El cierre del Canal de Suez expone los riesgos de la industria marina

El encallamiento del mega-buque Ever Given en el Canal de Suez presenta un desafío que puede no resolverse rápidamente, lo que dificulta el tráfico marítimo mundial en un momento en que las cadenas de suministro aún se están recuperando de las interrupciones relacionadas con la pandemia de COVID-19.

El Canal de Suez maneja el 12% del comercio mundial

El Ever Given, un buque portacontenedores registrado en Panamá y construido en 2018, es uno de una nueva clase de portacontenedores extremadamente grandes. Su encallamiento el pasado 23 de marzo de 2021 ha inspirado el interés de los medios de comunicación en todo el mundo, y ha expuesto la fragilidad de las cadenas de suministro globales. En 2019, los buques portacontenedores (de todos los tamaños) transportaron aproximadamente US$4 millones de millones en mercancías. El más grande de estos barcos mide 400 metros de largo y 59 metros de ancho, y es capaz de transportar hasta 24,000 cajas de unidades equivalentes a 20 pies (TEU) en cada viaje. La concentración de riesgo es clara.

Según una variedad de informes de los medios, el Ever Given fue arrastrado por fuertes vientos y se atascó en las orillas y bloqueó el Canal de Suez cerca de su extremo sur. Aproximadamente el 12% del comercio mundial utiliza el canal en una serie de convoyes diarios hacia el norte y hacia el sur, que transportan cerca de US$10 mil millones en bienes por día, según varias fuentes públicas. La Autoridad del Canal de Suez suspendió temporalmente la navegación en el canal el 25 de marzo.

Al momento de escribir este blog, los intentos iniciales de liberar el barco y desbloquear el canal para el resto del tráfico no han logrado desalojar el barco, y según varios informes, esto puede llevar algún tiempo.

Muy pronto para conocer los detalles de posibles reclamaciones de seguros

Es demasiado pronto para conocer el alcance de las reclamaciones de seguros que se derivarán de la varada del barco o del bloqueo del canal. Es obvio que las demoras en que las mercancías lleguen a sus destinos previstos, incluso mediante el uso de rutas alternativas, impondrán costos adicionales, que deben tenerse en cuenta en la planificación del financiamiento de riesgos

"Estamos respondiendo numerosas preguntas de clientes preocupados sobre una amplia gama de problemas de seguros que surgen del bloqueo del Canal de Suez", comentó el Capitán Abhijit Naik, jefe de la práctica Marítima de Marsh JLT Specialty en el Medio Oriente y África del Norte. "Existe una gran incertidumbre en este momento, mientras que los propietarios de barcos y carga consideran sus planes de contingencia y rutas alternativas".

Algunos productos de seguros pueden, en determinadas circunstancias, ayudar a mitigar los riesgos. Varias aseguradoras ofrecen cobertura por demora marítima. A menudo es posible, en el momento de la colocación inicial del riesgo, tener dicha cobertura para incluir un conjunto más amplio de eventos en caso de que la exposición a las consecuencias de un bloqueo físico a lo largo de la ruta afecte negativamente a su negocio.

Además, algunas empresas podrían enfrentar posibles responsabilidades si no pueden cumplir con sus responsabilidades contractuales de entrega de manera oportuna. Eventos como el encallamiento del Ever Given destacan que tal incumplimiento puede ser inesperado y estar fuera del control de la empresa.

Para el barco y su carga hay una variedad de consideraciones que incluyen, entre otras:

  • El riesgo para el propio barco, como posibles daños en el casco.
  • La naturaleza de sus cargas, como alimentos y medicinas sensibles, y la capacidad de mantener la temperatura y otros controles ambientales.
  • Los detalles del salvamento requerido, por ejemplo, ¿será necesario aligerar el barco?
  • La complejidad y escala de las posibles reclamaciones de avería gruesa.
  • La cuestión fundamental de qué provocó que el barco encallara.

Es posible que los reclamos más importantes surjan de los barcos que están atrapados en el canal o que no pueden avanzar debido al bloqueo. Las reclamaciones por pérdidas económicas puras son legalmente complejas y la cuestión del foro apropiado será clave. ¿Puede el barco limitar su responsabilidad según las leyes aplicables? Todas estas preguntas serán clave para evaluar el alcance final de la responsabilidad del buque.

El Canal de Suez es uno de varios cuellos de botella económicos mundiales

Todavía es pronto, al momento de escribir este texto, para evaluar las consecuencias económicas en caso de que el canal de 193 kilómetros permanezca cerrado durante un período prolongado. Pero cada día que el Canal de Suez se bloquee al tráfico, habrá un aumento en el número de barcos que viajan entre Europa y Asia que tendrán que fondear y esperar a que se desbloquee el canal u optar por cambiar de ruta. Viajar por Sudáfrica agregaría hasta 10 días al viaje, lo que agregaría costos adicionales de combustible significativos y aumentaría la exposición a la piratería conocida y las áreas políticamente inestables en el extremo sur del Mar Rojo y frente a la costa de África occidental y el Golfo de Guinea.

Canales como los de Suez y Panamá, el Estrecho de Ormuz y el Estrecho de Malaca son puntos de estrangulamiento conocidos para la economía global. Cuando alguno de ellos se bloquea, ya sea por accidentes o eventos políticos deliberados, se produce un efecto grave en toda la industria del transporte marítimo y más allá.

El Canal de Suez ha sido bloqueado antes: a raíz de la Guerra de los Seis Días de 1967 en el Medio Oriente, las autoridades egipcias bloquearon deliberadamente el canal en junio de ese año. Permaneció cerrado durante ocho años, al final de los cuales los países europeos casi habían comenzado a racionar la gasolina para los automóviles.

La Unión Internacional de Salvamento (ISU) ha advertido durante algunos años que la industria de salvamento está mal equipada para manejar accidentes que ocurren en el mar y que involucran a embarcaciones tan grandes como el Ever Given. Descargar y aligerar barcos tan grandes para que sean más fáciles de salvar, en este caso simplemente para moverlos, presenta desafíos considerables.

En 2016, un evento similar ocurrió en el Río Elba en Alemania, en los accesos al puerto de Hamburgo cuando el CSCL New Orleans, otro gran buque portacontenedores, se atascó. Finalmente se liberó mediante el empleo de dragas para eliminar la tierra que lo rodeaba.

Gestionar dichos riesgos y mitigarlos con un seguro requiere una consideración cuidadosa. Recomendamos ampliamente a nuestros clientes que consideren estos riesgos y hablen con sus contactos habituales de Marsh para discutir este asunto más a fondo.

Image placeholder

Stephen Harris

Vicepresidente sénior, asesor técnico, marítimo y de carga

  • United Kingdom