Lo sentimos su navegador no puede visualizar Marsh.com

Para una mejor experiencia le sugerimos actualizar su navegador:

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

Riesgos y oportunidades de la tecnología disruptiva para proyectos de infraestructura

 


Por Adrian Pellen, Líder del Segmento de Infraestructura de Marsh USA y Canadá/ Brink News

La industria de la infraestructura no se caracteriza por su aceptación de nuevas tecnologías. En un artículo reciente, el Foro Económico Mundial (WEF) atribuyó la adopción relativamente lenta de la innovación tecnológica a una serie de desafíos internos y externos en el sector de la ingeniería y la construcción: "La persistente fragmentación de la industria, la inadecuada colaboración con proveedores y contratistas,lLas dificultades en la contratación de una mano de obra con talento y la transferencia insuficiente de conocimientos de un proyecto a otro".

El cambio es inevitable y la innovación está disrumpiendo la forma en que diseñamos, construimos, operamos y utilizamos la infraestructura. Ya sea en la infraestructura civil -carreteras, puentes, tuberías y puertos-, infraestructura industrial o infraestructura social, los avances tecnológicos están creando eficiencias en la forma en que operamos. Si bien la adopción de la tecnología puede ayudar a promover el crecimiento sostenible, también hay riesgos que deben ser gestionados.

La innovación transforma el diseño de infraestructura

La innovación exige que la infraestructura tenga que ser conceptualizada y diseñada de manera diferente.

Considere algo tan básico para la sociedad como las carreteras, y añada a eso la llegada de vehículos autónomos, tanto para pasajeros como en camiones. Debido a que los vehículos autónomos dependen en gran medida de la tecnología de detección, debemos considerar si los caminos, puentes, túneles y otras infraestructuras están siendo diseñados adecuadamente para este nuevo medio de transporte. Más allá de la eficiencia obtenida de un diseño adecuado, ¿cuáles son las posibles implicaciones de responsabilidad por un diseño inadecuado?

El Big Data y Analytics también se han infiltrado en cómo diseñamos la infraestructura. Por ejemplo, el modelado de la información del edificio (BIM, por su siglas en inglés) está realizando una aplicabilidad más amplia a medida que su tecnología se desarrolla. Utilizado históricamente para el modelado tridimensional en la fase de diseño, las innovaciones continuas en el BIM permitirán un desarrollo más rápido y mejor de la infraestructura, así como una visión del rendimiento de un proyecto a lo largo de su ciclo de vida. Esta innovación en BIM promueve la eficiencia al permitir que aquellos que diseñan la infraestructura para proporcionar apoyo en tiempo real a aquellos que lo construyen.

Los sitios de construcción se benefician de las nuevas tecnologías

Los sitios de construcción son campos de incubación para una gama de innovaciones de la tecnología en áreas tales como llevables y telemática.

Las tecnologías llevables, por ejemplo, están cambiando rápidamente el panorama laboral y promueven la seguridad, la precisión y la eficiencia. Entre los avances en las tecnologías de la construcción está el sombrero duro inteligente, que permite a los técnicos proyectar imágenes 3D en el entorno natural, como un puente, a través de la realidad aumentada (AR), la misma tecnología detrás de Pokémon Go.

Los chalecos de seguridad mejorados prestan conceptos de la telemática del vehículo. Estos chalecos están equipados con GPS y tecnología de radiocomunicación para mejorar la seguridad de la fuerza de trabajo y prevenir lesiones al advertir a los usuarios al entrar en zonas peligrosas. No es difícil imaginar un futuro en el que los trabajadores usen un exoesqueleto que mejorará la seguridad, mejorará la eficiencia y permitirá el intercambio instantáneo de datos.

La tecnología también permitirá que la infraestructura sea construida por menos humanos -potencialmente aumentando la seguridad y promoviendo la eficiencia de los recursos. Balfour Beatty, una gran empresa internacional de construcción, sugiere que para el año 2050 se construirá alguna infraestructura sin mano de obra humana. No es difícil anticipar que en nuestra vida la infraestructura será diseñada y construida usando la impresión tridimensional e instalada por robots y dispositivos mecánicos que operan con inteligencia artificial.

El funcionamiento y la utilización de la infraestructura cambiarán

Una vez que estos activos de infraestructura innovadores estén operativos, probablemente incluirán tecnologías integradas, como los sistemas inteligentes de transporte (ITS, por sus siglas en inglés) utilizados en muchas carreteras y autopistas. Éstos incorporan una variedad de tecnologías como el Bluetooth, el video, y otros sistemas sin cables para promover la gerencia eficiente del tráfico, permitir el seguimiento y facturación del peaje, realzar tiempos de respuesta de la emergencia, y asistir a aplicación de ley. Con la llegada de vehículos autónomos, es probable que se necesite tecnología de detección adicional para mejorar la seguridad.

Más allá de impactar cómo la sociedad utiliza y se relaciona con las carreteras y otras infraestructuras, la interconexión permitirá a los componentes individuales interactuar sobre una base casi "en vivo". Por ejemplo, se prevé que en un futuro próximo los componentes de infraestructura individuales contendrán tecnología de monitoreo que proporcionará información en tiempo real sobre su eficiencia operativa y duración de vida. Cuando tales componentes necesitan reemplazo, los sensores pondrán en el orden.

No hay duda de que la innovación en robótica, automatización y otras tecnologías seguirá alterando la forma en que evoluciona la infraestructura y la forma en que la utilizamos. Estas tecnologías promueven la eficiencia, la conectividad y el crecimiento sostenible.

Los riesgos de infraestructura también cambian

Con la innovación viene el riesgo, sin embargo, la disrupción tecnológica también aumenta la volatilidad y exacerba los problemas emergentes, incluyendo aquellos relacionados con la estabilidad social, así como la viabilidad financiera y la seguridad cibernética.

Interrupción social: Si la innovación eventualmente desplaza a un gran número de equipos de construcción, conductores u otros trabajadores, es posible que exista un considerable malestar social en algunas partes del mundo.

Según ejecutivos que participaron en un evento reciente del Foro Económico Mundial, será fundamental para la industria planificar con anticipación invirtiendo en educación y capacitación para los trabajadores cuyos empleos podrían ser redundantes debido al avance tecnológico.

Viabilidad financiera: A medida que avanza la tecnología, ¿será útil la infraestructura que diseñamos y construimos hoy en 20 a 30 años? ¿Con qué rapidez quedará obsoleta? ¿Qué pasa si tenemos coches voladores? Eso puede sonar despreocupado por su valor nominal, pero comparen el mundo en que vivimos hoy con lo que la gente pensaba que era posible hace 20 o 30 años. Una vez que integramos la tecnología en la infraestructura física, puede quedar obsoleta.

Esto es particularmente importante en el contexto de la infraestructura con financiación privada, donde el sector privado asume la gestión del ciclo de vida de la infraestructura. La obsolescencia es un riesgo particularmente elevado para las empresas concesionarias privadas que han asumido el riesgo de ingresos (por ejemplo, peaje) basado en modelos financieros que no pudieron incorporar interrupciones en la utilización de la infraestructura. Las empresas expuestas al riesgo financiero relacionado con la obsolescencia de las infraestructuras podrían ser constructores, empresas de ingeniería y / o empresas de capital y financieros que desarrollen y mantengan la infraestructura.

Seguridad cibernética: Debido a que la infraestructura ahora necesita ser capaz de integrarse y conectarse a la tecnología, como edificios inteligentes, vehículos autónomos y sistemas de tránsito, los riesgos de seguridad cibernética se convierten en una amenaza más que en el pasado. La interconexión de nuestra infraestructura a través del Internet de las Cosas (IoT) enfrentará riesgos de seguridad cibernética. La infraestructura puede convertirse cada vez más en un objetivo para la delincuencia organizada sofisticada que busca extraer información sensible. Las empresas con software, sistemas e infraestructura propietarios pueden convertirse en blanco de espionaje empresarial y político.

Los hackers han investigado durante mucho tiempo las debilidades de la infraestructura crítica. La capacidad de los eventos cibernéticos para afectar la infraestructura ha crecido, como se vio en dos recientes ataques mundiales que involucran malware -WannaCry y Petya. La infraestructura de los hospitales a los puertos marítimos sufrió pérdidas financieras y daños debido a esos eventos.

Quizás el riesgo más aterrador desde una perspectiva de infraestructura es el de los ciberterroristas que tratan de invocar el miedo. En la era de la digitalización y la IOT, existen preocupaciones legítimas de que los ciberterroristas puedan tener acceso a las puertas de control de inundaciones, sistemas de iluminación de tráfico, sistemas de transporte público o incluso el escenario del juicio final de cerrar completamente la red eléctrica. La ciberseguridad sigue siendo uno de los riesgos globales de mayor preocupación.

Las nuevas tecnologías actuales casi siempre aumentan la conectividad, incluso en las formas en que construimos, operamos y mantenemos la infraestructura. Las empresas involucradas en la infraestructura ya no pueden permitirse pensar en el riesgo cibernético como una idea posterior, pero deben adoptar fuertes prácticas de gestión del riesgo cibernético desde el primer día.

Afortunadamente hay un bullicioso mercado emergente en la industria de gestión de riesgos y seguros para abordar la ciberseguridad. Además de los servicios de consultoría desarrollados para evaluar y administrar la exposición a la seguridad cibernética, las aseguradoras han desarrollado productos para transferir los riesgos a los que se enfrentan las partes interesadas de la infraestructura y apoyar la mitigación del riesgo mediante el establecimiento de planes de respuesta a incidentes. Estos productos, provocados por incumplimientos de la seguridad cibernética, ya sean motivados por delitos financieros o terroristas, pueden cubrir los gastos relacionados con la extorsión, daños a la propiedad o pérdida financiera relacionados con una violación de datos y privacidad o interrupción de la red.

Una estimación reciente del Global Infrastructure Hub, una iniciativa del G20, dice que hay una necesidad de 94 trillones de dólares en inversiones en infraestructura para el año 2040.

Al mismo tiempo, está claro que el rápido avance tecnológico está cambiando la forma en que diseñamos, construimos, operamos y utilizamos la infraestructura. La innovación en infraestructura permitirá el crecimiento y promoverá la vitalidad económica, ambiental y social.

Pero el avance viene con riesgos -incluyendo interrupciones sociales, obsolescencia y amenazas de seguridad cibernética. Estos riesgos pueden ser mitigados por la planificación de la ciudad, la inversión y la integración de la educación en nuestro lugar de trabajo, así como un aumento en las defensas cibernéticas.

Haga clic aquí para más noticias de BrinkNews (contenido en inglés)