Mapa de riesgo político 2020: Actualización de mitad de año

La COVID-19 ha complicado un panorama de riesgo político ya volátil. Los focos geopolíticos que destacamos en nuestro reporte de marzo de 2020 no han desaparecido.

Dado este escenario, Marsh JLT Specialty publica el Mapa de riesgo político 2020: Actualización de mitad de año, que otorga calificaciones de riesgo para 197 países en nueve peligros que cubren el entorno de seguridad, comercio e inversión de enero a julio de 2020. Los datos se extraen del World Risk Review, nuestra plataforma patentada de riesgo país.

En nuestro mapa interactivo puede verificar las calificaciones de riesgo de los países en los que su organización hace negocios o que está considerando para el futuro.

  • High risk
  • 8.1-10.0
  • 6.1-8.0
  • 4.1-6.0
  • 2.1-4.0
  • < 2.1
  • Low risk
  • No Data

 

Los impactos económicos y sociales de la pandemia están impulsando cambios significativos en el riesgo político global, introduciendo nuevas dinámicas y acelerando las megatendencias geopolíticas existentes, como el proteccionismo comercial y la transición a un orden mundial multipolar.

La creciente rivalidad entre China y Estados Unidos se ha acelerado desde el inicio del COVID-19. La politización de las relaciones comerciales y de inversión se ha extendido a la salud pública, y los líderes de ambos países culpan habitualmente al otro de la pandemia.

La cooperación entre China y Estados Unidos sobre la pandemia ha sido débil y han aumentado las tensiones sobre la RAE de Hong Kong, Taiwán y el Mar de China Meridional. Nuestra expectativa de que las empresas de tecnología se vean cada vez más atrapadas en el fuego cruzado se está desarrollando, mientras que los países se encuentran bajo presión geopolítica para elegir un bando.

En julio de 2020, el gobierno del Reino Unido anunció que la tecnología de la firma china Huawei sería prohibida en sus redes 5G. A medida que se acercan las elecciones presidenciales de Estados Unidos, es probable que las relaciones se deterioren aún más.

Fuera de la rivalidad entre Estados Unidos y China, los últimos meses vieron una confrontación chino-india en el Himalaya en la que murieron al menos 20 soldados. Las tensiones en la península de Corea también parecen aumentar, con Corea del Norte cortando las líneas de comunicación con el Sur y destruyendo una oficina de enlace conjunta en junio de 2020.

El enfoque internacional en COVID-19 también puede estar enmascarando tensiones latentes entre Irán y Estados Unidos. Las relaciones entre los dos países siguen siendo débiles, luego del ataque con aviones no tripulados estadounidenses de enero de 2020 que mató a un importante general iraní.

En julio pasao, dos aviones de combate estadounidenses se acercaron a un avión de pasajeros iraní en el espacio aéreo sirio y, días después, los guardias revolucionarios de Irán dispararon un misil contra una réplica de un portaaviones en el Estrecho de Ormuz.

CONTINENTE AMERICANO

Más de la mitad de los países del continente aumentaron su calificación de riesgo económico en más de 1 entre enero y julio de 2020. Las medidas de contención de la pandemia han congelado la actividad económica en muchos estados, mientras que algunos han enfrentado el colapso de los ingresos del turismo o la debilidad de los precios mundiales de las materias primas. 

En Brasil, la dinámica política está dominada por el enfoque de laissez-faire del presidente Jair Bolsonaro sobre el virus, que ha contribuido a su aislamiento político.

En México, el gobierno federal se ha opuesto a una tendencia global de grandes medidas de estímulo, en lugar de promover la austeridad. Por último, la pandemia ha complicado el entorno político de Chile: las medidas de bloqueo han frenado la actividad de protesta, pero un referéndum sobre la constitución previsto para octubre puede generar una nueva inestabilidad.

IMPACTO ECONÓMICO MUNDIAL

Desde enero de 2020, los 197 países calificados por el World Risk Review de Marsh JLT Specialty han visto aumentar el riesgo económico de su país, en comparación con solo 60 países en el mismo período en 2019. Además, las calificaciones de riesgo han aumentado en una magnitud mayor en comparación con el mismo período el año pasado.

Entre enero y julio de 2019, el 97% de las calificaciones de riesgo económico que aumentaron lo hicieron entre 0,1 y 0,4, en comparación con solo el 7% en 2020 (ver Figura 1). En 2020, el 40% de las calificaciones aumentó entre 1 y 1,4. Ningún puntaje aumentó en esta magnitud en enero-julio de 2019.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronostica que la economía mundial se contraerá un 4,9% en 2020. Dado que muchos gobiernos buscan suavizar las medidas de bloqueo pandémico, la atención se centra en la forma y el tamaño de una recuperación económica.

Sin embargo, es difícil pronosticar una recuperación, dada la gran incertidumbre sobre la capacidad de los gobiernos para contener y manejar COVID-19, particularmente sin una vacuna.

Las últimas semanas de agosto del 2020 han expuesto estos desafíos. Si bien los datos económicos de Europa mostraron un movimiento tentativo hacia la recuperación, los temores de una segunda ola de infecciones aún pueden socavar el impulso.

Como resultado, es probable que la recuperación posterior a la COVID-19 sea desigual entre países y sectores. Es probable que los países que ingresaron a la crisis con fundamentos más débiles se enfrenten a cicatrices económicas más profundas, mientras que aquellos que pueden implementar grandes paquetes fiscales y administrar eficazmente el virus están en mejores condiciones para la recuperación.

También es probable que las tensiones comerciales se amplifiquen si se produce una recuperación económica mundial o cuando se produzca. Los impulsores del mayor proteccionismo comercial siguen vigentes y es probable que se vean exacerbados por el deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y China durante la pandemia. El acuerdo comercial de fase uno alcanzado entre los dos estados corre el riesgo de ser abandonado, lo que plantea riesgos para una recuperación posterior a la pandemia en los volúmenes comerciales mundiales.

Con algunas excepciones, los mercados emergentes (ME) se beneficiarán de un reciente regreso a la estabilidad en los mercados financieros globales, lo que permitirá a la mayoría de ellos evitar las severas presiones en la balanza de pagos causadas por las rápidas salidas de capital.

Sin embargo, la sostenibilidad de la deuda a largo plazo en muchos mercados emergentes se verá debilitada por la pandemia, ya que los gobiernos despliegan gastos adicionales y la débil actividad económica arrastra los ingresos.

En algunos casos, como Sudáfrica, COVID-19 ha exacerbado las debilidades existentes en las finanzas públicas, mientras que la caída simultánea de los precios mundiales de las materias primas también ha afectado a muchas naciones productoras de petróleo.

Las tensas finanzas gubernamentales también podrían empujar a algunos gobiernos a buscar fuentes alternativas de ingresos, lo que posiblemente lleve a alteraciones contractuales o expropiaciones en sectores más rentables.

Los cambios regulatorios pueden buscar aumentar las regalías del gobierno, debilitando potencialmente los entornos operativos.

Acerca de este informe

Esta actualización del Mapa de riesgo político 2020 se basa en datos de la plataforma World Risk Review de Marsh JLT Specialty. Nuestra plataforma de riesgo país proporciona calificaciones de riesgo para 197 países en nueve peligros que cubren los entornos de seguridad, comercio e inversión. Las calificaciones se actualizan mensualmente y funcionan en una escala de 0,1 a 10. 10 representa el riesgo más alto, 0,1 el riesgo más bajo.

Todas las calificaciones de riesgo a las que se hace referencia en este informe fueron elaboradas por World Risk Review de Marsh JLT Specialty. La calificación de Riesgo Económico País es un indicador de la propensión al ajuste económico que incluye una devaluación significativa y / o alta inflación y aumentos en el nivel de incumplimiento crediticio entre las empresas nacionales. El índice de riesgo de Riesgo Económico País evalúa el riesgo de inestabilidad económica y los efectos potenciales que esto puede tener en las empresas que operan en el país o territorio.