaciones de este tipo serán clave para garantizar inversiones regionales estables a largo plazo.