La creciente ola de inteligencia artificial en Latinoamérica

Las empresas de comercio electrónico se han enfrentado a un enigma en Latinoamérica: ¿cómo pueden entregar paquetes en una región donde el 25% de la población urbana vive en vecindarios informales sin domicilio?

Ingrese a Chazki, una startup de logística de Perú, que se asoció con la Universidad San Pablo de Arequipa para construir un robot de inteligencia artificial para generar nuevos mapas postales en todo el país. La compañía ahora se ha expandido a Argentina, México y Chile, presentando comunidades remotas y afueras de la ciudad a las entregas en línea.

Ese es solo un ejemplo de cómo el aprendizaje automático está brindando soluciones únicas a desafíos latinoamericanos únicos. La inteligencia artificial y sus tecnologías relacionadas podrían resultar de gran ayuda para los sectores público y privado de la región. A su vez, sus responsables políticos y líderes empresariales deben prepararse mejor para aprovechar al máximo, al tiempo que se protegen de posibles inconvenientes.

El impulso económico de la IA

Latinoamérica ha sido durante mucho tiempo víctima de una baja productividad y, como era de esperarse, la pandemia de la COVID-19 está empeorando las cosas. Ahora, la inteligencia artificial es una oportunidad para que las economías de la región den un salto hacia una mayor innovación y progreso económico. La investigación sugiere que la IA agregará un punto porcentual completo del PIB a cinco de las economías más grandes de Sudamérica (Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Perú) para 2035.

La inteligencia artificial podría desempeñar un papel transformador en Latinoamérica para casi todos los sectores, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Eso significa usar IA para predecir los resultados de las negociaciones comerciales, los precios de los productos básicos y las tendencias de los consumidores, o desarrollar algoritmos para usar en fábricas, medicina personalizada, prototipos de infraestructura, transporte autónomo y consumo de energía.

Las aplicaciones de la IA en Latinoamérica ya se están convirtiendo en realidad. El Banco Galicia de Argentina, la aerolínea colombiana Avianca y la plataforma brasileña de compras en línea Shop Fácil han adoptado chatbots como asistencia virtual de servicio al cliente para ayudar a las personas. The Not Company de Chile desarrolló un algoritmo que analiza productos alimenticios de origen animal y una base de datos de 400,000 plantas para generar recetas de alternativas veganas, y la Universidad Nacional de Ingeniería de Perú construyó máquinas para detectar de forma autónoma gases peligrosos.

Espere que la tendencia continúe en el futuro cercano. Una encuesta global del MIT a altos ejecutivos de empresas en todo el mundo encontró que, a fines de 2019, el 79% de las empresas en Latinoamérica habían lanzado programas de IA. Los resultados han sido positivos: menos del 2% de los encuestados informaron que las iniciativas obtuvieron rendimientos inferiores a los esperados.

¿Pueden los robots hacer frente a los males de la sociedad?

Otro factor clave es la aceptación pública de la IA y la automatización. Hasta ahora, los latinoamericanos están a la vanguardia en la adopción del futuro, con otra encuesta reciente que muestra que el 83% de los consumidores brasileños dijeron que confiarían en el asesoramiento bancario generado por completo por una computadora, en comparación con un promedio mundial del 71%.

En una región que sufre de corrupción endémica, violencia generalizada, instituciones débiles y condiciones socioeconómicas desafiantes, los gobiernos, los legisladores y las organizaciones pueden usar la inteligencia artificial para abordar problemas críticos en la región, incluida la seguridad alimentaria, las ciudades inteligentes, los recursos naturales y el desempleo.

En Argentina, por ejemplo, la inteligencia artificial se está utilizando para predecir y prepararse para el embarazo adolescente y la deserción escolar, así como para delinear oportunidades comerciales invisibles en los barrios de la ciudad. En Colombia y Uruguay, se ha desarrollado software para predecir dónde es probable que ocurran los delitos. En Brasil, la Universidad de São Paulo está desarrollando tecnología de aprendizaje automático que evaluará rápidamente la probabilidad de que los pacientes tengan dengue, zika o chikungunya cuando lleguen a un centro médico.

La necesidad de una mejor política pública

En un momento en que el apoyo público a la democracia en Latinoamérica está flaqueando, la IA podría ayudar al rescate. Los órganos del Congreso de toda la región podrían utilizar la inteligencia artificial para impulsar la transparencia y los aportes del proceso legislativo. De hecho, Hacker Laboratory, un laboratorio de innovación dentro de la Cámara de Diputados de Brasil, está utilizando plataformas de inteligencia artificial para facilitar las interacciones entre legisladores y ciudadanos.

La IA no está libre de riesgos, por supuesto. Elon Musk dijo que la IA es la "mayor amenaza existencial" de la humanidad, y Stephen Hawking dijo que "podría significar el fin de la raza humana".

Dejando a un lado los escenarios apocalípticos, el peligro inmediato de la IA en Latinoamérica es el desempleo y la desigualdad. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) advirtió en un estudio de 2018 que entre el 36% y el 43% de los puestos de trabajo podrían perderse debido a la inteligencia artificial como resultado de la automatización. De hecho, los gobiernos de la región deben estar preparados para establecer barreras e implementar las mejores prácticas para la implementación de la IA.

Varios gobiernos de la región ya han anunciado planes de políticas públicas de IA. México fue uno de los primeros 10 países del mundo en crear una estrategia nacional de IA. Mientras tanto, Brasil lanzó un plan nacional de Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), que incluye el compromiso del país con una red de laboratorios de inteligencia artificial en áreas estratégicas que incluyen ciberseguridad y defensa. Chile se está coordinando con grupos de la sociedad civil y expertos para adoptar su propio plan de IA.

Integración regional de AI

¡Hazte a un lado, Mercosur! Los gobiernos de Latinoamérica también podrían encontrar que el aprendizaje automático fortalece los lazos regionales. Eso significa aprovechar la inteligencia artificial para procesar datos sobre los flujos comerciales y las reglas, encontrar áreas de consenso en las negociaciones multilaterales o crear algoritmos para el comercio regional. Después de todo, los modelos de IA tienen una capacidad predictiva un 300% mayor que los modelos econométricos tradicionales, según el Banco Interamericano de Desarrollo.

Más allá de los planes nacionales en competencia para la IA, los líderes latinoamericanos deberían estar elaborando una estrategia que sea específica para su región, al igual que lo está haciendo la Unión Europea. Una conclusión clave del reciente Foro Regional de la UNESCO sobre IA en Latinoamérica y el Caribe fue que "la tecnología debe desarrollarse con respecto a los derechos y valores humanos universalmente reconocidos".

En 2021, la inteligencia artificial podría generar casi 3 mil millones en valor comercial y 6,200 millones de horas de productividad en todo el mundo. Latinoamérica se está subiendo legítimamente al tren y tiene el potencial de liderar el desfile en algunas áreas.

Para aprovechar al máximo lo que podría ser una revolución de productividad transformadora para la región, los líderes gubernamentales y empresariales deben inyectar más recursos en la planificación tecnológica y la educación. La implementación de la IA debe mejorar, no acelerar, la inequidad de la región.