Lo sentimos, pero su navegador no es compatible con Marsh.com

Para una mejor experiencia, actualize por favor a un navegador compatible

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

Los robots no reemplazan a los humanos en las áreas clave de la fabricación

 


Por Ron Harbour and Steve Scemama/Oliver Wayman

Para los trabajadores, es intimidante oír hablar de planes de digitalización industrial que prevén entregar entre 60 y 80% por ciento de los procesos a robots y otras máquinas programables en un futuro no muy lejano. Pero al mismo tiempo que, efectivamente, hay trabajos altamente repetitivos que los robots realizarían más eficientemente y aun menor costo, la automatización sola no siempre es el mejor camino hacia una mayor productividad.

Las organizaciones inteligentes aprenden con la suficiente rapidez que si ponen la eficiencia por encima de una transformación organizativa suave, pueden encontrar que sus esfuerzos de automatización no mejoran el rendimiento de sus empresas. La verdadera clave para desarrollar una ventaja competitiva en una era de automatización cada vez mayor es encontrar el equilibrio adecuado entre personas y robots, y abundan las pruebas de que no es necesariamente la mayoría de las fábricas automatizadas o las organizaciones de servicios que llegan a la cima.

La industria automotriz, una de las primeras en incorporar a los robots en el proceso de fabricación, ofrece un ejemplo práctico de por qué las empresas no pueden simplemente reemplazar a los empleados o dejar de retener y volver a entrenar. Existen grandes diferencias de productividad entre los líderes de la industria y los rezagados, en gran parte basados en la eficacia de sus esfuerzos de automatización. Un ejemplol: algunos fabricantes de automóviles requieren hasta seis meses para la transición a la producción de un vehículo nuevo, mientras que otros no necesitan más de un día.

Robots vs Humanos

El origen de esta discrepancia es una apreciación de qué trabajos hacen los robots más eficientemente y cuáles requieren un toque humano. Las principales compañías de automóviles han automatizado casi completamente sus talleres de pintura y carrocería. Estos son trabajos que requieren repetición constante y calidad consistente, y que a menudo presentan problemas de seguridad y ergonomía. Aunque las pinturas a base de plomo no se utilizan más, trabajar en estas áreas todavía podría exponer a los trabajadores a una gran cantidad de productos químicos poco saludables, lo cual hace este tipo de trabajos ideales para que lo realicen robots.

Por otro lado, las líneas de montaje - que deben hacer frente a la multitud de opciones en los nuevos modelos de airbags laterales a las aspiradoras incorporadas - siguen dependiendo en gran medida de una mano de obra humana. Para manejar los vehículos altamente personalizados de hoy, con hasta 55,000 piezas para la variedad de electrónica y otras campanas y silbidos ofrecidos en autos, se requiere la flexibilidad de los trabajadores humanos que pueden adaptarse a las necesidades y las innovaciones cambiantes sin una reprogramación extensa.

También es importante entender todos los costos involucrados en la automatización. Tomemos de ejemplo una planta europea de automóviles que invirtió 10 millones de euros en tecnología que instalaría parabrisas en los coches de la línea de montaje, reemplazando a las personas que alguna vez hicieron el trabajo. Es cierto que la nueva máquina era más consistente al aplicar el adhesivo para sujetar los parabrisas en su lugar, pero resultó que el mantenimiento de una tecnología tan sofisticada realmente requería el doble de trabajadores que la compañía había empleado para instalar los parabrisas en primer lugar. Al final, las plantas más automatizadas con demasiada frecuencia caen en el nivel inferior de las plantas basado en la productividad.

El beneficio de la personalización

Si observan las operaciones más ágiles, rentables y de mayor calidad, se notará que los empleos no se han desplomado en las últimas dos décadas, aunque los trabajadores pueden no estar haciendo los mismos trabajos. Un buen ejemplo es una planta de producción norteamericana donde un fabricante de automóviles estadounidense está produciendo uno de los modelos más nuevos y más personalizados de su flota. La automatización y los robots se han usado por décadas en esta planta: Entre 2005 y 2015, la compañía aumentó el número de robots en la pintura y la tienda de cuerpo solamente a más de mil. Sin embargo, el número de trabajadores de la planta sólo ha disminuido en torno al 8% durante los mismos 10 años, a pesar de que la producción en el último par de años se redujo en casi 100.000 unidades debido al cambio a un nuevo modelo.

¿Qué mantuvo a tantos humanos en el trabajo? La clave fue el alto nivel de personalización en el último modelo y el reconocimiento por el fabricante de que mantener los robots y la automatización reprogramada para satisfacer las necesidades en constante cambio puede haber retrasado la transición y, a corto plazo al menos, lo hizo más caro.

A partir de las experiencias de los fabricantes de automóviles, el cambio debe ser evolutivo, incluso si el impacto de la automatización es en última instancia revolucionario. Al introducir robots y automatizar procesos, los gerentes deben buscar resolver problemas específicos implementando soluciones de bajo costo, no automatizando grandes extensiones de funciones de una vez simplemente en nombre de la eficiencia.

¿Quién es crítico?

Para sobrellevar a los empleados, los administradores deben introducir la automatización en pasos.

Si van demasiado lejos y rápido, corren el riesgo de perder el conocimiento crítico, mientras que los empleados se van o son obligados a irse. Una prioridad debe ser identificar y retener a los empleados críticos para reingeniería de procesos en el camino, así como las personas necesarias para garantizar la gestión eficaz de los robots y la automatización que se acaba de incorporar en el flujo de trabajo.

Esta revolución promete grandes cambios a medida que la infraestructura física se transforma; las capacidades extraterritoriales son repatriadas; más servicios se convierten en autoservicio y virtuales; y los clientes comienzan a vincular más con los robots. Las empresas tendrán que dar a los empleados nuevos roles y responsabilidades, la formación, e incluso nuevas trayectorias profesionales como la transición a una nueva raza de profesionales con habilidades empresariales y de tecnología que pueden manejar a futuro tanto robots y seres humanos.

A lo largo del camino, los gerentes deben tener siempre en cuenta la lección que los fabricantes de automóviles ya han aprendido: la gente es la especie más flexible de automatización. Pueden hacer cualquier cosa. Sólo tienes que entrenarlos.