Lo sentimos, pero su explorador no es compatible con Marsh.com

para una mejor experiencia, por favor actualice su navegador:

X

Blog: El riesgo en contexto

Más allá del punto de equilibrio: Programas de Bienestar Corporativo

Posted by Stella de Bandera Martes, 08 Agosto 2017

Es innegable: uno de los mayores gastos que tiene una empresa radica en el rubro de la salud. Esta realidad no han de sorprendernos ya que se trata de salvaguardar los beneficios del activo más importante de toda empresa: su talento humano. Quizás el mayor reto para las empresas recaiga en cómo mantener sus programas de salud al día y dentro del punto de equilibrio. El punto de equilibrio no es otra cosa que la proporción requerida entre siniestros pagados más reservas entre las primas pagadas. O, en palabras más puntuales, una posición en donde la aseguradora no pierde ni gana.  

Para obtener mencionado punto de equilibrio, las empresas son conscientes de que es imperativo administrar las primas de manera apropiada y estratégica. Sin embargo, nuevas realidades requieren innovadoras soluciones y, por ello, cada vez son más las empresas que apuestan por la inclusión de programas de bienestar corporativo, también conocidos como wellness. 

Más allá de una “tendencia”, los programas de wellness fungen como una solución rentable y sostenible ante las altas inflaciones médicas que afectan a varios países de la región y ante la sobreutilización del seguro. De manera simultánea, está comprobado que las empresas que invierten en programas de bienestar corporativo no tan sólo son más rentables, sino que también afianzan el compromiso, la lealtad y la productividad de su capital humano. 

Programas de Bienestar Corporativo

Los programas de bienestar corporativo están dirigidos especialmente a los colaboradores para concientizar sobre hábitos más saludables con el propósito de mantener un estado óptimo en el trabajo, tanto física como mentalmente. La meta es motivar a los beneficiarios a tomar una actitud más preventiva en pro de minimizar el riesgo de enfermedades o accidentes, sin necesidad de afectar directamente su productividad. A continuación mencionamos cuatro estrategias para exponenciar el potencial de los programas de wellness: 

1. Corresponsabilidad entre el empleador y el colaborador: Es prioridad educar al trabajador, para ayudarlo a crear una cultura de conciencia por el cuidado y costo de su salud.

2. Integración de los recursos: Resulta al mejorar la eficiencia de ciertos beneficios a través de la unión de los mismos, compaginando por ejemplo: seguro médico privado, seguridad social, salud ocupacional. 

3. Conocimiento de la población: Se deben realizar estudios sobre los principales pilares de análisis de una empresa como son la demografía, la salud y el riesgo, para así obtener información valiosa que pueda utilizarse para la toma de decisiones. 

4. Fijar indicadores y herramientas de medición: Es necesario plantear indicadores que vayan alineados a la estrategia y objetivos del proyecto para medir y analizar los resultados obtenidos. 

Si las empresas se plantearan estos objetivos de manera específica e incorporaran este tipo de acciones a la estrategia global del negocio, sería mucho más viable lograr ese punto de equilibrio tan deseado. Los beneficios se verán no solo en la reducción de gastos, sino también en la salud de sus empleados. Ha llegado el momento de hacer el giro de administradores de siniestros a administradores de la salud.

Siguiente

Seguros de vida: una herramienta de inversión

Posted by Emanuel Abadía Martes, 01 Agosto 2017