Lo sentimos su navegador no puede visualizar Marsh.com

Para una mejor experiencia le sugerimos actualizar su navegador:

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

El mercado de criptomonedas de Latinoamérica se está disparando

Jueves, 13 Febrero 2020

Por Peter Schechter, conductor del podcast Altamar Global Issues y columnista de Brink/Brink News

La criptomoneda y su tecnología blockchain subyacente están en un meteórico aumento en Latinoamérica.

La falta de regulación del dinero digital ha envuelto a la industria en historias de empresas criminales, y no hay duda de que la corrupción, la confidencialidad y el lavado ilícito juegan un papel importante en la adopción de la criptomoneda en Latinoamérica.

Pero la adopción de Bitcoin y otras criptomonedas a gran velocidad en la región también se deriva de iniciativas innovadoras para combatir la corrupción y el robo, impulsar la productividad corporativa y promover políticas públicas benéficas.

Una adopción de criptografía joven, no bancarizada y conectada

Según un estudio publicado el año pasado por Statista, uno de los principales portales de estadísticas del mundo, la región de Latinoamérica tiene el mayor número de usuarios de criptomonedas en el mundo.

Brasil, Colombia, Argentina, México y Chile se encuentran dentro de los 10 principales países de criptomonedas (Venezuela no participó en el estudio). Mientras tanto, Estados Unidos, Reino Unido, Australia y Francia estaban más cerca del final de la lista.

¿Por qué?

Gran parte de Latinoamérica ha sido sacudida por el caos financiero en los últimos años. En medio del desempleo y la caída de las reservas, la inflación de Argentina aumentó 53.8% en 2019. El alza de precios también afectó Brasil, donde en 2015 la inflación aumentó a la tasa más alta en 13 años. A pesar del riesgo y la volatilidad de la criptomoneda, los activos digitales se han convertido en una alternativa viable a las monedas nacionales inestables.

Bueno para remesas

Del mismo modo, la criptomoneda ofrece un método rápido y seguro para enviar remesas. En los últimos años, los migrantes de Latinoamérica y el Caribe han estado enviando una cantidad récord de dinero a sus países de origen.

Startups como La PlataForma de Chile, por ejemplo, permite a los usuarios transferir fondos a familiares o amigos en una variedad de países de la región a través de la tecnología blockchain. Mientras millones de venezolanos huyen para hacerse una nueva vida en otros países, la empresa colombiana Valiu creó un sistema impulsado por blockchain que transfiere las remesas a Venezuela en menos de una hora y de una manera que evita la pérdida o el robo.

Mientras tanto, la barrera de entrada para la criptomoneda en muchos países latinoamericanos es a menudo más baja que las formas tradicionales de gestión financiera. Aproximadamente la mitad de la población latinoamericana no tiene acceso a servicios bancarios básicos. Solo 113 millones de personas de una población de aproximadamente 650 millones tienen tarjetas de crédito.

Por otro lado, el Banco Mundial informa que el 55% de los adultos en la región posee un teléfono móvil y tiene acceso a Internet, 15 puntos porcentuales más que el promedio en los países en desarrollo. Una gran población no bancarizada con acceso a WiFi hace que sumergirse en la criptomoneda sea mucho más fácil que abrir una cuenta corriente.

Venezuela: un salvavidas para los ciudadanos ...

Ningún país en Latinoamérica muestra los dos lados de la criptomoneda mejor que Venezuela. A medida que la nación ha visto que su moneda no tiene valor en medio de la hiperinflación de estilo zimbabuense, los venezolanos han recurrido al dinero digital como una alternativa al Bolívar.

Incluso en medio de persistentes apagones, Venezuela es hoy uno de los principales mercados para las transacciones de criptomonedas entre pares, según LocalBitcoins, una popular plataforma de comercio de bitcoins. Crypto es un método de pago común en la principal plataforma de comercio electrónico del país, los freelancers a menudo fijan sus servicios en Bitcoin e incluso los minoristas tradicionales enumeran sus precios en dinero digital (en enero de 2020, Burger King comenzó a aceptar criptomonedas en Venezuela).

La criptomoneda también ha servido a Venezuela como una herramienta clave para la ayuda humanitaria.

La negativa del gobierno venezolano a declarar formalmente una emergencia humanitaria ha bloqueado la ayuda de muchas agencias internacionales. A su vez, el dinero digital ha permitido que organizaciones benéficas en el país, como la Iniciativa Bitcoin para Venezuela, reciban donaciones de criptomonedas para alimentos, medicamentos, ropa y otros recursos que los venezolanos necesitan, evitando a los funcionarios corruptos y las restricciones del régimen.

Esas son las buenas noticias.

… y los malos actores. 

Sin embargo, Venezuela ha visto un uso desenfrenado de la criptomoneda por parte de malos actores. Venezuela es una nación afectada por el narcotráfico, la corrupción, la minería ilegal, la agricultura y otras actividades criminales.

A medida que Venezuela se aisló cada vez más del sistema financiero global, el régimen trató de protegerse de la presión externa al intentar lanzar la primera criptomoneda soberana del mundo, el Petro, en una oferta fallida. El gobierno trató de impulsar su moneda digital a los venezolanos, incluido el lanzamiento de un nuevo casino internacional en Petro y obligar a las aerolíneas a comprar combustible con Petro.

El gobierno también ayudó a normalizar la criptomoneda entre los venezolanos al regalarla, lanzando a Petro a miembros militares y jubilados antes de la reciente temporada navideña.

Mientras tanto, la compañía petrolera estatal PDVSA cuenta con que el banco central de Venezuela mantenga criptomonedas en sus arcas y quiere que el gobierno use criptomonedas para pagar a las entidades a las que PDVSA debe dinero.

En enero de este año, el presidente Nicolás Maduro firmó un decreto para vender 4.5 millones de barriles de petróleo de las reservas de PDVSA a cambio de la criptomoneda Petro.

Regular el crypto

Un factor importante que expandirá, madurará y normalizará la industria de las criptomonedas en Latinoamérica es la participación activa de los gobiernos en la regulación y promoción del mercado.

Eso ya está sucediendo. El 1 de agosto de 2019, entró en vigencia en Brasil la regulación que exige a los residentes brasileños que reporten transacciones que involucren criptomonedas. El Servicio de Ingresos Federales de Brasil, conocido como Receita Federal, informa unos US $3 miles de millones (R $ 12.5 mil millones) en un total de 2.49 millones de transacciones de criptomonedas, declaradas por los contribuyentes entre agosto y septiembre de 2019. El Banco Central de Brasil también ha reconocido oficialmente las criptomonedas como un activo en el cálculo de la balanza de pagos.

Mientras tanto, los gobiernos de la región también están promoviendo activamente la tecnología blockchain subyacente de la criptomoneda. Por ejemplo, la oficina del fiscal general de Colombia está utilizando una red blockchain para aumentar la transparencia en la adjudicación de nuevos contratos y minimizar los casos de corrupción.

En diciembre de 2019, Colombia anunció una nueva iniciativa gubernamental para impulsar la adopción de la tecnología blockchain en el país. Mientras tanto, la compañía petrolera estatal de Colombia, Ecopetrol, anunció recientemente nuevas inversiones en tecnología blockchain para mejorar sus cadenas de suministro de petróleo y gas en su plan de gastos 2020.

Convertirse en una alternativa viable.

Latinoamérica representa una región revolucionaria para la industria de las criptomonedas y blockchain, y está preparada para un crecimiento aún mayor. La moneda digital tiene un largo camino por recorrer antes de convertirse en la corriente principal. La adopción no puede simplemente derivar de la desesperación financiera y un deseo de confidencialidad.

Pero aunque parte de la historia de la criptomoneda es sobre mala conducta y corrupción, hay evidencia real de que Latinoamérica está tomando la criptografía como una alternativa seria y viable a la moneda tradicional. Con una regulación adecuada, la región puede convertirse en el líder mundial de aplicaciones eficientes del mundo real para las criptomonedas.

Siguiente

Perspectivas 2020: Más confrontaciones y amenazas a largo plazo

Por John Drzik, Presidente de Marsh & McLennan Insights Lunes, 27 Enero 2020