Entidades cautivas

Marsh, el mayor administrador de entidades cautivas del mundo, ofrece un enfoque integral de innovadoras soluciones de entidades cautivas, al ayudar a organizaciones de todos los tamaños a sortear riesgos globales complejos.

Muchos líderes que se enfrentan a tarifas de seguros más altas, a una falta de capacidad y a términos y condiciones más estrictos están explorando maneras alternativas de financiar su riesgo. Una de las más populares es a través de una aseguradora cautiva.

Una empresa cautiva puede ser una potente herramienta para que su organización tome el control completo de su riesgo y, al mismo tiempo, obtenga una mayor flexibilidad financiera y protección. Además, los excedentes generados pueden utilizarse potencialmente para financiar inversiones estratégicas en las operaciones.

En Marsh, podemos ayudar a su organización a crear un programa de seguros de cautivas que se adapte a sus objetivos estratégicos y financieros. Al combinar nuestra experiencia con análisis líderes en el sector, evaluaremos sus necesidades, formularemos recomendaciones y cuantificaremos las ventajas que el seguro de cautivas puede ofrecer a su organización hoy y en el futuro.

Marsh gestiona una de cada cuatro empresas cautivas a nivel mundial. Nos eligen más propietarios de empresas cautivas que cualquier otro administrador de empresas cautivas, por lo que puede estar seguro de que tendrá la experiencia y los recursos necesarios para gestionar el riesgo según sus propios términos y para maximizar el rendimiento de su empresa cautiva.

Preguntas frecuentes generales

El seguro cautivo es un mecanismo de financiación del riesgo en el que una empresa se asegura a sí misma frente a pérdidas futuras. En un acuerdo de seguro cautivo, el asegurado asume su riesgo internamente mediante la creación de una empresa con licencia que proporciona seguro a su organización matriz o filiales.

Al formar su propia aseguradora para protegerse frente a sus riesgos empresariales únicos, una empresa puede gestionar exposiciones a riesgos difíciles de asegurar, cubrir lagunas en su programa de gestión de riesgos y capturar primas rentables que, de otro modo, se pagarían a aseguradoras comerciales. Una entidad cautiva puede crear valor a través de beneficios financieros, estratégicos y operativos.

Las entidades cautivas se crean para mejorar la capacidad de una empresa de gestionar las retenciones y los deducibles asociados con los programas tradicionales de transferencia de riesgos. Normalmente, una empresa seleccionará proveedores de servicios, incluido un administrador de entidades cautivas, como Marsh, que puede respaldar la creación, la implementación y el funcionamiento cotidiano del programa.

De forma similar a los programas de seguros tradicionales, una entidad cautiva emite pólizas, procesa reclamaciones y sigue todas las normativas aplicables. Sin embargo, la diferencia clave es que una entidad cautiva da a su empresa matriz la opción de retener o distribuir los beneficios en toda la organización, mientras que una aseguradora tradicional retiene dichos beneficios.

Al colocar a una entidad cautiva en el núcleo del programa de gestión de riesgos de su organización, puede lograr una reducción del coste total del riesgo, estabilizar la capacidad de riesgo y obtener acceso a reaseguros.

Otras ventajas potenciales exclusivas de las entidades cautivas son:

  • Mejor enfoque de la financiación para futuras pérdidas catastróficas, como el ciberterrorismo y la responsabilidad de productos.
  • Cobertura de riesgos únicos que pueden no estar disponibles en un acuerdo de seguro tradicional.
  • Potencial para generar capital y superávit, y capacidad para financiar reclamaciones de seguros, pagando y dejando a un lado pagos de primas e inversiones de suscripción para cubrir pérdidas.
  • Capacidad para capturar datos de suscripción y gestión del rendimiento para crear una base estadística, lo que mejora la capacidad para asegurar la cobertura con las aseguradoras en términos y precios aceptables.

Un programa de seguros cautivos puede ayudar a su organización a reducir los puntos débiles tradicionales y emergentes en la gestión de riesgos. Además, al lograr un mayor control del riesgo y reducir los costes, su empresa puede mejorar la seguridad económica general y la rentabilidad.

Aunque las empresas de todos los sectores pueden disfrutar de los beneficios potenciales de un seguro cautivo, normalmente las que crean su propio programa de seguros cautivos comparten las siguientes características:

  • Exposiciones a riesgos difíciles o imposibles de asegurar en el entorno comercial.
  • Un enfoque estratégico para gestionar el riesgo, las exposiciones y el coste del riesgo en lugar de comprar seguros al precio más bajo.
  • Un compromiso para mejorar su perfil de riesgo.

Con varias estructuras únicas disponibles para su organización, puede personalizar su programa de seguros cautivos y su cobertura para adaptarlos a sus exposiciones a riesgos e iniciativas estratégicas únicas.

Para los líderes empresariales que desean crear su propio programa de seguros cautivos, hay varias opciones de estructura.

  • Entidad cautiva principal: una organización crea su propia aseguradora para asegurar solo su propio negocio y sus empleados o los de un negocio controlado (pero no afiliado), como un contrato de gestión. Este modelo es ideal para empresas más grandes que necesitan discreción adicional, confidencialidad o propiedad completa del control de riesgos. Los seguros cautivos principales representan aproximadamente el 85 %, la mayor proporción de programas de seguros cautivos.
  • Entidades cautivas de células: también conocidas como instalaciones de alquiler de célula, entidades cautivas de células protegidas (PCC, por sus siglas en inglés) y entidades cautivas de células separadas. Este tipo de programa está patrocinado por una aseguradora cautiva, para que los propietarios de negocios no tengan que crear la suya propia. Esto permite a una empresa obtener los beneficios de una aseguradora cautiva sin los costes iniciales, la inversión de capital o el mantenimiento asociados con la formación y gestión de una entidad cautiva propia.

Actualmente, las entidades cautivas de células están experimentando un importante crecimiento, ya que son más rápidas y menos costosas, y resulta más fácil acceder a ellas. Proporcionan una o dos líneas de cobertura a quienes deben enfrentarse a diferentes riesgos en células separadas.

  • Grupo de retención de riesgos (RRG, por sus siglas en inglés): los RRG solo están disponibles en EE. UU. Las empresas con necesidades de seguros similares crearán y serán propietarias de una aseguradora de responsabilidad civil para agrupar los riesgos. Esta estructura resulta útil para responsabilidades potencialmente costosas, como los riesgos de automoción relacionados con el transporte y el transporte en camión o la negligencia médica. Sin embargo, no es aplicable a los riesgos propios, como la propiedad o la compensación a los trabajadores.
  • Entidades cautivas de grupo: la propiedad de este programa de seguros cautivos se limita solo a los asegurados. La entidad cautiva existe principalmente para proporcionar una estabilidad de costes a largo plazo mayor que la que permite el mercado tradicional.

Con la opción de introducir cualquiera de estas estructuras, independientemente del sector en el que se encuentre, podría mejorar la gestión de riesgos mediante la creación de un programa de seguros cautivos propio.

Una vez que una entidad cautiva está en funcionamiento, la elaboración de informes personalizados y la comparación con otras empresas similares pueden proporcionar información sobre su programa en el contexto de su sector, tamaño de empresa o región.

La comparación ayudará a responder a preguntas importantes, como:

  • ¿Está la entidad cautiva alineada con la aceleración de nuestros objetivos corporativos?
  • ¿Cómo utilizan otras empresas similares sus entidades cautivas para ciertos riesgos?
  • ¿Cómo puede nuestra entidad cautiva responder a los riesgos emergentes?

Marsh gestiona una de cada cuatro entidades cautivas a nivel mundial. Podemos ofrecerle información que le permita mejorar la eficiencia de la entidad cautiva, identificar áreas de cobertura potencial y proporcionar recomendaciones basadas en datos a sus altos directivos.

El interés por los seguros cautivos ha aumentado rápidamente como resultado del desafiante mercado de seguros comerciales en los últimos años y de los impactos de la pandemia de los últimos meses.

Ahora, tras un año de incertidumbre económica y condiciones de mercado dinámicas, las organizaciones de todo el mundo buscan cada vez más seguros cautivos como medio para gestionar riesgos de alta gravedad y obtener una mayor flexibilidad y un mayor control sobre su coste total del riesgo. Actualmente, se calcula que hay más de 6000 cautivos en todo el mundo, y se espera que las formaciones sigan siendo altas hasta 2022.

Los seguros cautivos pueden utilizarse para asegurar tanto los riesgos tradicionales como los emergentes. Las principales líneas de cobertura incluyen propiedad a todo riesgo, accidentes, responsabilidad automovilística, compensación a los trabajadores, responsabilidad general y responsabilidad de los productos, por nombrar algunas.

Los riesgos emergentes, como la interrupción de la cadena de suministro, la interrupción del negocio o la interrupción del negocio contingente, la responsabilidad cibernética y el límite de pérdida médica, han mostrado un rápido crecimiento en los últimos años. Esto incluye los riesgos que se han vuelto difíciles de asegurar, como la responsabilidad de directores y directivos, que ayudaron a impulsar un aumento del 53 % en las formaciones de células protegidas en 2020. Para obtener más información, consulte el informe 2021 Captive Landscape (Panorama de seguros cautivos de 2021).

Aunque los seguros cautivos y los autoseguros son tipos de mecanismos de financiación de riesgos, presentan diferencias.

El autoseguro es una manera formalizada de retener todo tipo de riesgos de seguro. En lugar de transferir el riesgo a una aseguradora comercial externa, una empresa autoaseguradora reserva dinero para financiar pérdidas futuras.

Al igual que el autoseguros, los seguros cautivos son un mecanismo de financiación del riesgo en el que una empresa se asegura a sí misma frente a pérdidas futuras. Sin embargo, en un acuerdo de seguro cautivo, el asegurado crea un acuerdo más formal para protegerse frente a sus riesgos comerciales únicos mediante la creación de su propia aseguradora.

Al trabajar con un administrador de seguros cautivos experimentado, la organización puede obtener los beneficios potenciales exclusivos de un programa de seguros cautivos, incluida una mejor protección contra pérdidas catastróficas y cobertura de riesgos, que pueden no estar disponibles en un acuerdo de seguros tradicional.

Aunque los programas de seguros cautivos tienen muchos beneficios potenciales, hay algunas consideraciones importantes que pueden afectar a la decisión de la empresa a la hora de crear uno:

  • Compromisos de capital: una empresa matriz debe aportar el capital necesario para respaldar el plan de negocios de la entidad cautiva, según lo determine el regulador de seguros en el domicilio seleccionado. Aunque estos fondos se mantienen dentro del grupo consolidado de la matriz, es posible que no obtengan el mismo rendimiento que tendrían si se invirtieran en las operaciones de la matriz.
  • Coste operativo: la empresa debe tener en cuenta cualquier gasto operativo inicial y anual, como un estudio de viabilidad y una gestión continua de la entidad cautiva.
  • Compromiso de tiempo: el equipo de gestión de la empresa matriz deberá dedicar tiempo a la entidad cautiva. La creación de una entidad cautiva no es una iniciativa a corto plazo utilizada para lograr un objetivo inmediato. Se trata de un compromiso a largo plazo con una estrategia de gestión de riesgos de la organización.

Al asignar los recursos adecuados a la entidad cautiva, la organización se posicionará para lograr gradualmente un mejor control sobre las reclamaciones y los esfuerzos de control de pérdidas, así como menores costes operativos en comparación con los seguros comerciales.

Gracias a su experiencia especializada y a su experiencia global, el equipo de seguros cautivos de Marsh puede colaborar con usted para crear una solución completa adaptada a las necesidades de seguros y exposiciones a riesgos exclusivas de su organización. Mediante la comparación y los mejores análisis de datos del sector, le ayudaremos a gestionar el riesgo según sus propios términos y a obtener un mayor control del coste total de riesgo de su empresa.

Un domicilio es el lugar donde una aseguradora cautiva está autorizada a realizar negocios. Hay más de 70 domicilios cautivos en todo el mundo, pero no deje que esa cifra le abrume. Todos y cada uno de ellos se pueden agrupar en dos categorías: terrestres y marítimos. Un domicilio terrestre se encuentra dentro de un país o región de gran importancia, como EE. UU. o la UE. Un domicilio marítimo se encuentra fuera de un país de gran importancia y algunos ejemplos son las Bermudas, las Islas Caimán, Guernsey y la Isla de Man.

¿Cómo decidir cuál es el domicilio adecuado para usted? En función de sus necesidades organizativas únicas, su administrador de seguros cautivos trabajará con usted para determinar con qué domicilio tiene sentido empezar y si se deben realizar cambios con el tiempo.

Nuestros profesionales en cada domicilio pueden ayudarle a lo largo del ciclo de vida de una entidad cautiva, desde la viabilidad hasta la optimización.

Nuestros especialistas

Image placeholder

Ignacio Delgado Cid

Director de Cautivas

  • Spain