Informe

Informe de Riesgo Político 2022

El Informe de Riesgo Político de Marsh se centra en tres entornos en los que incluso la más pequeña amenaza puede producir efectos planetarios: el océano, el mineral y el espacio.

Los océanos, los minerales y el espacio se cruzan con las evaluaciones tradicionales del riesgo político, que se basan en las fronteras nacionales, e impregnan por igual el campo de acción de los exportadores, los importadores y los inversores extranjeros directos. El desajuste que percibimos entre los niveles de recuperación de la pandemia del COVID-19 y las expectativas mundiales y las consecuencias del conflicto en Ucrania podría tener consecuencias directas o indirectas en todos los países, pero también en estos entornos altamente complejos.


Interactive Map

  • High risk
  • 8.1-10.0
  • 6.1-8.0
  • 4.1-6.0
  • 2.1-4.0
  • < 2.1
  • Low risk
  • No Data

Riesgo geopolítico en los océanos

Los océanos cubren más del 70% de la superficie del planeta, y más del 80% de las profundidades marinas están inexploradas. Alrededor del 44% de la población mundial vive a menos de 150 kilómetros de una costa, y el 43% depende del marisco como principal fuente de proteínas. El agua conecta a las personas a través de los barcos y su carga; las infraestructuras críticas, como los cables submarinos; y los recursos compartidos, como el marisco. Sus vías pueden estar abiertas o restringidas para las cadenas de suministro y otras conexiones. Al igual que las empresas pueden fijarse en las fronteras políticas para describir los grados de riesgo entre países y regiones, también pueden fijarse en los océanos y su riqueza como impulsores del riesgo político.

La fiebre por los minerales

Los minerales, ya sea bajo el mar o en tierra, son esenciales para la innovación y el desarrollo, proporcionando ingredientes críticos, aunque a menudo subestimados, para la civilización. La competencia internacional por los recursos estratégicos y la protección de la cadena de suministro puede desviar las inversiones hacia geografías fronterizas -o inesperadas-, como un esfuerzo por diversificar los productores tradicionales. La futura disponibilidad de materiales estratégicos como el cobalto, el cobre, el litio, el manganeso, el torio, el titanio, el uranio y el vanadio podría alterar las ya frágiles cadenas de suministro mundiales. De hecho, varios países ya están aplicando estrategias de adquisición agresivas que podrían aumentar la perspectiva de conflictos geopolíticos.

El riesgo aumenta en el espacio

El espacio también ha sido testigo de la reciente aceleración económica y de la exploración, ya que la búsqueda de nuevos horizontes continúa. Hay que tener en cuenta que en 2021 se lanzaron más de 1.500 satélites y que los vuelos tripulados a Marte están en un futuro previsible. Con ese progreso viene una escalada de tensiones relacionadas con el espionaje, la confrontación militar y la contaminación. La exploración y el desarrollo del espacio van de la mano de una reglamentación limitada y de una serie de amenazas muy probables y de gran impacto, pero que no se tienen en cuenta, como se destaca en el Informe de Riesgos Globales 2022 del Foro Económico Mundial. En la actualidad, el espacio parece tener cabida para todos. Sin embargo, la falta de legislación y de una gobernanza global no probada, la cantidad de chatarra espacial y la creciente probabilidad de colisiones, así como la entrada de cientos de operadores privados con intereses diversos, hacen que esta frontera esté más congestionada y sea menos manejable que incluso hace una década. De hecho, el riesgo derivado del creciente número de satélites en la órbita baja de la Tierra puede estar a punto de convertirse en un "rinoceronte gris", un suceso muy probable y de gran impacto que, sin embargo, se descuida.

Una recuperación desigual puede agravar los riesgos

La creciente demanda de acceso a los recursos de los océanos, a los minerales de importancia estratégica y al ámbito cada vez más concurrido y poco regulado del espacio aumenta el riesgo político. Esto incluye el riesgo de guerra, que aumentó en la mayoría de las regiones en 2021, según la clasificación de riesgo político de Marsh. Aunque el riesgo de guerra sigue siendo el menos valorado de los nueve peligros que analizamos, ha subido en el estudio de este año (véase figura 1).

Figura 1:

Political Risk Map 2022 — Risk Rating Average / Change by Region

Fuente: Marsh, Marzo 2022

Del mismo modo, aunque la calificación de riesgo económico global sólo empeoró en nueve países en 2022 con respecto a 2021, las divisiones dentro de los países y las regiones siguieron aumentando, alimentando el malestar social y las amenazas terroristas. No está claro si la recuperación en curso de los daños económicos de la pandemia tendrá suficiente tracción para sacar a muchos países de sus dificultades económicas. El escenario post-pandémico parece más sensible a las amenazas procedentes de diversos desencadenantes pequeños, como un virus transmitido por vía aérea, un código informático que inicie un ataque de ransomware o el efecto de un cambio de temperatura de medio grado en el medio ambiente. Del mismo modo, como la escalada de la crisis de Ucrania amenaza la seguridad alimentaria y energética, los países más dependientes de las importaciones podrían sufrir dramáticos reveses.

La aceleración de la economía mundial y las presiones inflacionistas están dejando atrás países y zonas menos resistentes desde el punto de vista social y menos eficaces desde el punto de vista institucional. Casi el 60% de las 197 jurisdicciones que analizamos experimentaron un deterioro de sus perfiles de deuda soberana, y más de la mitad presentaron un mayor riesgo de violencia interna. Este deterioro es evidente en regiones donde las brechas sociales y económicas ya eran amplias, como África y América Latina, o tras la escalada de la crisis en Ucrania, pero varias señales predictivas presagian posibles rupturas incluso en economías consideradas más resilientes, incluidas las eocnomías Tiger Cub[1]. La relativa estabilidad mostrada en las calificaciones de riesgo en el África subsahariana es especialmente alarmante porque el riesgo económico sigue siendo sustancialmente superior a la media mundial, y no se está recuperando de forma sustancial a pesar del ciclo económico mundial. Del mismo modo, una modesta recuperación económica en la región de Asia-Pacífico no se traslada a otros riesgos, como la solvencia soberana, la violencia política y el riesgo de transferencia y convertibilidad de divisas, que se han deteriorado.

Incluso después de las vacunas y los refuerzos económicos desplegados en algunas áreas, el entorno en el que operan las empresas y las instituciones financieras sigue siendo frágil; incluso una pequeña amenaza puede producir efectos planetarios. Existe una variedad de herramientas para gestionar el riesgo político y crediticio, tanto de fuentes públicas como privadas. Además de las agencias de crédito a la exportación respaldadas por los gobiernos y las organizaciones multilaterales, se ha desarrollado un sólido mercado privado de seguros de riesgo político para ayudar a los inversores y a las empresas a capear las crisis políticas y económicas. Las soluciones para protegerse de los riesgos de impago, mejorar la resistencia de la cadena de suministro y proteger a las personas y los activos en diversos países pueden implicar programas públicos, seguros privados o una combinación de ambos.

Las fronteras tradicionales entre países siguen siendo delineadores clave del riesgo político. Sin embargo, a medida que el mundo avanza en la transición energética y la digitalización -al mismo tiempo que se recupera de una pandemia mundial- merece la pena considerar el impacto de otros tipos de fronteras. La ampliación de las fronteras marítimas en las ZEE, los depósitos subterráneos de minerales estratégicos y el ámbito casi no regulado del espacio son tres entornos cuyos límites conformarán el futuro del comercio, la geopolítica y el riesgo político. Las empresas que comprendan cómo influyen estos entornos en las tensiones existentes entre países y regiones estarán mejor situadas para beneficiarse de las recompensas potenciales que encierran.

 

Descubra cómo podemos ayudar a su empresa a afrontar estos riesgos de forma proactiva, envíenos un correo electrónico a creditspecialties@marsh.com o a través de su representante de Marsh para una conversación confidencial.


[1] Tiger Cub Economies se refiere, colectivamente, a las economías de los países en desarrollo de Indonesia, Malasia, Filipinas, Tailandia y Vietnam, que intentan seguir el mismo modelo de desarrollo tecnológico y económico impulsado por las exportaciones que ya han alcanzado los países ricos, de alta tecnología, industrializados y desarrollados y los ricos centros financieros de Hong Kong, Singapur, Corea del Sur y Taiwán, a los que se ha denominado colectivamente los cuatro tigres asiáticos.

Informe

Informe de Riesgo Político 2022

Consulta el informe completo.

 

 

 

Artículos relacionados