Alimentos y Bebidas

Desde la granja hasta el plato, Marsh colabora con empresas de alimentos y bebidas para identificar y mitigar los diferentes riesgos a los que se enfrentan.

A medida que los consumidores se vuelven más saludables, sociales y respetuosos con el medio ambiente, las empresas de alimentos y bebidas de todo el mundo están desarrollando sus modelos de negocio para satisfacer estas necesidades.

Las empresas están aumentando su adopción de la tecnología y ampliando las estructuras de la cadena de suministro para mantener la cuota de mercado, al tiempo que se enfrentan a retos como los fenómenos meteorológicos extremos, el aumento de las normativas y los ciberataques. La pandemia de COVID-19 acentuó y exacerbó muchos de estos riesgos, ya que algunas cadenas de suministro fracasaron o se redujeron enormemente.

Aunque estas tendencias en evolución conllevan riesgos significativos, también crean nuevas oportunidades. La elección de alternativas rentables de financiación de riesgos y la implementación de prácticas de gestión de riesgos que superen los estándares del sector resultan fundamentales para muchas empresas de alimentos y bebidas, especialmente cuando el capital es limitado, ya que emergen de los puntos más bajos de la pandemia y buscan capitalizar nuevas posibilidades comerciales.

Marsh ayuda a las empresas de alimentos y bebidas (desde fabricantes y procesadores hasta distribuidores, mayoristas y restaurantes) a anticiparse a los riesgos a los que se enfrentan, comprender sus impactos e implementar planes completos para mitigarlos.

Preguntas frecuentes

Algunos de los principales riesgos a los que se enfrentan las empresas de alimentos y bebidas son:

  • Riesgo cibernético: el riesgo cibernético tiene implicaciones más allá de las inquietudes con respecto a la privacidad de los clientes. Además del posible robo de datos de clientes, las empresas deben ser conscientes de los ataques de malware y ransomware que pueden paralizar las operaciones.
  • Riesgos de propiedad derivados de fenómenos meteorológicos extremos: la creciente gravedad y frecuencia de los fenómenos meteorológicos pueden dañar cultivos, cerrar instalaciones de procesamiento o interrumpir de alguna manera la cadena de suministro.
  • Contaminación del producto: la contaminación del producto puede provocar enfermedades transmitidas por los alimentos y tener efectos catastróficos, incluida la pérdida de vidas. Estos incidentes pueden dañar la reputación de una empresa y afectar a sus resultados.
  • Seguridad de los empleados: los trabajadores del sector de los alimentos y las bebidas corren el riesgo de sufrir lesiones en el trabajo debido a la utilización de grandes equipos o al trabajo en entornos de preparación de alimentos a menudo muy ajetreados. Los costes médicos, de vuelta al trabajo y de las reclamaciones tienden a ser los que más afectan al coste total de riesgo de una empresa.

Las necesidades de seguros de las empresas de alimentos y bebidas pueden variar según la ubicación geográfica, el tipo de producto y otros factores.

En muchas naciones desarrolladas, las empresas de cualquier descripción están obligadas a utilizar un seguro de compensación a los trabajadores, o un equivalente, en caso de lesión accidental o muerte de un empleado. Debido a los riesgos inherentes de trabajar en el sector de los alimentos y las bebidas, especialmente para el personal asignado a líneas de producción con equipos pesados, es fundamental que cualquier empleador proporcione este tipo de cobertura cuando esté legalmente obligado.

Otros tipos de seguros pueden incluir el seguro de responsabilidad civil general, que a veces se puede incluir en una póliza general de propietario de negocio, que incluye seguro de propiedad, seguro de responsabilidad de automóviles comerciales para el transporte relacionado con la empresa y seguro de responsabilidad de licores. En el caso del transporte o envío internacional, por ejemplo, de productos alimenticios o de producción a gran escala de bienes de consumo envasados, también puede garantizarse una cobertura de seguros más especializada.

Los seguros cibernéticos son una cobertura importante que las empresas de alimentos y bebidas deben tener en cuenta, ya que están utilizando cada vez más la tecnología en sus modelos de negocio y en sus operaciones cotidianas. Un ciberataque puede afectar considerablemente a la organización, desde la interrupción de la actividad empresarial hasta otras pérdidas financieras.