Lo sentimos su navegador no puede visualizar Marsh.com

Para una mejor experiencia le sugerimos actualizar su navegador:

X

Blog: El riesgo en contexto

Protestas en Latinoamérica: ¿Cómo afectarían las operaciones comerciales?

Por Edward Nicholson Jueves, 14 Noviembre 2019

Históricamente, Latinoamérica siempre ha sido muy activa en términos de protestas sociales, generadas muchas veces en respuesta a la corrupción y/o la política económica. Sin embargo, la actividad más reciente es distintiva debido a los niveles de violencia observados.

Por ejemplo, en Chile, históricamente una de las economías más estables de la región, al menos 16 personas han muerto recientemente en disturbios. Las pérdidas comerciales relacionadas con las protestas realizadas en octubre pasado ascendieron a US$ 1.4 mil millones, según estima la Cámara de Comercio de Santiago, con saqueos y daños a la propiedad generalizados en las redes de transporte y puntos de venta.

Es probable que la naturaleza violenta de los recientes disturbios se repita en toda la región, lo que representa un riesgo significativo de daños a la propiedad e interrupción del negocio para las operaciones comerciales.

El nivel de organización mostrado por los manifestantes en muchos países ha sido notable. En Chile, por ejemplo, la inteligencia sugiere que los disturbios civiles dirigidos a activos comerciales fueron altamente organizados y premeditados. Las empresas de la región deben llevar a cabo una revisión cuidadosa de las medidas de mitigación de riesgos, incluida su cobertura de riesgos políticos.

Malestar económico

Los factores desencadenantes de los recientes disturbios en Latinoamérica han sido específicos para el entorno político de cada país. En Bolivia, por ejemplo, el supuesto fraude electoral en las elecciones presidenciales provocó disturbios, mientras que en Chile el aumento de las tarifas del metro provocó protestas estudiantiles. Sin embargo, hay algunos temas unificadores a las quejas de los manifestantes en toda la región.

Latinoamérica está experimentando un malestar económico prolongado. El Fondo Monetario Internacional estima el crecimiento de 2019 en Latinoamérica y el Caribe en solo 0.2%, lo que lleva a la erosión de los niveles de vida y a los crecientes niveles de pobreza. (En contraste, el auge de los productos básicos de principios de la década de 2000 impulsó las tasas de crecimiento en la región y contribuyó al aumento del nivel de vida, con un estimado de 100 millones de personas que se mudaron a la clase media).

Junto con la desaceleración del crecimiento, la deuda del gobierno regional ha aumentado al 78% del PIB en 2019, frente al 51% de hace una década. Esto ha llevado a los gobiernos a realizar ajustes económicos difíciles e intentos de controlar el gasto a través de medidas de austeridad.

En este contexto de dificultades económicas, las quejas de los manifestantes se han extendido rápidamente a la corrupción y la desigualdad.

¿Qué sigue?

Es probable que las protestas continúen en los próximos meses. Las causas subyacentes de los disturbios (desempleo, corrupción, medidas de austeridad y niveles de vida en declive) permanecen y es poco probable que se aborden en el corto plazo. Debido a que las protestas han extraído cambios en las políticas y concesiones en algunos países, incluido Ecuador, es probable que haya protestas en toda la región en respuesta a las medidas de austeridad, como las reformas arancelarias, de pensiones y laborales.

Los líderes latinoamericanos enfrentan un precario acto de equilibrio entre los ajustes económicos y la estabilidad social. Con bajos índices de aprobación y un frágil apoyo legislativo, muchos deben promulgar reformas económicas impopulares sabiendo que pueden generar disturbios. En Colombia, por ejemplo, las tarifas de electricidad aumentarán entre un 5% y un 13% desde noviembre de 2019, lo que puede desencadenar protestas.

Los continuos disturbios en Latinoamérica en los próximos trimestres pueden conducir a un aumento más amplio en el riesgo político. Las protestas marcan un rechazo de las agendas económicas reformistas de los líderes pro-empresariales de la región. Muchos de estos líderes de centroderecha, incluidos el argentino Mauricio Macri y el chileno Sebastián Piñera, fueron elegidos durante la década de 2010, luego del declive de la ola de gobiernos izquierdistas de la "marea rosa". Como resultado, es probable que el riesgo de cancelaciones de contratos, expropiaciones y controles de capital aumente, ya que los políticos analizan la inversión extranjera.

En Argentina parece probable un retorno al gobierno populista con el triunfo de Alberto Fernández, quien aseguró la presidencia de en las elecciones del 27 de octubre pasado. Con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner como vicepresidenta, el riesgo de políticas intervencionistas ha aumentado. Es probable que se mantengan los controles temporales de capital, mientras que se pueden aumentar los impuestos a la exportación.

Riesgos políticos

Las empresas que operan en Latinoamérica pueden gestionar su exposición al creciente riesgo político en el continente. Bajo el título de seguro de riesgo político (SRP), el mercado privado ofrece un “menú” de coberturas de riesgo político que los asegurados pueden comprar individualmente o en conjunto como una cobertura general que lo abarca todo para crear un programa de seguro a medida. Es probable que un cambio en la percepción del riesgo por parte de los inversionistas en la región resulte en el aseguramiento de más proyectos de infraestructura, particularmente a medida que la cartera de proyectos del continente sigue siendo sólida.

Los suscriptores ofrecen formulación de pólizas personalizadas para cubrir el incumplimiento de los pagos programados o la pérdida de la inversión de capital, causada por peligros que incluyen:

  • Abandono por violencia política.
  • Confiscación, expropiación, nacionalización y privación.
  • Frustración / cancelación del contrato.
  • Inconvertibilidad de moneda y no transferencia.
  • Privación.
  • Restricciones de exportación / importación.
  • Desinversión forzada.
  • Violencia política, incluida la guerra.
  • No honrar un laudo arbitral por parte de una entidad gubernamental (incumplimiento de contrato).

Debido a los recientes disturbios en Latinoamérica, es probable que los suscriptores de riesgo político se centren más en la ubicación de los activos para los que se requiere un seguro, a fin de tener en cuenta la posible interrupción. Es probable que se preste una consideración similar a la solidez de las relaciones entre las compañías operativas locales y su personal.

Sin embargo, las exposiciones en el continente son generalmente bajas (la demanda histórica no ha sido elevada dada la comodidad de muchas empresas que operan en la región), por lo que es poco probable que los incidentes recientes impidan que se suscriban nuevos negocios. Del mismo modo, los suscriptores deben continuar aceptando los riesgos de contraparte del gobierno siempre que las calificaciones crediticias soberanas no se vean afectadas por los disturbios.

Aun así, en el mercado de la violencia política y el terrorismo, algunas aseguradoras de todo tipo de riesgos de propiedad están comenzando a excluir huelgas, disturbios y cobertura de conmoción civil de las políticas en Chile a medida que se acercan a la renovación. Como resultado, los asegurados pueden beneficiarse al acercarse al mercado del terrorismo para ver si hay apetito para aceptar los riesgos excluidos por las aseguradoras de propiedad de todo riesgo. Los suscriptores en el mercado del terrorismo están revisando los riesgos en Chile caso por caso, y es probable que el apetito por los minoristas y otros activos en las áreas urbanas centrales sea muy bajo. Sin embargo, los activos industriales fuera de los centros urbanos aún pueden obtener cobertura, aunque los precios están aumentando.

Relacionado con:  Political Risk

Edward Nicholson