Lo sentimos, pero su navegador no es compatible con Marsh.com

Para una mejor experiencia, actualize por favor a un navegador compatible

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

Los grandes riesgos para los negocios

 


Por Scott McDonald, CEO de the Oliver Wyman Group/Brink News

Los riesgos conocidos son los principales objetivos de la mayoría de los líderes empresariales. Los CEOs se están preparando para un lento crecimiento económico causado por las tendencias demográficas, la inestabilidad política, y la reversión de un estímulo monetario sin precedentes.

Ellos deben responder al ritmo devastador del cambio tecnológico de una manera que los convierte en “disruptores” en lugar de “disruptados”. Además, se enfrentan a desafíos de talento al tiempo que la generación de los milenials gravita hacia las empresas de tecnología, startups, o sin fines de lucro.

Estos riesgos inmediatos requieren atención. Sin embargo, significativas tendencias sociales también están creando riesgos estructurales que deben ser comprendidos y considerados en la planificación estratégica: ampliación de las brechas en la riqueza, desigualdad generacional y deficiencias en la financiación de la jubilación.

Los medios de comunicación advierten sobre poblaciones alienadas y sus posibles consecuencias, pero esto no ha sido un enfoque para las suites ejecutivas y salas de juntas. Eso es un error. Estas tendencias pueden dar lugar a crisis mundiales que podrían presentar amenazas mucho más graves a las ganancias, más que los conocidos desafíos con los que la mayoría de las empresas se enfrentan cada día.

Revolución en el trabajo

Sondeos recientes en Estados Unidos y el Reino Unido muestran que aproximadamente la mitad de los encuestados son hostiles al comercio internacional y a la globalización. Muchos sienten que los extranjeros están robando sus empleos, tanto inmigrantes como por medio de la "externalización".

Sin embargo, las frustraciones asociadas con la globalización, erróneamente en su mayor parte, pueden resultar menores en comparación con las provocadas por la próxima revolución en el trabajo.

Los avances en inteligencia artificial y robótica prometen sacar a los humanos de muchos trabajos y cambiar profundamente los tipos de trabajos que generan ingresos decentes. Casi todas las empresas con las que trabajamos entienden que los avances tecnológicos les permitirán operar con menos empleados, de los cuales muchos necesitarán nuevas habilidades.

La transición a este nuevo mundo de trabajo verá enormes ganancias para aquellos con las habilidades cada vez más demandadas. Pero para muchos, la transición será dolorosa. Terminará prematuramente la vida laboral de aquellos que se consideran demasiado viejos para volver a entrenarse e imponer grandes costos de ajuste a muchos trabajadores más jóvenes. Es probable que el desempleo sea alto hasta que los trabajadores despedidos por la tecnología puedan encontrar nuevos usos para su trabajo. Esta revolución en el trabajo puede crear problemas de desigualdad de ingresos que empequeñecen los desafíos actuales.

Desigualdades intergeneracionales

Esto vendrá por encima de las desigualdades intergeneracionales ya emergentes en la riqueza. Aquellos que ingresan a la fuerza laboral hoy en día tienen más deudas estudiantiles y en la mayoría de las ciudades se enfrentan a costos de vivienda reales más altos que los de sus padres, razón por la cual muchos no salen de casa hasta casi los 30 años. Aquellos con padres con la suficiente solvencia económica para pagarles sus cuotas de universidad y ayudarlos a comprar una casa, son los que saldrán adelante. El resto se esforzará por salir adelante y mejorar el nivel de vida de sus padres.

Ahorro para la financiación de la jubilación

Para empeorar las cosas, es probable que los fondos de las corporaciones y los gobiernos para futuras jubilaciones resulten inadecuados. Con las tasas de natalidad en declive y la longevidad aumentando, cada jubilado tendrá que ser apoyado por un número decreciente de trabajadores. Según un estudio de la ONU, para el año 2035 la proporción de jubilados (de 65 años de edad y mayores) a personas en edad de trabajar se habrá duplicado desde 1975.

Tales cambios dramáticos en la fortuna económica de varios grupos y la desilusión generalizada de las expectativas, seguramente tendrán graves consecuencias para las empresas, no sólo directamente sino también a través de la acción social y política.

Por ejemplo, el inminente riesgo de desempleo podría alentar a los políticos y sindicatos a obligar a las empresas a limitar los despidos en las industrias transformadas por la tecnología de ahorro de mano de obra. Dado que esto haría que la producción fuera más cara en países con tales limitaciones, también conduciría a pedir restricciones a las importaciones de países que no impusieran tales limitaciones al uso de tecnología de ahorro de mano de obra.

Históricamente, los avances tecnológicos que destruyen trabajos particulares, desde el taller mecánico hasta la computadora de escritorio, no han causado desempleo de larga duración. La mano de obra ha sido rápidamente reubicada en otros lugares, a menudo para producir lo que se consideraba lujos antes de que la nueva tecnología aumentara la producción agregada o suministrar bienes y servicios que no se imaginaban previamente (considere el creciente número de masajistas e instructores de yoga).

Desempleo generalizado

Sin embargo, muchos analistas familiarizados con esta historia afirman que "esta vez es diferente", y que corremos el riesgo de un desempleo generalizado persistente. Estos miedos irán aumentando a medida que la nueva tecnología empiece a eliminar puestos de trabajo en sectores que ahora emplean a millones de personas, como podrías ser el caso de los automóviles automatizados, que no necesitarán de un conductor  para taxi, autobús o camión.

Ya se pueden observar destellos de cómo los negocios se verán afectados por el escepticismo sobre la capacidad de la economía para encontrar nuevos usos para el trabajo. En septiembre del 2016, General Motors tuvo que acordar la reconstrucción de una línea de ensamblaje para automóviles y camiones en una planta en Ontario después de que los trabajadores canadienses amenazaran con atacar. Como el "precio" para cerrar una de dos líneas de montaje en su planta más grande de Canadá, GM trasladó la producción de un motor a Ontario desde México.

Readiestramiento

Los líderes empresariales necesitan evaluar honestamente cuántos de sus empleados no serán empleados de manera rentable en cinco a 10 años. Si no pueden ser despedidos, tendrán que ser reciclados para hacer algo valioso, una contingencia para la cual las empresas deberían tener planes.

Los gobiernos también deben planificar los cambios futuros, adaptando la educación a las nuevas demandas de las economías de alta tecnología. Cuanto más rápido se produzcan estos cambios, mayor será la necesidad de readiestramiento de la mano de obra adulta, y mayor será el papel de las empresas. Algunos países y empresas ya están respondiendo. Por ejemplo, tanto Singapur como JPMorgan Chase han considerado e invertido en una serie de programas experimentales para ayudar a las personas a adquirir las habilidades necesarias para un trabajo decente en el futuro, preparándolos para trabajar en profesiones que experimentan escasez y para obtener habilidades que probablemente tengan mucha demanda en un futuro digital.

Las nuevas perspectivas sobre la vida pueden ser tan importantes como las nuevas habilidades. Muchas personas miden el progreso por los ingresos monetarios de sus hijos, esperando que superen a los suyos. Con muchos de los nuevos productos digitales cada vez más baratos, como el acceso a casi todos los conocimientos humanos a través de Internet, es cada vez más difícil medir el bienestar solamente a partir de los ingresos monetarios. Una medida más sostenible podría incluir una combinación de riqueza, felicidad, ocio y el estado del medio ambiente, por ejemplo.

Mi pronóstico puede parecer sombrío, pero sólo porque he ignorado hasta ahora el extraordinario crecimiento de la innovación en la solución de problemas, ayudado por las tendencias tecnológicas en cuestión. Considere la forma en que las empresas y los gobiernos bien preparados enfrentan riesgos complejos que hasta hace poco parecían insuperables, como los ataques terroristas, los brotes virales y los volátiles precios de la energía. La Administración de Información de Energía prevé que la energía solar y eólica superará la generación de carbón en los Estados Unidos en 2029. Bloomberg Energy estima que en 2040 los vehículos eléctricos pueden representar un tercio de todas las ventas de vehículos nuevos a nivel mundial, cuando sus precios se acerquen a los de los autos convencionales. Sólo hace unos años, un escenario como este habría sido inconcebible.

Lo que se necesita ahora es liderazgo y un sentido de urgencia para abordar la desigualdad, los conflictos generacionales y las obvias brechas de fondos para la jubilación. Es cierto que el momento y la magnitud de estos riesgos estratégicos para las empresas es incierto. Pero a menos que los líderes de la compañías planifiquen ahora, en lugar de esperar a que el gobierno los corrija, no estarán entre los ganadores en el futuro.

Haga clic aquí para más noticias de BrinkNews (contenido en inglés)