Lo sentimos, pero su explorador no es compatible con Marsh.com

para una mejor experiencia, por favor actualice su navegador:

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

Mapa de Riesgo Político 2020: Tensiones comerciales amenazan la establidad política

 


Las empresas que operan tanto en los mercados desarrollados como en los emergentes enfrentan un panorama de riesgo político complejo y a menudo volátil en 2020. Los problemas relacionados con el comercio mundial continuarán, lo que dará como resultado una persistente incertidumbre política y económica para las empresas. Basándose en datos de Fitch Solutions, el Mapa de Riesgo Político 2020 explora el entorno de riesgo cambiante, destacando las implicaciones para las empresas que operan a nivel mundial.

  • Stable
  • 80-100
  • 70-79
  • 60-69
  • 50-59
  • <50
  • Unstable
  • No Data

 

Se espera que continúe la transición hacia un orden mundial multipolar visto en 2019, con múltiples desafíos para el multilateralismo y el libre comercio. Aunque Estados Unidos y China han alcanzado un acuerdo comercial de "fase uno", es poco probable que esto resuelva permanentemente su disputa comercial. Es probable que los dos países sigan oponiéndose estratégicamente en temas como la protección de la propiedad intelectual y el apoyo estatal para ciertas industrias. De hecho, el Informe Global de Riesgos 2020 del Foro Económico Mundial establece que: "Las confrontaciones económicas entre las principales potencias son el riesgo más preocupante para 2020".

Se espera que la rivalidad sino-estadounidense se profundice en 2020, particularmente a medida que se acerquen las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre. Se espera que la industria tecnológica emerja como un campo de batalla particular para los dos países, ya que ambos buscan reducir la dependencia tecnológica del otro. Las empresas se verán atrapadas en esta rivalidad, ya que los dos países politizan las relaciones comerciales y de inversión. La firma china de telecomunicaciones Huawei encarna estos desafíos: Estados Unidos ha aumentado la presión sobre los aliados para que no usen la tecnología de la compañía, una situación que es poco probable que cambie en 2020. Las economías a nivel mundial tendrán que elegir cada vez más entre socios tecnológicos estadounidenses y chinos.

La geopolítica dominará el entorno de riesgo en el Medio Oriente. Al momento de escribir este artículo, Irán y Estados Unidos parecen estar persiguiendo una reducción progresiva después de un brote significativo a principios de 2020, que vio el asesinato de un general iraní por parte de Estados Unidos, seguido de lanzamientos de misiles balísticos contra instalaciones estadounidenses en Irak. Sin embargo, es poco probable que la relación entre Estados Unidos e Irán mejore y genere inestabilidad en la región. Es probable que el derribo accidental de un avión de pasajeros por parte de Irán durante los recientes incidentes con la Unión Americana pueda tensar las relaciones con la comunidad internacional, mientras que los gobiernos europeos han activado formalmente un mecanismo de disputa en el acuerdo nuclear de 2015, aumentando la presión sobre su sostenibilidad. Irán puede usar sus capacidades asimétricas para tomar represalias contra los Estados Unidos, usando sus poderes para llevar a cabo asesinatos o bombardeos selectivos, incluidos ataques cibernéticos, en toda la región. Irán también puede intentar presionar a los aliados regionales de los Estados Unidos, consolidándose en el Estrecho de Ormuz, donde cualquier interrupción significativa podría afectar los suministros de petróleo y, por lo tanto, la economía global. Es probable que Irak sea el punto focal inmediato para las confrontaciones entre Estados Unidos e Irán, elevando el riesgo político en el país. Por ejemplo, un resultado del choque de enero entre Estados Unidos e Irán ha sido el aumento de los llamados dentro de Irak para que las tropas estadounidenses abandonen el país, una medida que podría contribuir a resurgir los riesgos de terrorismo en Irak.

En otros lugares, se espera que las tensiones entre Rusia y Occidente continúen en 2020. El mayor papel de Rusia en el Medio Oriente continuará, por ejemplo, a través de su apoyo al gobierno sirio. A medida que se desarrollen las elecciones presidenciales de Estados Unidos se prestará mucha atención a cualquier intento de Rusia de interferir como lo hizo en las elecciones de 2016, lo que tensará aún más las relaciones. En Europa, aunque el Reino Unido abandonó la UE el 31 de enero, su relación futura con la misma, desde la económica hasta la política y la seguridad, llevará años abordar.

Las elecciones presidenciales de Estados Unidos también son importantes en 2020. El electorado de ese país está muy polarizado, y el juicio político del presidente Trump exacerba las divisiones, a pesar de su absolución el pasado 5 de febrero.

La elección también puede estar expuesta a riesgos de falsa información en los medios.

Incertidumbre Económica

Los riesgos económicos y políticos se entrelazarán en 2020. Las tensiones comerciales continúan presentando el mayor riesgo para la economía mundial, mientras que el nuevo brote de coronavirus Covid-19 también puede interrumpir el comercio y las cadenas de suministro. El Banco Mundial pronostica un crecimiento global del 2.5% en 2020, un pequeño repunte con respecto a la estimación del 2.4% de 2019. Las disputas comerciales podrían costarle a la economía global US $700 mil millones en pérdida de producción este año, y las empresas siguen siendo pesimistas sobre las perspectivas. En la Encuesta de Percepción de Riesgos Globales 2019-20 del Foro Económico Mundial, 78% respondieron que esperaban que las confrontaciones económicas aumentaran en 2020. Los niveles de deuda global siguen siendo motivo de preocupación, y la deuda en los mercados emergentes alcanzará el 170% del PIB a fines de 2018. Los niveles elevados de deuda presentan riesgos notables para la estabilidad financiera en muchos mercados en medio de una perspectiva de crecimiento global más frágil, una tendencia hacia déficits fiscales y de cuenta corriente, una desaceleración del crecimiento de la productividad y una creciente preferencia por préstamos más riesgosos.

Al mismo tiempo, es probable que se reduzca la capacidad de recuperación a los impactos económicos en 2020. Un alejamiento del multilateralismo y la cooperación global significa que los gobiernos pueden no estar dispuestos a formar una respuesta coordinada a una crisis económica mundial, mientras que hay un margen reducido para el estímulo fiscal y monetario.

En medio de estos vientos en contra, muchos gobiernos enfrentan un difícil acto de equilibrio. Deben abordar los desequilibrios económicos a través de reformas estructurales, pero hacerlo plantea riesgos para la estabilidad social. A fines de 2019, muchos países latinoamericanos se enfrentaron a este dilema, ejemplificado por las protestas en Bolivia, Chile, Colombia y Ecuador. El núcleo de los disturbios ha sido la insatisfacción con la caída de los niveles de vida, los crecientes niveles de pobreza y los períodos prolongados de medidas de austeridad. Los riesgos de protestas no se han limitado a Latinoamérica: también se produjeron incidentes en Irak, Irán, Líbano, Francia y Hong Kong. Es probable que la necesidad de equilibrar la estabilidad social y económica continúe en 2020, elevando los riesgos políticos para las empresas que operan en varios países.

Gestionar el Riesgo

Si bien el Mapa de Riesgo Político 2020 destaca una perspectiva geopolítica y económica desafiante, hay focos de oportunidades significativas. Se espera que los mercados emergentes tengan un buen desempeño en 2020, con un crecimiento real del PIB del 4,3%, frente al 3,9% en 2019. Los mercados de África Subsahariana, Asia y más allá requieren inversiones en infraestructura de transporte, redes logísticas y activos de energía. La experiencia y el financiamiento extranjeros pueden ser críticos en el desarrollo de dichos activos.

Sin embargo, las empresas que buscan capitalizar esas oportunidades deben navegar en un entorno de riesgo complejo y dinámico. Las empresas pueden estar expuestas a riesgos políticos, como la inconversibilidad monetaria, los embargos comerciales, la incautación de activos por parte de los gobiernos anfitriones y la violencia política. Del mismo modo, los niveles elevados de deuda soberana y los fundamentos macroeconómicos debilitados elevan los riesgos de impago cuando se realizan contratos con los gobiernos anfitriones.

El seguro de riesgo político (PRI), junto con una comprensión sofisticada de los riesgos políticos que enfrenta una empresa, puede ayudar a las organizaciones a gestionar su exposición y aprovechar las oportunidades.

El mercado privado de PRI ofrece un conjunto de coberturas de crédito y riesgo político que los asegurados pueden comprar individualmente o en conjunto para crear un programa de seguro a medida. Los suscriptores ofrecen una redacción de pólizas personalizadas para cubrir el incumplimiento de los pagos de préstamos o la pérdida de inversiones de capital, activos y flujos de efectivo, causados por peligros que incluyen:

  • Abandono de activos debido a la guerra, el terrorismo y otras formas de violencia política.
  • Daño físico a los activos debido a la violencia política, incluida la guerra, y las pérdidas resultantes de los ingresos del negocio.
  • Confiscación, expropiación, nacionalización y privación de activos físicos o inversiones de capital.
  • Desinversión forzada de inversión extranjera por orden del gobierno local del inversionista.
  • Cancelación ilícita por parte del gobierno de permisos, licencias o concesiones.
  • Frustración o cancelación del contrato debido a incumplimiento por parte del gobierno u otros actos gubernamentales.
  • Bloqueo de los flujos de efectivo transfronterizos debido a la inconvertibilidad de la moneda y la no transferencia.
  • Restricciones de exportación / importación, que causan pérdidas en las transacciones comerciales.
  • No honrar un laudo arbitral por parte de una entidad gubernamental (incumplimiento de contrato).
  • Falta de pago de la deuda por parte de una entidad privada.

En medio de condiciones geopolíticas dinámicas y de incertidumbre económica, el apetito de las aseguradoras por el riesgo político es fuerte. El mercado del PRI ha desarrollado una profundidad considerable en los últimos años, y la capacidad de seguro disponible nunca ha sido mejor.

Las empresas pueden encontrar posibles soluciones a varios aspectos del riesgo político a través de tres mercados relacionados, pero distintos.

Además del mercado PRI descrito anteriormente, las empresas pueden cubrir la seguridad asociada y los riesgos de las personas a través de la cobertura de violencia política y terrorismo, así como el seguro de secuestro y rescate.

Panoramas Regionales

Europa

Tras la salida del Reino Unido de la UE el 31 de enero, el enfoque se centrará en las negociaciones sobre su futura relación con Europa.

El período de transición finalizará en diciembre de 2020, y la presión para alcanzar un acuerdo comercial aumentará durante todo el año. La UE buscará compensar el impacto financiero del Brexit buscando mayores contribuciones de los miembros a su presupuesto, mientras que la nueva Comisionada Europea, Ursula von der Leyen, buscará lanzar planes para un "Acuerdo Verde" europeo en 2020.

En Grecia, el partido de extrema derecha Nueva Democracia aseguró una mayoría en las elecciones de julio de 2019, lo que le permite avanzar con una agenda pro-empresarial y mejorar la posición fiscal del país, aliviando las relaciones con los acreedores. Como resultado, Fitch Solutions aumentó el índice de riesgo político a corto plazo (STPRI) de Grecia de 61.0 a 65.2, una de las mayores mejoras en Europa. Un puntaje STPRI más alto representa una mayor estabilidad política y es una pieza del puntaje general del índice de riesgo político de Fitch Solutions.

En Italia, la coalición entre el Partido Demócrata y el Movimiento Cinco Estrellas se verá afectada en 2020, ya que los partidos tienen puntos de vista divergentes sobre muchos temas. Su coalición de conveniencia, diseñada para evitar una elección rápida y marginar al partido de la Liga, puede ser de corta duración. La coalición enfrentará presión antes de un referéndum sobre la reforma parlamentaria y las negociaciones sobre el futuro de la acería de Ilva.

Europe: The UK saw the region’s largest increase in short-term political risk score.

 

Norteamérica

La política estadounidense en 2020 se centrará en las elecciones presidenciales de noviembre, que probablemente reflejarán un electorado altamente polarizado.

La formación de políticas se ralentizará a medida que ambos partidos miren hacia las elecciones y el juicio político contra el presidente Trump profundice las divisiones políticas, que ya son evidentes en el control dividido del Congreso.

Mientras tanto, es probable que las tensiones entre Estados Unidos y México disminuyan en 2020. Ambos países aprobaron el Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá, el sucesor del TLCAN. Dado que Canadá también espera firmar el acuerdo en breve, su implementación puede aliviar las preocupaciones entre las empresas sobre la interrupción de la cadena de suministro en Norteamérica. Sin embargo, los riesgos siguen siendo elevados en México. El presidente Andrés Manuel López Obrador mostró pragmatismo económico en 2019, pero los vientos en contra pueden empujarlo hacia políticas cada vez más populistas en 2020.

Latinoamérica y El Caribe

El riesgo político ha aumentado en varios países de Latinoamérica, ya que los gobiernos encuentran cada vez más difícil equilibrar las reformas económicas y la estabilidad social. A fines de 2019, se produjeron protestas antigubernamentales desestabilizadoras en Colombia, Chile, Ecuador, Haití y Bolivia. Los incidentes fueron notables debido al nivel de violencia que ocurrió en algunos casos.

En Chile, uno de los entornos operativos más estables de Latinoamérica, Fitch Solutions disminuyó el puntaje STPRI de 74.8 a 66.7, la mayor reducción en la región y el tercero más grande a nivel mundial. Se espera que los disturbios dejen la economía un 4,5% más pequeña a fines de 2020 de lo que se había proyectado antes de las protestas. En 2020, el gobierno del presidente Sebastián Piñera implementará un paquete de gastos de US$5.5 mil millones de dólares, y buscará reformas constitucionales en un intento por sofocar las protestas.

Aunque los factores desencadenantes de las protestas son exclusivos de cada país, muchos de los impulsores subyacentes (prestación de servicios deficiente, reformas económicas, niveles de vida más bajos y desigualdad) permanecerán en 2020, lo que hace posible nuevas protestas. Los desafíos fiscales limitarán la capacidad de los gobiernos para responder a las demandas de los manifestantes.

El entorno político de Bolivia seguirá siendo precario en 2020, luego de la renuncia del presidente Evo Morales en noviembre de 2019 en medio de acusaciones de fraude electoral. Nuevas elecciones a principios de 2020 pueden ser un punto crítico entre los partidarios de Morales y la emergente centroderecha del país. Es poco probable que la crisis política de Venezuela se resuelva en 2020. La figura de la oposición, Juan Guaidó, ha tenido problemas en su objetivo de destituir al presidente Nicolás Maduro del poder, a pesar de ser reconocido como presidente por 50 países.

En Argentina, 2020 proporcionará claridad sobre las prioridades políticas del presidente Alberto Fernández, ya que los inversores siguen recelosos de un posible retorno al intervencionismo estatal en la economía. En medio de una recesión económica, una alta inflación y una depreciación de la moneda, se espera que Fernández comience las renegociaciones de la deuda. Por el contrario, es probable que Brasil continúe con las reformas económicas favorables para los inversores, aunque las elecciones municipales en octubre de 2020 pueden retrasar el progreso.

Latin America: Chile saw largest change in short-term political risk score.

 

Asia/Pacífico

Hong Kong experimentó el segundo mayor deterioro en el puntaje de STPRI a nivel mundial, ya que el territorio fue acosado por meses de protestas violentas y disruptivas, que tensaron la relación de Hong Kong con China continental. Es poco probable que el gobierno satisfaga las demandas de los manifestantes en 2020, y si los disturbios continúan, existe un riesgo creciente de intervención militar china en Hong Kong.

Los riesgos políticos también están aumentando en la India. La Ley de Enmienda de Ciudadanía provocó protestas a partir de diciembre de 2019 y puede generar disputas entre los gobiernos estatales y centrales de la India en 2020, desafiando la autoridad del primer ministro Narendra Modi.

El progreso en la desnuclearización en la península coreana será lento a medida que las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte hayan llegado a un punto muerto, luego de un acercamiento en 2018. Corea del Norte será cautelosa para mantener la buena voluntad personal entre su líder Kim Jong-Un y el presidente Trump, pero será reticente a renunciar a su programa de armas nucleares a cambio del alivio de sanciones.

Asia/Pacific: Hong Kong saw the region’s largest change in short-term political risk score.

 

Medio Oriente

Es probable que las relaciones entre Estados Unidos e Irán dominen el panorama de riesgos en 2020. Si bien no se espera que ninguna de las partes busque una confrontación militar directa, es posible una escalada involuntaria. Irán puede usar sus representantes en la región para aumentar la presión sobre la Unión Americana y sus aliados del Estado del Golfo, con Irak como un posible punto focal de actividad.

Son posibles asesinatos selectivos, ataques a bases militares y / o infraestructura energética crítica, mientras que Irán también puede intensificar su actividad en el Estrecho de Ormuz, generando riesgos para el envío comercial. El Plan de Acción Integral Conjunto se verá sometido a una mayor presión en 2020, después de que los estados europeos activaron un mecanismo de resolución de disputas en enero de 2020. La economía de Irán también luchará frente a las estrictas sanciones de Estados Unidos, lo que provocará protestas.

En otras partes de la región, el progreso tentativo hacia un alto el fuego en Yemen parece posible a medida que Arabia Saudita avanza hacia la reducción de la escala, reduciendo los ataques aéreos y entablando conversaciones con los rebeldes hutíes. Sin embargo, una resolución permanente es poco probable en 2020. En el otro conflicto importante de la región, el presidente sirio Bashar al-Assad consolidará los logros territoriales logrados en 2019, con el apoyo de Rusia, haciendo improbables las negociaciones de paz con la oposición.

Middle East: Little change in Middle East short-term political risk scores.

 

África

En medio de una perspectiva global desafiante, se espera que África tenga un buen desempeño económico en 2020. El Fondo Monetario Internacional pronostica que el crecimiento en África Subsahariana se acelerará al 3.5% en 2020/21, frente al 3.3% en 2019. Sin embargo, los riesgos a la baja provienen de la creciente carga de deuda soberana del continente.

Los estados de África occidental tendrán dificultades para gestionar los riesgos de seguridad en 2020, a medida que los militantes islamistas aumenten la actividad en el Sahel. En 2019, las muertes en la región debido a conflictos armados alcanzaron su cifra más alta desde 2012, ya que los grupos armados aprovecharon las fronteras porosas y las instituciones regionales débiles. En enero de 2020, en una señal de la escalada de violencia, 89 soldados nigerinos fueron asesinados en un solo ataque militante. La inseguridad continuará en 2020, a pesar de una mayor cooperación en seguridad y las promesas de más tropas francesas.

Además, las elecciones en Togo, Costa de Marfil, Guinea, Burkina Faso y Malí podrían generar inestabilidad política. En las elecciones generales de octubre de 2020 en Costa de Marfil, los candidatos ya han invocado divisiones regionales norte-sur, lo que aumenta el riesgo de violencia relacionada con las elecciones.

La economía más grande de África, Sudáfrica, tendrá dificultades para impulsar significativamente su desempeño económico en 2020, a pesar de un plan de recuperación económica del gobierno, mientras que los pasivos contingentes para las empresas estatales siguen siendo importantes. Las divisiones dentro del gobernante Congreso Nacional Africano también pueden pesar sobre el impulso de la reforma.

Ruanda experimentó la mayor mejora en el puntaje STPRI en África, aumentando de 64.2 a 68.5. Esto refleja la posición política dominante y la estabilidad política del presidente Paul Kagame, que respalda el crecimiento económico continuo y un entorno empresarial estable.

Sudán registró el deterioro global más significativo en el puntaje STPRI, cayendo de 36.3 a 21.7. La inestabilidad política se ha disparado después de la destitución del presidente Omar al-Bashir en un golpe de estado en abril de 2019. Se alcanzó un acuerdo de transición de poder compartido entre los grupos civiles y los militares, pero las tensiones entre ambos seguirán siendo elevadas en 2020. Sigue siendo posible que los militares buscarán retrasar la transición a la democracia.

Africa: Sudan experienced significant deterioration in short-term political risk score.