¿Qué es el movimiento Real Food y porque está arrasando como tendencia nutricional?

A lo largo de la historia de la alimentación no es extraño encontrarse con una gran variedad de casos en donde la difusión mediática y la falta de estudios con respecto al tópico alimenticio, han dado pie al esparcimiento de falsas tendencias o costumbres ligadas al consumo de alimentos. 

Sin embargo, si bien es cierto que estas falsas premisas han sido esparcidas durante años con muy pocos escrúpulos, en la actualidad múltiples movimientos sociales y científicos se han propuesto desentrañar el verdadero camino de la alimentación saludable luchando de manera directa en contra de la desinformación y el conformismo consumista de las masas.  

Es a partir de este camino de donde se origina una de las más fuertes tendencias de salud nutricional presentes dentro del abanico de propuestas de dietas saludables: El movimiento Real Food.  

¿Conoces sobre qué trata esta nueva y popular tendencia?  

El movimiento Real Food: Una opción que lucha contra la industrialización de la alimentación  

El Realfooding, el nuevo movimiento creado por el dietista y nutricionista Carlos Ríos, consiste en un estilo de vida que se sostiene dentro de la premisa de ingerir “comida real” y evitar los ultras procesados. 

Esto se sostiene bajo el argumento de que las cadenas de producción de alimentos masivos o extremadamente procesados, solo comercializan tomando como base estándares como el margen de inversión o gasto, olvidando por completo los daños o beneficios que puedan generar estos productos en el ser humano; defendiendo así el consumo de lo que denominan “alimentos reales”. 

¿Pero, qué se considera “alimentos reales”? 

Según Ríos, los alimentos se dividen en tres tipos diferentes: 

Alimentos originales: Aquellos ingredientes que provienen directamente de la naturaleza, con el menor índice de intervención posible, y con procesos de producción 100 por ciento naturales. 

Alimentos mínimamente procesados: Son aquellos que pese a ser intervenidos de manera industrial, no presentan una pérdida de calidad durante su fabricación o empaquetamiento; por ejemplo, camarones limpios y empaquetados, o vegetales congelados de origen natural. 

Alimentos procesados: Son aquellos productos industrializados, empaquetados y convertidos en una marca, que, pese a su sabor, involucran dentro de su fabricación procesos que deterioran altamente la calidad y contenido nutritivo de dicho alimento. 

El experto recomienda el consumo de platos que involucren dentro de su preparación ingredientes del primer o segundo nivel, mientras a su vez reniega de manera contundente el consumo de alimentos de orígenes dudosos llenos de conservantes o peligrosos ingredientes añadidos.