Lo sentimos, pero su explorador no es compatible con Marsh.com

Para una mejor experiencia, por favor actualice su navegador:

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

¿Atraerán inversores las recientes medidas anticorrupción en Latinoamérica?

Miércoles, 07 Agosto 2019

Blair Chalmers (Director de Marsh & McLennan Insights) y Gianleo Frisari (Economista de Cambio Climático en el BID)/Brink News.

La brecha crónica en la calidad y cantidad de infraestructura en Latinoamérica requiere un cambio de régimen, y uno que priorice la movilización de inversores privados.

Los datos muestran que, durante la última década, el sector privado ha sido en gran medida más activo en Latinoamérica, especialmente en Brasil, México, Colombia y Perú, que en otros países con condiciones económicas básicas comparables. Desafortunadamente, la inversión privada en infraestructura de la región se ha desacelerado en los últimos años: después de 2014, los niveles de inversión en infraestructura de fuentes privadas y públicas disminuyeron en comparación con los años anteriores.

En el reciente informe, “Financiar con transparencia: Aumentar la inversión privada en infraestructura en Latinoamérica”, realizado por Marsh & McLennan Insights y el Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo, argumenta que mejorar la transparencia de la entrega y el financiamiento de la infraestructura no solo puede aumentar la sostenibilidad, sino también el financiamiento en infraestructura.

Perseguido por la corrupción

Los problemas de gobernanza en Latinoamérica han recibido atención mundial  en los últimos años. En el Barómetro Global de la Corrupción de Transparencia Internacional de 2017, más de la mitad de los encuestados en la región lamentaron que sus gobiernos no abordaran la corrupción, y casi dos tercios de los encuestados sintieron que la corrupción había aumentado.

Después de una serie de sacudidas políticas, los gobiernos de la región están tomando medidas cada vez más activas para abordar los problemas de corrupción, recuperar la confianza y restaurar proyectos prometedores de infraestructura para los inversores.

Entre 2016 y 2018, cada uno de los seis mercados de inversión en infraestructura más grandes de la región, el "LAC6" (Brasil, México, Colombia, Argentina, Perú y Chile), aprobó una ley de denuncia de irregularidades o una importante ley anticorrupción en el nivel federal para combatir los sobornos. Más allá de esto, se han tomado medidas en toda la región para fortalecer la transparencia y la independencia de las instituciones políticas y financieras. Brasil y Perú han aprobado leyes que exigen programas de capacitación o cumplimiento anticorrupción para empresas, mientras que México y Colombia han celebrado acuerdos internacionales que incluyen disposiciones para la lucha contra la corrupción.

Algunos países están intensificando medidas

Para garantizar que sus medidas anticorrupción se traduzcan en inversiones, los líderes de la región están trabajando para establecer una sólida cartera de proyectos y un entorno de inversión atractivo con mercados de capital activos. Brasil, por ejemplo, ha dado el paso impresionante de ordenar que su banco nacional de desarrollo, BNDES, reduzca su importancia en los mercados de préstamos del país, abriendo oportunidades para una mayor participación del sector privado a través de los mercados de capitales nacionales. Colombia y Argentina también han aprobado reformas significativas para desbloquear el acceso a ciertos tipos de capital que anteriormente estaba excluido del espacio de infraestructura por regulación.

A pesar de este progreso prometedor, los problemas de gobernanza siguen siendo una preocupación seria para los inversores que miran la infraestructura de la región: en una encuesta reciente del Grupo Mercer-BID de inversionistas institucionales con respecto a la inversión en infraestructura en LAC, los dos “acuerdos” más destacados riesgos de ruptura identificados por los encuestados fueron riesgos de gobernanza y riesgos políticos/regulatorios.

Una participación exitosa de los inversores en la infraestructura de la región requerirá cambios de paradigma en tres áreas clave: en el enfoque que utilizan para identificar y analizar las inversiones en infraestructura; en el panorama institucional en el que invierten; y en los instrumentos que implementan para mitigar o transferir riesgos no deseados.

La sostenibilidad puede reducir el riesgo

Es posible que los inversores reduzcan el nivel de riesgo de una inversión o cartera individual al seguir un enfoque de inversión que realmente pueda clasificarse como sostenible.

El BID ha definido la sostenibilidad como aquellos proyectos de infraestructura sostenible que se planifican, diseñan, construyen, operan y desmantelan para garantizar la sostenibilidad económica y financiera, social, ambiental e institucional durante todo el ciclo de vida del proyecto.

Los inversores privados, patrocinadores y desarrolladores que planifiquen y entreguen infraestructura verdaderamente sostenible, experimentarán reducciones en el riesgo de gobernanza, el riesgo ambiental, el riesgo social, el riesgo de demanda/operación y el riesgo de construcción/finalización de sus proyectos. A cambio, esto proporcionará un elemento de mitigación contra el riesgo político y regulatorio, ya que los proyectos altamente alineados con las políticas y prioridades de los países, así como el apoyo al desarrollo sostenible y las comunidades locales serían percibidos como menos vulnerables a la volatilidad política.

Evaluar el panorama institucional

Los inversores privados podrían mejorar la gestión de la gobernanza y los riesgos políticos centrándose en la capacidad institucional de los países en los que invierten. Una herramienta para este objetivo es Infrascope, un índice de evaluación comparativa encargado por el BID que evalúa la capacidad de los países para implementar alianzas público-privadas que sean sostenibles y eficientes. De hecho, el puntaje promedio de los países de LAC (58) es ligeramente más alto que el promedio global (56); sin embargo, sus puntajes se retrasan en las categorías de "marco institucional" y "clima de inversión".

Además, los inversores podrían premiar a los países que son transparentes y compartir públicamente depósitos de información sobre proyectos actuales y la cartera a largo plazo: Proyectos México y Projeto Crescer en Brasil tienen como objetivo aumentar el acceso a la información para inversores nacionales e internacionales mediante la canalización de documentos e información de proyectos en un repositorio único y siguiendo el desarrollo de proyectos.

Asegúrese de tener el instrumento adecuado

Cuando se trata de hacer que los proyectos sean lo más rentables posible, seleccionar los instrumentos financieros y de transferencia de riesgos adecuados para los proyectos en la región es una decisión tan importante para los inversores como elegir el enfoque correcto o identificar la inversión habilitante.

Existe una gama de instrumentos que pueden transferir o compartir riesgos de inversión y aumentar la confianza de los inversores, incluidos instrumentos financieros de coinversión, esquemas de mitigación de riesgos (como garantías) y productos de seguros (como seguros de riesgo político). Entre los instrumentos con el mayor potencial para la movilización de capital privado, los bonos B son instrumentos financieros de coinversión emitidos por compañías de proyectos de infraestructura (vehículos de propósito especial) y estructurados por el BID Invest.

Señales de esperanza 

A pesar de un panorama desafiante, las bases establecidas por varios gobiernos de LAC6 han creado un renovado interés por parte de los inversores en la región y en todo el mundo: una mayor transparencia y visibilidad de la cartera de proyectos junto con más instrumentos financieros están permitiendo a los inversores institucionales un mayor acceso a proyectos locales a niveles aceptables de riesgos

Sin embargo, no hay lugar para la complacencia: un período de estabilidad política, legal y regulatoria aún debe seguir los cambios recientes para garantizar que la esquina realmente se haya doblado.