Lo sentimos, pero su explorador no es compatible con Marsh.com

para una mejor experiencia, por favor actualice su navegador:

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

Riesgos de concentración: una debilidad creciente para los gerentes de riesgo

 


Por James E. Dezell, Senior Vice President, Trade Credit Division for Marsh/Brink News

Es una tendencia que ocurre en una bastantes industrias como ciencias de la vida, publishing, productos electrónicos y mejoras para el hogar (entre otras). El pasivo más importante que una empresa tiene no es un nuevo almacén, no es la exposición cibernética, no es necesariamente programas de compensación de los trabajadores. Se trata de los saldos de cuentas por cobrar que una empresa tiene con sus clientes clave o en determinados países extranjeros.

El riesgo asociado a esto ocurre si un cliente importante (o un país) no puede pagar lo que se adeuda debido a problemas financieros o conflictos políticos.

Hace treinta años, un fabricante de herramientas eléctricas contaba con 400 clientes activos: ahora tienen menos de 50. Dos de sus principales clientes representaban el 85% de sus ventas, y pueden deber a la compañía de herramientas de poder más de 200 millones de dólares en un momento dado.

No es poco común o inusual para las compañías farmacéuticas importantes que empresas como CVS o Walgreens les deban más de US$700 millones por mes. Empresas como BestBuy, Walmart o Amazon pueden tener deudas hasta de US$1 billón con algunas firmas electrónicas de consumo. Estas debilidades pueden ser asombrosas.

Factores que amplifican el riesgo

Las consolidaciones de la industria, la intensa competencia y el cambiante panorama de la venta al por menor en Estados Unidos, desde un enfoque tradicional de tiendas hasta una tendencia de comercio digital, han amplificado el tema. Los aspectos físicos de las tiendas de algunas industrias se han ido convirtiendo poco a poco en monopolistas (como el segmento de la electrónica de consumo), duopolistas (como las grandes mejoras en el hogar) o en los oligopolios (las cadenas de farmacias) en los últimos 20 años. Debido a que todas estas áreas ahora tienen competencia en línea global, hay menos escrutinio de esta tendencia.

Los riesgos de concentración no necesariamente tienen que ser para otras empresas. También pueden ocurrir en las exportaciones destinadas a uno o dos países específicos. Un procesador de alimentos tenía más del 70% de sus exportaciones enviadas a México. Otro grupo de alimentos incurrió en grandes pérdidas cuando una gran parte de sus exportaciones fueron a Ucrania, y no pudieron sacar su dinero del país debido a la creciente lucha política.

Debido a que las cuentas por cobrar son más de un riesgo de balance (a diferencia de un riesgo de propiedad, accidente o trabajo), los empresarios, los directores financieros y los gestores de crédito suelen tener más información y visibilidad que los gerentes de riesgo. Sin embargo, todas estas funciones dentro de una empresa sería prudente trabajar juntos, identificar y evaluar los riesgos de concentración que la empresa pueda tener.

Herramientas para Mitigar el Riesgo de Concentración

Una empresa también debería evaluar los métodos para protegerse de las pérdidas de deudas incobrables o riesgos políticos asociados con exposiciones significativas de cuentas por cobrar a una o dos cuentas, o en una (o unas pocas) regiones.

Existen cuatro herramientas que pueden usarse para mitigar las pérdidas que surgen en los riesgos de concentración:

Permutas de incumplimiento crediticio: Se trata de contratos que ofrecen una garantía contra el no pago de un préstamo o deuda. El vendedor de la permuta pagará al comprador en el caso de que haya un incumplimiento por parte de un tercero. Por lo general, las permutas de incumplimiento de crédito sólo pueden utilizarse cuando el deudor o la contraparte final (el tercero) se negocia públicamente o tiene deuda pública (generalmente en forma de bonos).

Contratos de compraventa: En virtud de estos acuerdos, un banco o una compañía financiera apoyará las ventas de un vendedor a un deudor particular (o un conjunto selecto de deudores) y, en caso de incumplimiento, comprará las obligaciones pendientes que este deudor tiene con el deudor proveedor. Una vez más, estos suelen estar disponibles sólo para apoyar el comercio a entidades públicas, o a una cuenta que tiene deuda negociable o bonos.

Seguro de crédito comercial: Se trata de programas de seguros que abarcan envíos y cuentas abiertas por cobrar por pérdidas generadas por la insolvencia, pagos lentos y / o eventos políticos de cuentas cubiertas. A diferencia de las permutas de incumplimiento de crédito o de los contratos de compra por cobrar, el crédito comercial puede respaldar las ventas tanto a empresas públicas como privadas. Las políticas también pueden estructurarse en las ventas internas, para las exportaciones, o como un híbrido de ambas. En las transacciones relacionadas con la exportación, el seguro de crédito comercial también puede cubrir riesgos y acontecimientos políticos relacionados con el comercio.

Programas de riesgo político: Estos programas ofrecen cobertura sobre frustración contractual y obligaciones de deuda soberana. Estas políticas pueden apoyar el capital, las inversiones, los préstamos, el equipo, la característica y los riesgos de la transferencia de la moneda que ocurren en suelo extranjero. Estos contratos normalmente cubren la confiscación, la expropiación, la nacionalización y los daños físicos debidos a la violencia política o a la contienda de cualquiera de estos bienes.

Cada una de estas herramientas ofrece mecanismos rentables para proteger lo que se ha convertido en el riesgo más grande para muchas empresas: sus concentraciones de cuentas por cobrar. Para muchas empresas, la "hinchazón" de esta exposición en particular ha aumentado en las últimas dos décadas, ya que la globalización y la consolidación han cambiado el panorama de los negocios.

Haga clic aquí para más noticias de BrinkNews (contenido en inglés)