Lo sentimos, pero su explorador no es compatible con Marsh.com

para una mejor experiencia, por favor actualice su navegador:

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

Estar al día con los riesgos y oportunidades de innovación

 


Por Brian C. Elowe/Brink News

Las innovaciones tecnológicas son una fuerza motriz en el mundo empresarial interconectado de hoy. Junto con el potencial tanto para crear crecimiento corporativo como para aportar soluciones a problemas sociales, la tecnología conlleva mayores riesgos. Tenga en cuenta que el Informe Global de Riesgos 2018 de Marsh y el Foro Económico Mundial enumeró las consecuencias tecnológicas adversas como uno de los cuatro riesgos principales en términos de probabilidad e impacto, y los ciberataques también se encuentran entre los cuatro primeros por impacto.

Para gestionar los riesgos potenciales de la innovación y aprovechar las oportunidades, las empresas deben comprender cómo se utilizan las diversas tecnologías disruptivas en sus organizaciones y en sus industrias. Sentimos el bombardeo casi diario de noticias que nos alertan sobre fallas y errores de lo esencial que es tener procedimientos efectivos en el lugar cuando se despliega y maneja nueva tecnología.

Y aun así, en la encuesta de Excelencia en Gestión de Riesgos de este año, descubrimos que casi la mitad de los encuestados no podían decir que su organización tenía un proceso claro de gestión de riesgos tecnológicos , y solo el 14% expresó una fuerte confianza en que ese proceso estaba en marcha. Claramente hay trabajo por hacer.

El 75% de los encuestados dijo que uno de los objetivos de su organización es "volverse más digital". Cuando profundizamos para descubrir qué significa eso, dividimos las respuestas en dos áreas: aquellas relacionadas con las operaciones y la eficiencia, y aquellas relacionadas con el crecimiento.

Hubo una orientación clara en las respuestas a las mejoras operativas, como entregar los productos más rápido y automatizar los procesos centrales. No hay duda de que tales mejoras son valiosas. Por ejemplo, muchas industrias –la de seguros es una de ellas- están construidas en parte en grandes cantidades de papel, imágenes escaneadas y PDFs, o lo que los analistas de datos llaman "datos no estructurados". Los algoritmos eficientes de aprendizaje automático requieren que dichos datos estén estructurados, lo que puede hacerse con el procesamiento del lenguaje natural y otras tecnologías avanzadas que pronto prevalecerán.

Pero, al mismo tiempo, es importante vigilar las formas en que la digitalización cambiará la forma en que las empresas interactúan con los clientes, cambiando así la naturaleza de sus riesgos.

Las empresas de hoy deben preguntarse: ¿qué nuevos mercados estamos buscando abrir? ¿Cómo estamos posicionando a la compañía para el crecimiento? El vínculo importante es el cambio en los perfiles de riesgo, que están cambiando a un ritmo acelerado. Los ejecutivos de riesgo deben apoyarse en estos cambios. Deben conducir conversaciones internas para ayudar a comprender las implicaciones de los nuevos modelos comerciales. Y deberían implementar un marco analítico de toma de decisiones que asegure que el enfoque de finanzas de riesgo se optimice frente a un perfil de riesgo en constante cambio.

Vemos que las empresas continúan digitalizando e intentando administrar y lograr más con una cascada de datos cada vez mayor. Nuestra encuesta, que ahora se encuentra en su decimoquinto año, hace tiempo que considera que el gran volumen de datos disponibles para la gestión de riesgos es una fuente de oportunidad y consternación. En la encuesta de Excelencia 2017, por ejemplo, la "incapacidad de modelar la magnitud del riesgo" fue la barrera más comúnmente citada para que las organizaciones entendieran el impacto de los riesgos tecnológicos disruptivos. Al mismo tiempo, mejorar el uso de datos y análisis fue el área de enfoque número 1 para desarrollar capacidades de gestión de riesgos.

Por lo tanto, no es de sorprender que los encuestados de este año dijeron que están buscando tecnologías para ayudar a clasificar los datos en la información. Quieren poder utilizar los datos para ver los riesgos en el horizonte, informar su respuesta cuando surge una crisis y ayudarlos a refinar la financiación de riesgos.

Con la disrupción como la nueva norma, los profesionales de riesgo serán cada vez más buscados para contribuir a las decisiones estratégicas de sus organizaciones. Si no se desarrollan las ideas y las conexiones necesarias, la función de riesgo quedará en segundo plano a medida que las organizaciones avancen. Afortunadamente, tanto el deseo como el talento para desempeñar un papel principal están ahí.