Lo sentimos, pero su explorador no es compatible con Marsh.com

Para una mejor experiencia, por favor actualice su navegador:

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

La mirada está puesta en las empresas para enfrentar el cambio climático

Por John Drzik, Presidente de Marsh & McLennan Insights Jueves, 23 Enero 2020

(Texto publicado originalmente en inglés en el website del Foro Económico Mundial)

Las preocupaciones sobre el cambio climático han aumentado en los últimos 10 años, y este año los cinco principales riesgos a largo plazo en el Informe Global de Riesgos del Foro Económico Mundial están todos en la esfera ambiental. Dado que todos los indicadores clave apuntan a que la situación empeora, los sectores público y privado deben acelerar sus esfuerzos de mitigación y adaptación al riesgo climático.

Los impactos a largo plazo del cambio climático, como el aumento de la temperatura y el nivel del mar, y los picos recientes en eventos climáticos extremos, como incendios forestales y tormentas tropicales, comprometen la infraestructura crítica, la producción de cultivos y la habitabilidad de muchas áreas muy pobladas. Los riesgos relacionados con el clima también amplifican las crecientes tensiones derivadas de los conflictos comerciales, geopolíticos y domésticos.

Para los líderes empresariales en particular, la combinación de riesgos ambientales y áreas de riesgo interconectadas está creando presión para tomar medidas para abordar las amenazas a corto y largo plazo, así como las oportunidades de inversión y crecimiento.

Impactos e interconexiones de riesgo climático

El cambio climático está golpeando más rápidamente de lo que muchos esperaban. Ya ha tenido consecuencias significativas y su impacto crecerá en la próxima década.

El hielo polar se está derritiendo más rápido de lo previsto, con importantes implicaciones para el aumento del nivel del mar y el riesgo geopolítico exacerbado a medida que los estados vecinos del Ártico compiten por nuevas rutas de navegación y recursos naturales. Una proporción creciente de la población mundial está ahora más expuesta al riesgo de inundaciones catastróficas debido a la combinación de cambios climáticos y la rápida urbanización en las zonas costeras y bajas.

Australia está experimentando una emergencia de incendios forestales a escala continental con más de 5 millones de hectáreas quemadas. La catastrófica temporada de incendios forestales de California en 2018 causó más de $22 miles de millones de dólares en daños directos a la propiedad, llevó a la bancarrota a una empresa de servicios públicos local y dejó que ese estado sufriera apagones de rutina para proteger la infraestructura y reducir las responsabilidades. Los cambios en la temperatura estacional y las precipitaciones están dañando los rendimientos de los cultivos, aumentando el estrés sobre los países que dependen de la producción agrícola e intensificando las disputas sobre los recursos hídricos.

El cambio climático también está exacerbando la pérdida de biodiversidad, que ya se estaba acelerando debido a la deforestación, la expansión industrial, la contaminación y el crecimiento de la población. Informes recientes han llamado la atención sobre las consecuencias irreversibles sobre la biodiversidad dentro y entre especies, lo que amenaza la seguridad alimentaria y, en un círculo vicioso, amplifica los impactos del cambio climático. Por ejemplo, el daño a los arrecifes de coral aumenta el riesgo de inundación y la deforestación en el Amazonas aumenta el potencial de sequía e incendios.

Presión por un cambio

Existe una presión creciente para que el cambio mitigue y se adapte a los impactos directos del riesgo climático y sus riesgos conectados. Hubo un marcado aumento en el activismo climático el año pasado, incluidas las acciones de desobediencia civil no violentas y la prominencia de las agendas verdes como un tema electoral. Sin embargo, el progreso multilateral fue limitado, y la COP25 en Madrid terminó en decepción.

La presión también se está canalizando hacia el sector privado, con empleados que critican las acciones de gestión sobre el cambio climático y la focalización de los fondos de pensiones para desprenderse de los activos de combustibles fósiles. Los inversores y las agencias de calificación también han ejercido presiones sobre las empresas, ya sea a través de la participación en planes de transición baja en carbono o cero emisiones netas e inversiones o mediante la inclusión de riesgos climáticos en las metodologías de calificación.

También ha habido una creciente demanda de transparencia, con reguladores financieros como el Banco de Inglaterra haciendo pruebas de estrés a los bancos y las aseguradoras contra escenarios climáticos, formuladores de políticas que proponen legislación obligatoria de divulgación de riesgos climáticos y litigios contra compañías que no divulgan el riesgo climático.

Volverse más resiliente estratégicamente

Los riesgos para las empresas crecerán debido al impacto directo del cambio climático en las operaciones comerciales y las cadenas de suministro, así como a la mayor demanda de acción de las partes interesadas cada vez más preocupadas. El clamor por la acción sobre los gobiernos también puede llegar a un punto en el que responden de manera desordenada camino con intervenciones duras y disruptivas que imponen costos significativos a las empresas.

Las empresas pueden gestionar de manera proactiva los riesgos y las presiones del cambio climático de varias maneras.

Las compañías deben monitorear activamente los desarrollos legislativos y regulatorios para que no se vean atrapados por cambios en las políticas o regulaciones inesperadas. Algunos desarrollos están motivados por fuertes y repentinos impulsos públicos, como los movimientos antiplásticos, mientras que otros, como las regulaciones de los estándares de emisiones de automóviles, son víctimas de expectativas contradictorias y pueden tomar por sorpresa a una industria.

Las empresas deben prepararse para aumentar la presión sobre los problemas climáticos de todas sus partes interesadas: inversores, clientes, empleados y comunidades. ¿Podría haber demandas de los inversores para retirarse de ciertos sectores, como los combustibles fósiles? ¿Podrían los empleados iniciar una huelga sobre las respuestas al cambio climático? ¿Boicotearán los clientes productos insostenibles? ¿O podría haber un litigio vinculado a la falta de acción en la mitigación o adaptación al cambio climático?

La cuantificación de riesgos y la planificación de escenarios es un paso positivo. Las empresas deben analizar críticamente sus riesgos de cambio climático, desde exposiciones físicas hasta cambios de políticas, desafíos de transición e impacto financiero. La potencia informática y de datos mejorada de hoy en día significa que las posibles fuentes de interrupción (para operaciones, mercados, clientes e inversiones) se pueden modelar e incorporar mejor en la gestión general de riesgos y en los planes comerciales. Un análisis más riguroso también puede ayudar a las empresas a identificar indicadores de riesgo para monitorear y cumplir con la probable expansión de los requisitos para la divulgación del riesgo climático por parte de inversores institucionales, prestamistas y legislaturas.

Convertir el riesgo en oportunidad

Las presiones derivadas del riesgo climático también crean oportunidades significativas para que las empresas alineen sus estrategias con la dirección del cambio.

Se crearán nuevas y ampliadas oportunidades de producto y mercado. Algunos estarán orientados a áreas específicas, como las energías renovables, las prácticas de cultivo regenerativo en la agricultura o la financiación vinculada a la sostenibilidad. Muchas más empresas tienen la oportunidad de innovaciones de productos, servicios y cadenas de suministro relacionadas con el riesgo climático que atraerán a clientes, inversores y empleados con una mayor sensibilidad al problema. De hecho, según CDP, las compañías han informado que las oportunidades derivadas de la transición de bajas emisiones de carbono valen US$ 2.1 miles de millones en comparación con alrededor de US$ 1 mil millones de riesgo a la baja.

El sector privado también debe apuntar a capturar algunos de los beneficios de las inversiones en resiliencia climática. El Banco Mundial estima que invertir en una nueva infraestructura de resiliencia genera alrededor de US$ 4 en beneficios por cada US$ 1 invertido. El sector privado debería colaborar estrechamente con el sector público en el desarrollo conjunto de incentivos financieros y mecanismos de eliminación de riesgos para permitir inversiones relevantes en tecnología o infraestructura.

El papel del sector privado para permitir la reconstrucción y la mejora de la resiliencia de las comunidades después de desastres catastróficos también debería expandirse. La transferencia de riesgos del sector público al privado a través de seguros u otros mecanismos de financiamiento de riesgos puede ayudar a fortalecer la resiliencia de la comunidad ante los futuros impactos del cambio climático. El SEADRIF de Asia es el primer mecanismo de transferencia de riesgos que ayuda a reducir la carga de los costos catastróficos de los desastres en las finanzas públicas a través de soluciones innovadoras de financiamiento de riesgos, seguros y resiliencia climática.

Si bien los líderes empresariales deben apuntar a crear una mayor resiliencia para sus empresas al riesgo climático, la misma comprensión de la dinámica climática puede ayudarlos a buscar éstas y otras oportunidades de crecimiento.

Anterior

Perspectivas 2020: Más confrontaciones y amenazas a largo plazo

Por John Drzik, Presidente de Marsh & McLennan Insights Lunes, 27 Enero 2020

Siguiente

Los 10 desastres naturales más costosos del siglo

Martes, 19 Noviembre 2019