Cambio climático y sostenibilidad

A medida que organizaciones pertenecientes a todo tipo de sectores avanzan en la aplicación de estrategias centradas en el cambio climático y la sostenibilidad, se enfrentará a lo largo de ese camino a nuevos riesgos y oportunidades que tendrán que gestionar.

En la actualidad, empresas pertenecientes a todos los sectores están adaptando rápidamente sus modelos de negocio tradicionales con el fin de mejorar su sostenibilidad y reducir así su impacto en el clima. Estos logros vienen aparejados a la creciente frecuencia y mayor gravedad de eventos climáticos extremos que ponen a prueba la resistencia de las organizaciones. 

La capacidad a la hora de anticipar, valorar y gestionar los riesgos será una ventaja crítica a medida que se desarrolle la transición. En Marsh, ayudamos a las empresas a garantizar su capacidad de resistencia durante la transición, analizando para ello el entorno de riesgos en evolución, preparándonos para lo que pueda acontecer y garantizando la protección ante los nuevos tipos de riesgos.

Podemos proporcionar a su organización una perspectiva en relación con los factores medioambientales, sociales y de gobierno (ESG, por sus siglas en inglés) centrándonos en la gestión de riesgos y ofreciendo una ventaja competitiva y de carácter comercial. Juntos, seremos capaces de construir un plan proactivo con el fin de apoyar la estabilidad financiera de su propia empresa, al tiempo que ayudaremos a crear un mundo sostenible para las generaciones venideras.

Artículos relacionados

Preguntas frecuentes generales

Cada empresa se enfrenta a vulnerabilidades exclusivas asociadas a sus operaciones diarias. No obstante, el cambio climático ha acelerado el desarrollo de varios de los principales factores de riesgo en cada sector, entre los que se incluyen:

  • El factor físico: que implica incendios forestales graves, olas de calor que superan cualquier registro histórico e inundaciones intensas. El daño físico potencial del cambio climático sobre las personas, propiedades y las cadenas de suministro provoca grandes pérdidas para empresas de todo el mundo. Estos cambios naturales también dan forma a nuevos retos a la hora de gestionar el riesgo y lograr mantener la resistencia, especialmente cuando se hace mucho más difícil el hecho de obtener determinadas coberturas.
  • La transición: el proceso de adaptación a una economía con menos emisiones de carbono conducirá a la necesidad de gestionar nuevos riesgos para numerosas empresas, incluyendo cambios en las políticas, la tecnología o la confianza de los inversores.
  • La reputación: las organizaciones deberán ser capaces de identificar, dar prioridad y emprender acciones con iniciativas claras centradas en la sostenibilidad y el clima. El potencial impacto financiero y de reputación que podría implicar el hecho de no hacerlo, podría ser tan costoso como el daño físico de un evento en sí.

Las empresas deberán crear una estrategia y un programa de gestión de riesgos proactivos que aborde cada uno de estos riesgos, ya que la mayoría de ellas experimentarán el impacto de estos tres factores en los próximos años.

Cada vez en mayor medida, las aseguradoras valoran tanto la sostenibilidad (calificación respecto a ESG) de sus asegurados, como sus compromisos con la transición, en la misma medida que buscan reducir las emisiones en sus carteras de seguros. Para algunas empresas en concreto, esto puede dar lugar a un acceso restringido a la transferencia de riesgos, mientras que en el caso de otras podría dar lugar a una mejora de los términos. Una consecuencia adicional sería la innovación de productos con el fin de apoyar a los asegurados a la hora de reconstruirse mejor después de una pérdida y fomentar el reconocimiento de nuevas exposiciones.

Independientemente de su sector, es posible que tenga que considerar las siguientes implicaciones en materia de seguros: 

  • Responsabilidad de los directivos y administradores (D&O): el hecho de no adaptarse a los factores de riesgo asociados con el cambio climático, podría dar lugar a que tanto directivos, como administradores sean objeto de acciones por parte de los accionistas por incumplimiento de obligaciones o pérdida del valor de las acciones. La gestión de esta vulnerabilidad será especialmente crítica para aquellos sectores con un alto consumo de carbono.
  • Propiedad: ante incendios forestales generalizados, inundaciones y otros eventos climáticos graves, las organizaciones deben planificar de forma proactiva la pérdida o daño sobre los activos físicos. 
  • Interrupción de la actividad empresarial: la interrupción de la actividad empresarial, especialmente para clientes y proveedores, podría ser cada vez más frecuente a medida que aumentan los riesgos relacionados con el clima. La planificación frente a la interrupción de la actividad empresarial debería extenderse a cierres y pérdidas relacionados con eventos tales como el calor, la sequía y las inundaciones.

Aunque los activos que cada organización debe considerar en su enfoque de la gestión de riesgos en cuanto al cambio climático varían significativamente, una cartera completa de pólizas de seguros que incluya las coberturas anteriores puede ayudar a mitigar las pérdidas y a abordar las vulnerabilidades de riesgo en su conjunto.

Los factores ESG pueden constituir un impulsor clave del crecimiento, fomentando la resiliencia empresarial. De este modo, directivos de todos los sectores industriales se centran en iniciativas de sostenibilidad con el fin de reducir el riesgo y aprovechar las oportunidades. En la actualidad, los factores ESG deben formar parte de la estrategia corporativa e integrarse en el modelo operativo y empresarial. 

Podemos ayudarle a:

  • Preparar: las organizaciones deberán contar con una evaluación de referencia de sus operaciones actuales con el fin de apoyar la planificación de la huella de carbono cero y la elaboración de informes de sostenibilidad. Una transición óptima requerirá un enfoque integral de la gestión de riesgos que aborde el impacto resultante en el entorno, las personas y el gobierno.
  • Asegurar: una vez que los directivos conozcan su panorama de riesgos, será necesario trabajar con un socio asegurador que esté preparado para ayudar a gestionar las amenazas emergentes con nuevas ofertas de servicios de carácter innovador. 
  • Analizar: la toma de decisiones basada en datos debe impulsar todas las iniciativas de sostenibilidad. A medida que los desastres naturales aumentan su gravedad y son más difíciles de predecir, el aprovechamiento de las mejores herramientas de creación de modelos y análisis predictivo será esencial para comprender y planificar los distintos riesgos.

Para los directivos actuales, el mantenimiento de las operaciones diarias, al tiempo que se realiza la transición a procesos más sostenibles, resultará fundamental para seguir siendo rentables, estar al día en cuanto a las expectativas de los consumidores y mantenerse a la vanguardia de los cambios normativos.

En Marsh, podemos ayudarle a crear un programa de gestión de riesgos proactivo para mitigar los riesgos del cambio climático, proteger sus activos e invertir en el futuro de su empresa y en el del planeta.