Lo sentimos, pero su navegador no es compatible con Marsh.com

Para una mejor experiencia, actualize por favor a un navegador compatible

X

BLOG: EL RIESGO EN CONTEXTO

La revolución del vehículo autónomo: ¿Cómo deben adaptarse los seguros?

Por David Carlson Jueves, 19 Julio 2018

A los niños se les recuerda a menudo que nunca entren en autos con extraños. Pero para muchos de nosotros, esa es una actividad completamente normal hoy. En décadas próximas, incluso podríamos estar dispuestos a entrar en automóviles sin ningún tipo de conductor.

Las empresas de redes de transporte compartido y de economía compartida están liderando una transición revolucionaria desde la propiedad individual hacia nuevos enfoques de movilidad y acceso de vehículos, incluido un mayor uso de vehículos autónomos, que Deloitte pronostica representará más del 80% de las ventas de vehículos nuevos en áreas urbanas en el 2040. A medida que las empresas automotrices lidian con el advenimiento de vehículos autónomos y su impacto en las operaciones, también deberán replantearse cómo manejan el riesgo.

Cambio de responsabilidad

Los autos sin conductor eventualmente deberían reducir la frecuencia de colisiones y los costos totales de responsabilidad. Pero habrá algunas dificultades iniciales antes de llegar a ese punto. A medida que los vehículos autónomos se vuelven viables y los conductores humanos se adaptan a compartir el camino con automóviles sin conductor, es probable que se produzcan más colisiones en el corto plazo.

A medida que los conductores se vuelven menos responsables de la seguridad vial, los fabricantes, los proveedores de componentes y las empresas de tecnología que participan en la construcción de vehículos autónomos y el software que los controla, toman más riesgos de responsabilidad. Según un estudio realizado entre 2005 y 2007 por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras, la abrumadora mayoría (94%) de las reclamaciones de automóviles fueron causadas por conductores, y solo un pequeño número de colisiones se atribuyeron a fallas en los equipos. Durante las próximas dos décadas, esa ecuación seguramente cambiará, lo que planteará preguntas a las aseguradoras sobre cómo cuantificar el riesgo y la cobertura del seguro de precios.

Un nuevo enfoque para el seguro

En última instancia, el enfoque tradicional de la responsabilidad automática tendrá que ceder el paso a una mayor cobertura de responsabilidad relacionada con productos o cobertura híbrida. La pregunta que todavía desafía la cobertura automática convencional de vehículos autónomos es quién tiene la culpa en caso de una colisión. Si un vehículo está bajo el control del conductor, se aplicará la cobertura personal de automóviles. Pero si se emplea tecnología autónoma, la responsabilidad se traslada a la cobertura de responsabilidad por productos que tienen los fabricantes de equipos originales (OEM).

Para vehículos altamente autónomos habrá un fuerte argumento de que los conductores no pueden tener la culpa y que cualquier colisión que ocurra es el resultado de fallas del producto. Un factor limitante en la rapidez con que las aseguradoras adoptarán esta posición es la falta de jurisprudencia significativa y de datos de reclamos por incidentes relacionados con vehículos autónomos.

Además, el acceso a las cantidades masivas de datos recopilados por los vehículos, que pueden ayudar a determinar las condiciones durante las colisiones, es un punto de discordia para las aseguradoras. Los fabricantes de equipos originales y las aseguradoras necesitarán encontrar un terreno común para usar los datos para crear pólizas de seguro híbridas y garantizar que la responsabilidad se pueda definir de manera justa y adecuada a la vez que se protege la información personal de los propietarios del vehículo.

La sociedad está pasando de conducir automóviles de propiedad individual a compartir vehículos impulsados por humanos para compartir vehículos autónomos. Pero para que ese futuro se convierta en realidad, las industrias automotriz y de seguros deben estar listas y dispuestas a cambiar la forma en que ven el riesgo.