El imprenscindible de los festivales: el seguro

Los festivales de música en España acogen cada año a miles de personas en casi un millar de eventos, y mueven importantes cantidades de dinero que, sin una correcta gestión del riesgo y una buena cobertura, podrían suponer grandes pérdidas. La demanda de este tipo de eventos de música en directo aumenta año tras año y, según datos de la Asociación de Promotores Musicales de España (APM), en 2017 facturaron 269,2 millones de euros, cifra récord tras cuatro años consecutivos de crecimiento.

La celebración de estos eventos multitudinarios es susceptible a siniestros ya que el número de personas que se ven afectadas en este tipo de actos es muy elevado y, debido a esta magnitud y a la precisión necesaria en su organización, tienen más posibilidades de sufrir complicaciones y amenazas que pongan en peligro el desarrollo del acto o la seguridad de los espectadores. Estas situaciones pueden llegar a darse por motivos muy diversos desde la cancelación por parte del artista, hasta un incendio en las instalaciones o fallos técnicos de última hora.

Por ello, estos actos requieren una evaluación de los riesgos y una planificación adecuada, con el fin de analizar así el nivel de vulnerabilidad que existe y cuáles son las soluciones correspondientes. Además, los organizadores e implicados en el desarrollo del evento deben tener claro cuáles son sus roles para que, en caso de que ocurra un desastre, puedan mitigar o reducir sus daños y consecuencias. Cabe destacar que los seguros para este tipo de eventos pueden cubrir los gastos del evento o incluso el beneficio perdido por cancelación.

Algunos de los siniestros más frecuentes en este tipo de eventos son:

  1. Daños a terceros: Los daños materiales y, principalmente, personales causados a terceros son frecuentes en este tipo de eventos. Por ello, es importante contar con un seguro de Responsabilidad Civil (RC), que, entre otras coberturas, contempla las responsabilidades frente a los propios asistentes y los ampara, y por ello es uno de los más necesarios en este tipo de actos. Los daños al recinto (instalaciones, césped en un campo de fútbol) también son de los más frecuentes debido al gran número de asistentes y la probabilidad de que surja algún tipo de incidente. En España es obligatorio contar con una póliza de RC en caso de ser promotor u organizador en estos eventos.
  2. Condiciones atmosféricas adversas: En los eventos que se celebran al aire libre puede darse el caso de que se cancelen debido a fenómenos climáticos adversos.  Es recomendable estar al tanto del pronóstico del tiempo para el día en el que tendrá lugar la celebración del evento. Si cabe la posibilidad de que vayan a darse condiciones meteorológicas que imposibiliten su realización, se deben tomar medidas de antemano para que el encuentro pueda llevarse a cabo y no tenga que suspenderse a última hora.
  3. Incomparecencia de artistas: Existen otras razones que son ajenas al acontecimiento y que pueden provocar su cancelación, como la incomparecencia de los artistas en los festivales. Algunos de los motivos podrían ser la anulación de vuelos, cierre de aeropuertos, enfermedad u otras causas personales de los mismos, como hospitalización o fallecimiento de familiares.
  4. Terrorismo y Amenaza: Siempre existe la amenaza de terrorismo en este tipo de encuentros multitudinarios ya que en los últimos años se han producido actos terroristas con frecuencia en países de Occidente y ha aumentado el nivel de alerta en estos eventos. Contar con un equipo especializado en seguridad es más que necesario para proporcionar la mayor protección posible a todos los asistentes.

Cualquier acontecimiento de gran impacto que tenga cierta repercusión y audiencia, reúne los requisitos esenciales para que aumenten sus riesgos. Por ello, es preferible analizar la situación y buscar así las soluciones, medidas de prevención pertinentes, y seguros apropiados ya que cualquier causa ajena a la organización tiene cobertura.