Lo sentimos, pero su navegador no es compatible con Marsh.com

Para una mejor experiencia, actualize por favor a un navegador compatible

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

Preocupaciones mundiales de riesgo geopolítico para las empresas en 2017

 


Por Stephen Kay, Practice Leader, Structured Credit and Political Risk Insurance en Marsh/Brink News

Los riesgos políticos y económicos para las empresas multinacionales aumentarán en 2017, impulsados por el creciente nacionalismo, elecciones, preocupaciones por sucesiones y la amenaza del terrorismo.

El año pasado, el mundo occidental experimentó impactos como el voto del Reino Unido para abandonar la Unión Europea (UE) y la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, eventos que afectarán a la política global en 2017 y más allá. En otros lugares, la geopolítica en 2017 se desarrollará a través de numerosas elecciones, la incertidumbre que rodea los riesgos de sucesión en varios países, la polarización continua con respecto a las condiciones económicas y más. Las organizaciones multinacionales deben estar conscientes y prepararse para tales riesgos políticos y económicos, tanto en los mercados desarrollados como en desarrollo.

Tanto el voto del Reino Unido para abandonar la UE como la victoria del presidente Donald Trump desafiaron las expectativas populares. Los partidos nacionalistas anti-establishment prestaron gran atención a estos eventos, que fueron impulsados por factores tales como:

• Aumentos en la inmigración
• Aumento de amenazas terroristas
• El impacto de las crisis financieras mundiales

Estos temas seguirán ampliando los riesgos políticos mundiales en 2017. Mientras muchos países cambian su enfoque hacia adentro y se vuelven más proteccionistas, parece que podemos haber alcanzado "la globalización máxima", potencialmente sofocando el comercio económico mundial. Lo que sigue es un desglose regional de los principales riesgos a vigilar en 2017.

Latinoamérica: Las crisis políticas en Brasil y Venezuela probablemente ocuparán el centro de la escena en 2017, aunque los dos países pueden encaminarse en direcciones opuestas. Brasil todavía enfrenta el potencial de escándalos de corrupción, pero parece dirigirse en una dirección positiva. Venezuela, por su parte, está en su cuarto año de creciente crisis política y económica.

Estados Unidos: En términos de política exterior estadounidense -una preocupación clave- depende mucho de si el presidente Donald Trump y su administración agitan agresivamente el sistema internacional o adoptan políticas más pragmáticas. Lo que parece claro es que Estados Unidos es probable que adopte una política exterior mucho más asertiva a la que se tuvo bajo el ex presidente Barack Obama. Esto puede conducir a una mayor fricción entre Estados Unidos y sus principales socios comerciales y aliados, así como con sus rivales geopolíticos.

Europa: El voto del Reino Unido para abandonar la UE creó incertidumbre en torno a las futuras negociaciones comerciales entre el Reino Unido y la UE, lo que preocupa a las multinacionales. Los desafíos incluyen encontrar un equilibrio entre cumplir las promesas al electorado y promulgar políticas suficientemente pragmáticas para satisfacer las preocupaciones del establecimiento y de las empresas. Al mismo tiempo, hay un creciente apoyo para las fuerzas anti-establishment en los Países Bajos, Francia, Alemania e Italia, lo que potencialmente puede dar nuevos golpes al proyecto europeo.

Asia: En Asia, las elecciones de Hong Kong están programadas para marzo; el Congreso Nacional de China se reúne en el otoño, y las elecciones de Corea del Sur están programadas para diciembre. Estos eventos ayudarán a establecer el escenario político en estos países, la región y en el mundo durante los próximos años.

Medio Oriente: Las elecciones presidenciales iraníes de mayo decidirán si el presidente relativamente moderado, Hassan Rouhani, gana un segundo mandato, que jugará un papel importante en determinar si Teherán busca o no preservar el importante acuerdo nuclear de 2015 con las principales potencias mundiales.

Pacífico: Australia simboliza la línea que hay que caminar en 2017 por muchos países estables: Tiene una fuerte relación económica con China. Los lazos profundos de seguridad con las elecciones estadounidenses en Nueva Zelanda este año contendrán poco del drama que probablemente se verá en otros países.

Mundial: Los países emergentes, en particular los de África del Norte y Medio Oriente, muestran la mayor inestabilidad a medida que los conflictos, la guerra civil y la inestabilidad socioeconómica afectan a Siria, Sudán, Sudán del Sur, Centro de África República, Yemen y otros países. También es probable que se produzca un crecimiento continuo de las rivalidades entre las potencias mundiales en 2017, como las recientes tensiones entre China, Japón y Corea del Sur en el Mar de China Meridional y Oriental y la creciente asertividad de Rusia en los países periféricos y en Siria.

Para las empresas multinacionales y las empresas locales que hacen negocios con ellas, es vital entender dónde están ocurriendo estos riesgos y cómo afectarán su negocio. Sólo con este tipo de información las compañías pueden empezar a planificar posibles escenarios a medida que desarrollan estrategias de gestión de riesgos para apoyar las decisiones de inversión.

Haga clic aquí para más noticias de BrinkNews (contenido en inglés)