Sector minorista o mayorista

Los minoristas y mayoristas con operaciones minoristas se enfrentan a un panorama de riesgos en evolución, que se está acelerando debido a las implementaciones de tecnología y a las demandas de los clientes. Con las nuevas necesidades de soluciones innovadoras de transferencia y consultoría de riesgos, las empresas pueden confiar en los experimentados especialistas globales de Marsh.

El sector minorista ya se enfrentaba a un cambio generalizado antes de la pandemia de COVID-19, con cambios en marcha hacia la compra en línea y la entrega rápida. El ritmo del cambio se aceleró durante la pandemia, con restricciones gubernamentales en las experiencias de venta directa en persona y una preferencia del cliente por opciones de entrega y devolución seguras y sin contacto.

Aunque las compras digitalizadas no son en absoluto un fenómeno nuevo, el aumento de la demanda durante la pandemia ha creado desafíos imprevistos para los minoristas y mayoristas con operaciones minoristas. Las operaciones empresariales están llegando a su límite, ya que los minoristas y los mayoristas intentan adaptarse y gestionar un conjunto cada vez más complejo de riesgos, desde la ciberseguridad hasta las interrupciones en la cadena de suministro. 

Los experimentados especialistas en prácticas del sector minorista y mayorista de Marsh pueden ayudar a su empresa a prever las necesidades emergentes de gestión de riesgos e implementar estrategias para garantizar la estabilidad y la rentabilidad en una era de incertidumbre. 

Artículos relacionados

Preguntas frecuentes generales

Los minoristas se enfrentan a un conjunto de riesgos más complejo que nunca, ya que las sociedades vuelven realizar compras en persona, mientras que la demanda de minoristas en línea sigue siendo fuerte.

Dado que la COVID-19 sigue presente a escala mundial, las empresas deben enfrentarse a los riesgos relacionados con la vuelta a las experiencias de compra en persona, incluida la seguridad de los clientes y del personal, así como la rentabilidad a la luz del aumento de la utilización de las compras en línea.

Algunos de los riesgos relacionados con las compras en línea, como la ciberseguridad, existían antes de la pandemia. Sin embargo, otros, como las interrupciones en la cadena de suministro, se han convertido en un problema mucho más grande debido a las complicaciones relacionadas con el transporte marítimo y la logística, incluidos los retrasos en la obtención de mercancías a través de las fronteras internacionales.

Como mínimo, los minoristas deben tener una cobertura de responsabilidad general para protegerse frente a reclamaciones de daños al cliente. Más allá de esto, los minoristas deben considerar una póliza de propietario de negocio, que cubre su tienda, edificios comerciales y cualquier propiedad personal que pueda estar en estas ubicaciones. Por lo general, cualquier minorista con empleados que no sean el propietario también debe tener algún tipo de seguro de compensación para trabajadores, aunque esto puede variar según el país. Por último, si su negocio también está involucrado en el transporte de mercancías o en la realización de entregas, es importante tener un seguro de automóviles comerciales para protegerse frente a reclamaciones por accidentes.

Cada vez que se lleva a cabo un negocio a escala, existe la oportunidad de obtener grandes beneficios, pero también enormes pérdidas. Los mayoristas se enfrentan a un conjunto único de riesgos como parte de sus operaciones diarias. Ante todo, está la pérdida de mercancías, ya sea por robo o desastre. A continuación, está la incapacidad para obtener suministro, lo que puede afectar de manera efectiva a las empresas. Los mayoristas también pueden estar involucrados en reclamaciones de responsabilidad de productos, al formar parte de la fabricación o la distribución. Por último, se pueden emprender otras acciones legales contra los mayoristas por una serie de razones, desde la no entrega de mercancías hasta sanciones por incumplimiento de las normativas.

En primer lugar, es importante que los mayoristas consideren el seguro de responsabilidad civil general, similar al de las operaciones minoristas. Esto protege a las empresas frente a reclamaciones por lesiones u otros daños a los clientes, así como al público en general. Otras pólizas de seguro a considerar son la compensación a los trabajadores, si se requiere en una región específica, así como la cobertura relacionada con el transporte, como el seguro de automóviles comerciales, si corresponde. En el caso de que un mayorista sea responsable del envío internacional, suele ser valioso contar con una cobertura ampliada para la pérdida y la responsabilidad de las mercancías en tránsito, incluida la protección contra los daños causados a un buque o a otra forma de transporte por la propia mercancía.

Nuestros especialistas

Image placeholder

Eduardo Moyano

Director de Middle Market

  • Spain