Lo sentimos, pero su navegador no es compatible con Marsh.com

Para una mejor experiencia, actualize por favor a un navegador compatible

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

Un panorama de riesgo en rápida evolución: ¿Qué ha cambiado para los gestores de riesgos?

 


Por Lutfey Siddiqi, Profesor LSE, NUS, Risk Management Institute/Brink News

A medida que el panorama mundial de riesgos sigue cambiando, el papel del gestor de riesgos debe evolucionar al mismo tiempo. Dada la interacción de una multitud de rápidos desarrollos a nivel mundial, el contexto de la gestión de riesgos y la preparación para el riesgo ha cambiado en los últimos años.

Disrupción estructural

Estamos viviendo un período de trastornos multidimensionales, lo que se conoce como la "cuarta revolución industrial". Los desarrollos en la conectividad extrema y la automatización extrema tienen consecuencias más allá del mundo de la tecnología: los modelos comerciales, las industrias, los mercados, los regímenes reguladores y de gobernabilidad han sido afectados de alguna manera.

Nuevas dimensiones como el riesgo cibernético han entrado en la batalla. Cada vez es más difícil diferenciar entre cambio estructural y cambio cíclico. Lo que antes se consideraba constantes estructurales e institucionales -el concepto de una tasa libre de riesgo no negativo, por ejemplo- se han convertido en variables. Como tal, es más difícil diferenciar el riesgo de la incertidumbre. ¿Estamos perdiendo tiempo tratando de estimar la "desviación estándar", cuando la distribución subyacente puede estar lejos de lo normal y no se parece a su propia serie histórica?

En los últimos años los ciberataques han afectado tanto a organizaciones como individuos. Han quebrantado naciones y gobiernos, a menudo paralizándolos temporalmente. El Banco Central de Bangladesh fue robado cuando los hackers utilizaron las credenciales de SWIFT para enviar solicitudes fraudulentas de transferencia de dinero al Banco de la Reserva Federal de Nueva York. Del mismo modo, hubo un intento de hacking en el Ministerio de Defensa de Singapur a principios de 2017. Más recientemente, en mayo y junio de 2017, los ataques ransomware #Wannacry y #Petya perjudicaron personas, organizaciones, servicios gubernamentales e incluso hospitales. Países como China, Japón, Australia, India y Corea del Sur fueron afectados.

Asia ofrece un entorno casi perfecto para que los delincuentes cibernéticos prosperen. Esto se hace posible debido a la alta conectividad digital, la penetración digital masiva acompañada de una baja conciencia cibernética y el crecimiento de las transferencias transfronterizas de datos. Como ejemplo, los funcionarios gubernamentales de algunos países asiáticos siguen utilizando cuentas de correo electrónico personales para la comunicación oficial.

Riesgo de autoinflación

También estamos viviendo un período de ciclos de retroalimentación rápida en el que los factores de riesgo se combinan y se agregan de formas complejas. En varios ámbitos, el riesgo se ha vuelto endógeno -es decir, depende de una acción aparentemente mitigadora del riesgo- que da lugar a una divergencia potencialmente amplia entre el riesgo percibido y el riesgo real.

Observamos esto en la acumulación del capital de los bancos absorbentes de pérdidas, por un lado, y en la reducción de la liquidez de los mercados, por el otro. Vemos un mayor uso de la política prudencial no convencional a un nivel macro y una regulación microprudencial más granular de los bancos de inversión a un "nivel de libro" -no siempre de una manera mutuamente consistente.

Por ejemplo, la imposición y retirada de un tope sobre el franco suizo (que tuvo el efecto de amortiguar el riesgo local y aumentar el riesgo de cola) tuvo una incidencia directa en los cálculos subsiguientes del valor en riesgo y en el capital riesgo de negociación. La "rabieta" de mayo de 2013 y la volatilidad del mercado de valores chino de agosto de 2015 fueron, sin duda, fuentes inducidas por políticas de riesgo macro con consecuencias para el micro riesgo.

Falla de coordinación

También estamos presenciando una desaceleración, o quizá una revocación, del tipo de coordinación global que fue un factor clave de disminución del riesgo inmediatamente después de la crisis financiera mundial. Las normas financieras mundiales se están desplegando en intervalos regulares, el ritmo de aplicación es desigual, los reguladores nacionales imponen correctamente restricciones a nivel de entidad y las medidas macroprudenciales administrativas (incluidos los controles de capital, si es necesario) son ahora una parte aceptable del repertorio de los bancos centrales. Esto, sumado a los focos geopolíticos y a un escenario más débil para la resolución internacional de conflictos, aumenta considerablemente el nivel básico de riesgo en el sistema.

El factor de la gente

Actualmente hay una comprensión clara de que la gestión de riesgos es mucho más que herramientas y métricas: se trata de personas, conducta, procesos y cultura. Si bien el modelado y el perfeccionamiento continuo de los modelos de riesgo seguirán siendo fundamentales para la toma de decisiones, es importante subrayar que los modelos no sustituirán al papel de los tomadores de decisiones. Se necesitan hacer juicios y se deben evaluar los compromisos. En esa medida, la resiliencia al riesgo se ve reforzada a través del diseño deliberado de los procesos de toma de decisiones.

Haga clic aquí para más noticias de BrinkNews (contenido en inglés)