Lo sentimos, pero su explorador no es compatible con Marsh.com

para una mejor experiencia, por favor actualice su navegador:

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

La importancia del bajo riesgo en la construcción

 


Mar Beltran, Senior Director and Infrastructure Lead, EMEA, at S&P Global Ratings/Brink News

La presión sobre los mercados de la construcción en los países desarrollados ha estado aumentando desde la crisis financiera mundial: un crecimiento económico más lento, una gran fragmentación del mercado y la competencia, y las bajas barreras de entrada están contribuyendo a la reducción de los márgenes. En un entorno de este tipo, la tentación de los equipos de gestión de aflojar sus políticas de gestión de riesgos, subestimar agresivamente en los proyectos o incluso comenzar a cubrir sus deudas incobrables en el balance general puede volverse demasiado real.

El mercado lo ha visto de primera mano. En enero, Carillion, que en el pasado fue la segunda empresa de servicios de construcción y gestión de instalaciones del Reino Unido y un contratista gubernamental preferido, con una facturación de 5.3 billones de dólares, solicitó la liquidación obligatoria. Entre las dolencias en su diagnóstico se encuentran las deficiencias significativas en los proyectos de construcción y la disminución de los márgenes operativos. Además, el uso extensivo de Carillion del esquema de financiamiento de la cadena de suministro (SCF, por sus siglas en inglés) del gobierno del Reino Unido como fuente de financiamiento, que en gran parte no se divulgó, mantuvo en secreto su frágil estado financiero por incluso más tiempo.

Restringir la exposición al riesgo de las empresas

¿Cómo pueden las empresas evitar esto? La respuesta es doble: las empresas deben esforzarse por imponer políticas sólidas de gestión del riesgo, al tiempo que se alejan de las estrategias de información financiera que deliberadamente pretenden ocultar las deudas de la vista del público.

Comprensiblemente, las empresas de construcción requieren prácticas sólidas de gestión de riesgos. Según nuestros criterios, entre los factores que sustentan una calificación corporativa se encuentran los sistemas y prácticas integrales de gestión de riesgos. Con base en nuestro análisis de las empresas calificadas, las prácticas deficientes de gestión y gobierno a menudo se presentan como las causas principales de debilidad crediticia a largo plazo.

Para no solo sobrevivir sino también prosperar en los mercados más competitivos, como en Europa, las empresas requieren un enfoque conservador para la selección de proyectos y, por supuesto, la excelencia continua en la ejecución de proyectos. Aquí, hay actuaciones notables: operando predominantemente en Europa continental, Strabag SE, con sede en Austria, está mejorando considerablemente las ganancias antes de los márgenes de intereses, impuestos, deuda y amortización (EBITDA), hasta el 7.7% en 2016, desde el 5.2% en 2012. Ferrovial, con sede en España, y Hochtief, con sede en Alemania, también se encuentran entre esta gama. Pueden surgir problemas cuando esto no se cumple. En los últimos cinco años, el margen de EBITDA de Carillion ha caído constantemente por debajo del 6% al 11% de referencia que consideramos promedio para el sector de la construcción en Europa.

Controlar el capital 

Para cualquier empresa de construcción, es igualmente crucial la gestión racional del capital de trabajo. Esto es especialmente cierto durante las fases iniciales de los proyectos multianuales, cuando los costos iniciales pueden causar un importante desembolso de efectivo. Para mitigar estos riesgos siempre que sea posible, las empresas podrían solicitar pagos anticipados de sus clientes, aunque esta no es una práctica habitual en todos los mercados regionales.

En este sentido, las lecciones se pueden aprender de Carillion. Para aliviar la presión de los proveedores que solicitan el pago por adelantado, Carillion utilizó factorización inversa, un esquema SCF entregado por el gobierno del Reino Unido que permite a las empresas alargar sus condiciones de pago a sus proveedores y recibir pagos de facturas anticipadamente.

Sin embargo, Carillion parece haber utilizado el factoring inverso como fuente de financiamiento, así como una "facilidad de pago anticipado" extendiendo los términos de pago y sin cuantificar la medida en que utilizó el servicio, o el impacto que esto tuvo en sus estados financieros. Por lo tanto, si bien muchas empresas del Reino Unido consideran que el esquema es útil para garantizar una buena administración de la liquidez, para Carillion sirvió para ocultar una parte sustancial de su deuda. Con esto en mente, creemos que los reguladores y los auditores pueden hacer más para que las compañías divulguen detalles de su uso de las facilidades de pago y esquemas SCF.

Llamado a la transparencia

En un mercado altamente competitivo, las empresas de construcción deberían resistir el enyesado sobre las grietas en el balance y, en cambio, centrarse en formas de garantizar que su ventaja competitiva sea crucial. Una de las prioridades más valiosas es garantizar un bajo apalancamiento financiero, un impulsor clave de los nuevos negocios en el sector de la construcción.

Dado que los proyectos más grandes suelen durar varios años, es probable que los propietarios del proyecto busquen garantías de que el contratista será confiable durante toda la vida del contrato. Entre los factores que pueden proporcionar mejor esta garantía se encuentran un sólido balance general, bajo apalancamiento y un sólido perfil de liquidez para soportar incidencias inesperadas, tales como sobrecostos significativos.

Ahora es el momento de una mayor transparencia. Con los fallos de gobierno corporativo y los riesgos agresivos como las causas más probables de incumplimiento, los reguladores y los comités de auditoría pueden ayudar. Disuadir a las empresas de políticas contables agresivas representaría un primer paso positivo.