Lo sentimos su navegador no puede visualizar Marsh.com

Para una mejor experiencia le sugerimos actualizar su navegador:

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

Perspectivas 2020: Más confrontaciones y amenazas a largo plazo

Por John Drzik, Presidente de Marsh & McLennan Insights Lunes, 27 Enero 2020

La nueva década es una promesa inmensa para los avances sociales, económicos y tecnológicos. Al mismo tiempo, como se destaca en el Informe Global de Riesgos 2020 preparado por el Foro Económico Mundial con el apoyo de Marsh & McLennan y otros socios, el mundo enfrenta confrontaciones cada vez más intensas entre los países y dentro de ellos, así como las crecientes amenazas climáticas a largo plazo por el cambio y la pérdida de biodiversidad. Las tecnologías emergentes también están amplificando algunos riesgos a corto plazo y creando nuevos riesgos, por ejemplo, con los despliegues cada vez más generalizados de inteligencia artificial.

Un panorama político inestable

El conflicto persiste en Medio Oriente, las tensiones crecen en el norte de Asia y hay problemas en curso en el Mar del Sur de China. El papel de las instituciones multilaterales en la coordinación en torno a cuestiones críticas ha sido cuestionado por las agendas políticas nacionales, y muchos países optaron por abrirse camino.

Las confrontaciones económicas entre las principales potencias también se han intensificado, reflejado en la escalada de aranceles y disputas comerciales, así como en el aumento de las restricciones a la inversión en todo el mundo.

Si bien las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China han disminuido en cierta medida recientemente, la mayoría de los expertos en riesgos ven que el nivel general de confrontaciones económicas entre las principales economías aumentará en 2020. Los altos niveles de deuda en el sector público y privado también han aumentado la vulnerabilidad económica.

Las naciones también enfrentan fracturas cada vez más profundas en sus políticas internas, con sociedades cada vez más polarizadas y un nivel creciente de protestas en muchas regiones. Hemos visto esto en el Reino Unido con las fricciones que subyacen al Brexit, en la política partidista en los Estados Unidos, que se intensificará aún más en el período previo a las elecciones presidenciales en 2020, y en el malestar social impulsado por la desigualdad económica sistémica en América Latina, África y Europa. La desaprobación de cómo los gobiernos abordan cuestiones sociales y económicas fundamentales está provocando protestas en las calles, por ejemplo, en Chile y Hong Kong. La polarización política interna se ubica como uno de los riesgos con mayor probabilidad de continuar aumentando en el Informe Global de Riesgos.

La tecnología está amplificando las confrontaciones nacionales e internacionales. A nivel nacional, las nuevas tecnologías digitales han generado noticias falsas y contenido extremista en línea, lo que ha servido para fracturar el discurso, erosionar la confianza y generar disturbios dentro de los países. La tecnología también está facilitando los conflictos interestatales, evidentes en los ataques cibernéticos afiliados por el estado a la infraestructura crítica y la creciente competencia estratégica y los conflictos entre países con respecto a la adquisición de tecnologías sensibles.

Aumento en la urgencia sobre riesgos ambientales

El aspecto más llamativo del Informe Global de Riesgos 2020 es que los cinco principales riesgos a largo plazo están en la esfera ambiental.

Las preocupaciones sobre el cambio climático han aumentado en los últimos 10 años, y todos los indicadores clave apuntan a una mala situación que empeora. El reciente aumento en la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos ha servido para elevar aún más las preocupaciones.

La pérdida de biodiversidad también aumentó significativamente en la clasificación de riesgos de este año.

Informes recientes han llamado la atención sobre las consecuencias irreversibles para la sociedad de la pérdida de biodiversidad dentro y entre especies, lo que amenaza la seguridad alimentaria y, en un círculo vicioso, amplifica los impactos del cambio climático. Por ejemplo, el daño a los arrecifes de coral aumenta el riesgo de inundación, y la deforestación en el Amazonas aumenta el potencial de sequía e incendios.

El activismo por el cambio climático está creciendo, y los gobiernos se enfrentan a una presión creciente para fortalecer sus esfuerzos para abordar la mitigación y la adaptación al cambio climático. Esta presión y demanda de acción también se está canalizando hacia el sector privado. Las empresas deben monitorear activamente los desarrollos legislativos y regulatorios para que no se vean atrapados por cambios inesperados en las políticas o regulaciones y prepararse para aumentar la presión sobre los problemas climáticos de todos sus interesados: inversores, clientes, empleados y comunidades.

Y a medida que más gobiernos se dirijan hacia divulgaciones corporativas obligatorias de riesgos climáticos, las empresas se beneficiarán de participar en una cuantificación de riesgos más rigurosa y planificación de escenarios en esta área.

Los sistemas de salud penden de hilos

El Informe Global de Riesgos también subraya un mayor sentido de urgencia a nivel mundial con respecto a la atención médica. El aumento de la atención social y las demandas de salud, y el aumento de las enfermedades no transmisibles (ENT) y los trastornos de salud mental están aumentando las tensiones en un sistema de salud global ya estirado. Las ENT representan 41 millones de muertes cada año, y la OMS espera que este número llegue a 52 millones para 2030. Los trastornos de depresión y ansiedad también están aumentando: actualmente se estima que 700 millones de personas en todo el mundo tienen un trastorno de salud mental.

Como ejemplo de riesgos interconectados, el cambio climático está exacerbando aún más la presión sobre los sistemas de salud a nivel mundial. Las interrupciones a la salud relacionadas con el clima incluyen la contaminación del aire, la inseguridad alimentaria y del agua y un aumento de las enfermedades infecciosas debido al aumento de las temperaturas.

El riesgo tecnológico continúa como una preocupación crítica para los negocios

Los ataques cibernéticos siguen siendo la principal preocupación de riesgo entre los líderes empresariales en las economías avanzadas, y la rápida expansión en el despliegue de Internet de las Cosas está amplificando sustancialmente la superficie del ciberataque para muchas empresas. El fraude y el robo de datos también es un riesgo de alto rango para la comunidad empresarial.

También existen crecientes preocupaciones con respecto a las posibles amenazas derivadas de la inteligencia artificial, incluidos los riesgos de seguridad, privacidad y sesgo, y los líderes empresariales se enfrentan a una creciente desconfianza social de las tecnologías emergentes en general.

Ha habido un progreso limitado en el desarrollo de cualquier estándar de gobernanza global con respecto a los riesgos tecnológicos emergentes en el sector público. Algunas empresas están mejorando sus enfoques internos para el gobierno de la tecnología, por ejemplo, al lanzar marcos de ética de IA o comités dedicados para supervisar la IA, a medida que los líderes lidian con las amplias implicaciones derivadas del despliegue de estas tecnologías.

Mejorando la resiliencia y capturando oportunidades

El Informe Global de Riesgos es un punto de referencia útil para que las compañías consideren las amenazas externas y la resistencia de su organización a ellas, así como las oportunidades de crecimiento potencial que pueden surgir de ellas. El enfoque debe centrarse en tres áreas.

Primero, los líderes empresariales deben identificar y evaluar rigurosamente las posibles fuentes de interrupción específicas para su empresa derivadas del panorama actual de riesgo global. La cuantificación de riesgos y la planificación de escenarios en torno al impacto potencial de los riesgos globales individuales o interconectados pueden ayudar a identificar las tensiones potenciales entre la innovación comercial, la resistencia operativa y el apetito por el riesgo.

En segundo lugar, deberían revisar sus planes de prevención y respuesta a riesgos de manera más completa, con un enfoque particular en si su negocio está listo para responder de manera efectiva a eventos de rápido movimiento que pueden afectar las operaciones y la reputación. Este proceso puede facilitar el descubrimiento y la implementación de indicadores de alerta temprana, de modo que la toma de decisiones rápidas y el compromiso de respuesta pueden ocurrir cuando surge una crisis.

Finalmente, las empresas deben considerar cómo convertir los riesgos globales en oportunidades mediante estrategias de crecimiento e inversión que alineen su organización con la dirección del cambio.

En relación con el riesgo climático, por ejemplo, muchas empresas están evaluando su perfil de riesgo físico y de transición para considerar las vulnerabilidades de su cadena de suministro y cumplir con los requisitos legales, reglamentarios y de los inversores.

Se puede aprovechar el mismo análisis para considerar las nuevas y ampliadas oportunidades de productos y mercados que se crearán a partir de la evolución del cambio climático, por ejemplo, en energías renovables, finanzas vinculadas a la sostenibilidad o innovaciones más generales que atraerán a clientes, inversores y empleados. con una mayor sensibilidad al tema.

La naturaleza compleja y multivectorial de estos riesgos no facilitará que las empresas naveguen en la próxima década. Se requerirá una constante vigilancia del clima en el panorama geopolítico, innovación y agilidad en la tecnología, y una disposición a adaptar las cadenas de suministro y los modelos comerciales para adaptarse al clima que cambia rápidamente. Pero para aquellos que tienen éxito, las recompensas valdrán la pena.

Siguiente

La mirada está puesta en las empresas para enfrentar el cambio climático

Por John Drzik, Presidente de Marsh & McLennan Insights Jueves, 23 Enero 2020