Tecnología

El éxito de las empresas tecnológicas depende de su capacidad para aprovechar las oportunidades que presenta la innovación y, al mismo tiempo, controlar los riesgos empresariales relacionados. Los especialistas de Marsh pueden ayudarle a identificar y gestionar sus propios riesgos mediante herramientas de evaluación de riesgos, datos, análisis y tecnología líderes del sector.

La gestión de riesgos es una herramienta fundamental en el sector tecnológico, porque hay mucho en juego. Durante la pandemia de COVID-19, quedó patente la importancia que tiene la tecnología en nuestro mundo. Cuando muchas personas no podían salir de sus hogares, la tecnología permitía al mundo seguir girando en cierta medida, gracias a las capacidades de trabajo desde casa y al comercio digital, así como a las plataformas de conexión social.

El éxito en el sector tecnológico depende de la capacidad de aprovechar las oportunidades que ofrece la innovación en un mercado que cambia rápidamente y, al mismo tiempo, gestionar los riesgos asociados. Las filtraciones de datos, los fallos de equipos y software, y otros riesgos cibernéticos siguen presentes, a pesar de los esfuerzos conjuntos para reducir su impacto y otras interrupciones en el negocio.

El equipo global de Prácticas tecnológicas de Marsh puede ayudar a su empresa a evaluar los riesgos, priorizar lo que es más importante para usted y trabajar juntos para ayudarle a gestionar y mitigar sus exposiciones.

Preguntas frecuentes generales

Las empresas tecnológicas se enfrentan a una serie de riesgos, que van desde la ciberseguridad y las filtraciones de datos hasta la competencia del sector, la interrupción del negocio digital, la resiliencia de TI e incluso la obsolescencia, a medida que la implementación de la inteligencia artificial se hace más común. Estos dos primeros riesgos, la ciberseguridad y la competencia, son quizás los más apremiantes para las empresas tecnológicas en estos momentos. La competición por la cuota de mercado está impulsando un rápido ritmo de innovación, y las nuevas tecnologías a menudo salen al mercado antes de que se identifiquen y se aborden todas las posibles vías de compromiso (como la piratería informática). Por desgracia, esto puede permitir a individuos sin escrúpulos explotar productos y servicios bien intencionados para su propio beneficio. Las filtraciones de datos pueden tener graves consecuencias tanto para las empresas como para los consumidores, lo que crea la necesidad de una planificación estratégica de la gestión de riesgos.

Además del seguro habitual para los empleadores, incluida la póliza de pérdidas y responsabilidad del propietario de una empresa y la compensación a los trabajadores, cuando corresponda, existen varias coberturas únicas que las empresas de software podrían considerar.

En primer lugar, el seguro de responsabilidad cibernética, que puede ayudar a pagar los esfuerzos de recuperación tras una filtración de datos y los honorarios de abogados asociados. El siguiente es el seguro de errores y omisiones, que puede ser útil en situaciones que implican reclamaciones relacionadas con el rendimiento del producto de la empresa.

Por último, otra posible consideración es el seguro de fidelidad, que se adapta a los sectores que dependen en gran medida de la propiedad intelectual. El seguro de fidelidad ofrece protección a la empresa, así como a los clientes, en caso de que un empleado divulgue información privada.

Al igual que las empresas de software, las empresas de hardware requieren, como mínimo, el mismo seguro que la mayoría de los demás tipos de negocios. Esto incluye una póliza general de pérdidas y responsabilidad de los propietarios de negocios, así como de compensación a los trabajadores, cuando corresponda, y posiblemente un seguro de automóviles comerciales, si las entregas de productos o servicios ocurren como parte de las operaciones comerciales rutinarias. Además, puede ser útil para las empresas de hardware tener cobertura para la interrupción del negocio debido a interrupciones en la cadena de suministro y protección frente a demandas relacionadas con fallos del producto. Estos planes de cobertura tienen varios nombres, en función de la aseguradora y del área del mundo, pero básicamente cumplen la misma función.

El seguro de errores y omisiones es un tipo de seguro de responsabilidad profesional que puede proteger a las empresas frente a los daños causados por reclamaciones o demandas alegando que la parte asegurada cometió un error relacionado con su prestación de servicios o productos comerciales. Entre las situaciones que podrían estar cubiertas por un plan de errores y omisiones se incluyen las que implican reclamaciones por negligencia, errores en el servicio o falsedad.

El seguro de errores y omisiones tecnológicos proporciona cobertura más allá de una póliza de errores y omisiones típica para las pérdidas financieras que podrían sufrir los clientes de una empresa como resultado de un error o fallo en el producto o servicio tecnológico que la empresa ha proporcionado. Por ejemplo, si el software de una empresa falla debido a un error de codificación y hace que el cliente de software no pueda realizar transacciones comerciales, la política de errores y omisiones tecnológicos de la empresa podría cubrir las pérdidas que sufra el cliente.

Las empresas tecnológicas, especialmente las que valora una oferta pública inicial (OPI), deben considerar su exposición a riesgos relacionados con patentes, marcas comerciales, copyrights y secretos comerciales.

En función de los términos y condiciones específicos, el seguro de propiedad intelectual puede proporcionar protección frente a:

  • Costes de defensa y daños derivados de infracciones de propiedad intelectual o reclamaciones de apropiación indebida presentadas por terceros.
  • Los costes de defensa y daños resultantes de las obligaciones contractuales de indemnizar a proveedores, socios, fabricantes de productos previos o clientes de productos derivados en caso de reclamaciones por infracción de terceros.
  • Los costes de la defensa contra intentos de terceros de cancelar o invalidar los registros de propiedad intelectual, patentes, marcas comerciales o copyright.

Nuestros especialistas

Image placeholder

Borja Esteban

Director de Telecomunicaciones, Tecnología y Medios de Comunicación

  • Spain