We're sorry but your browser is not supported by Marsh.com

For the best experience, please upgrade to a supported browser:

X

Noticias

Coronavirus y empresas: la prioridad son las personas

Martes, 11 Febrero 2020

Por Renata Elias (Vice President at Marsh) y Mary Kay O’Neill (Partner of Health and Benefits at Mercer)/Brink News

El brote actual de coronavirus novedoso (2019-nCoV) ha dominado los titulares y ha captado la atención del público durante las últimas semanas. Y con buenas razones: miles de casos y miles de muertes por el virus han sido confirmados a nivel mundial, según la Organización Mundial de la Salud, que ha declarado el brote como una emergencia pública de preocupación internacional.

Aunque la abrumadora mayoría de los casos se han presentado en China, se han reportado casos también en países como Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania y Japón. Esto ha alimentado las preocupaciones de que la enfermedad en última instancia podría convertirse en una epidemia o pandemia mundial.

Ante este riesgo, es importante que las empresas tomen medidas para planificar y protegerse contra la posibilidad de que el brote empeore y las posibles implicaciones para los ingresos, las operaciones, los clientes, los proveedores y, especialmente, los empleados. Los empleadores deben hacer de su gente una prioridad, y trabajar para proteger su salud y mantenerlos bien informados.

Al hacerlo, sin embargo, los empleadores deben evitar reaccionar exageradamente o implementar ciertas medidas prematuramente, lo que podría complicar su respuesta y dañar sus relaciones con los empleados.

Entendiendo el virus

A medida que los funcionarios de salud pública trabajan para desarrollar medidas preventivas y curativas, es importante que los empleadores conozcan la naturaleza del virus y compartan información con los empleados.

El nuevo coronavirus generalmente causa síntomas leves a moderados en el tracto respiratorio superior en individuos sanos, que incluyen dificultad para respirar, fiebre, tos y fatiga. Estos síntomas pueden confundirse fácilmente con los del resfriado común o la gripe. El período de incubación del virus varía de dos a 14 días. Se cree que se transmite a través del contacto cercano con personas que tosen y estornudan activamente.

Los casos de transmisión de persona a persona fuera de China, incluido un caso reportado en Estados Unidos, se han limitado hasta la fecha, pero esto podría cambiar con el tiempo.

Planear para los peores escenarios

Dadas las amenazas a la salud pública en los últimos años, por el ébola, el zika y otros patógenos, muchas empresas ya han pensado mucho en su respuesta potencial a brotes, epidemias y pandemias. Para aquellos que no lo hayan hecho anteriormente, el primer paso es reunir un grupo de planificación dedicado al brote actual o a una respuesta de epidemia / pandemia más amplia. Idealmente, este grupo puede encajar en los marcos existentes de gestión de crisis, salud y seguridad de los empleados y / o continuidad del negocio de una organización.

En lugar de esperar a que se formulen preguntas, este grupo debe apuntar a anticipar y abordar de manera proactiva las preocupaciones de los líderes de alto nivel sobre un brote continuo, y que posiblemente empeore. Un enfoque importante para el grupo debe ser consideraciones para los empleados, incluidos los siguientes.

Salud e higiene del empleado

Se debe informar a los empleados sobre las recomendaciones de la OMS y otras autoridades sanitarias para ayudar a prevenir enfermedades y limitar la propagación del virus. Estas recomendaciones incluyen:

  • Usar el interior de un codo flexionado o un pañuelo al estornudar o toser
  • Lavarse las manos con frecuencia, incluso después de toser, estornudar y tocar superficies tocadas por otras personas.
  • Evitar el contacto mano a boca y mano a nariz
  • Evitar el contacto cercano con cualquier persona que presente síntomas.
  • Recibir vacunas contra la gripe para minimizar la confusión de los síntomas.

Se debe recomendar a los empleados que hayan viajado recientemente a la provincia de Hubei, donde se originó el brote, o que hayan estado expuestos a alguien con esta afección, que se mantengan alejados de los lugares de trabajo durante 14 días y se aseguren de que los proveedores de atención médica controlen y evalúen cualquier síntoma. Los empleados que han estado en contacto con personas infectadas deben controlar su temperatura dos veces al día durante un período de 14 días y observar cualquier síntoma que pueda desarrollarse. También deben comunicarse con sus proveedores de atención médica para obtener instrucciones.

Los empleados que muestran síntomas pero que no han viajado a China ni han estado en contacto cercano con personas infectadas pueden sufrir gripe o resfriado común. Estos empleados deben buscar orientación de los proveedores de atención médica y evitar el contacto con otros.

Los empleadores deben comunicarse con los empleados sobre cualquier opción de telemedicina que tengan disponible. Las consultas con profesionales médicos a través de la telemedicina podrían ayudar a calmar los temores de los empleados sobre visitar las salas de emergencia de los hospitales y otras instalaciones de atención médica donde los virus a menudo se propagan. Si el brote empeora, los empleadores también podrían considerar la posibilidad de poner a su disposición desinfectante para manos y máscaras faciales a base de alcohol, que han demostrado ser parcialmente efectivos para reducir la propagación de virus, y alentar a todos los empleados que muestran síntomas a mantenerse alejados de los lugares de trabajo.

Licencia familiar pagada y licencia por enfermedad

Es importante que los empleadores consideren no solo las necesidades de sus empleados sino también las de sus familias. Y es importante que los empleados se sientan apoyados por sus empleadores durante un momento de crisis.

Durante un brote, una epidemia o una pandemia, y sin las garantías adecuadas de los empleadores, los empleados podrían preocuparse tanto por la pérdida de ingresos que continuarán trabajando incluso si ellos o sus familiares se enferman. Si el brote empeora, los empleadores deberían considerar la posibilidad de ampliar o extender las políticas relacionadas con la licencia familiar remunerada y la licencia por enfermedad. Sin embargo, dichos cambios potenciales deben equilibrarse con las preocupaciones sobre el absentismo de los empleados y la reducción de la productividad.

Teletrabajo y viajes

Varios gobiernos y autoridades de salud pública, incluidos Estados Unidos y el Reino Unido, actualmente recomiendan evitar los viajes no esenciales a China y todos los viajes a la provincia de Hubei. Rusia, por su parte, ha cerrado su frontera terrestre con China. Todos los empleados que deban viajar a la región deben conocer las precauciones recomendadas por la OMS, como ejercer una buena higiene, cocinar bien la carne y los huevos y evitar el contacto con animales vivos.

Si el virus se propaga, los empleadores pueden considerar detener todos los viajes de negocios. Además, permitir que los empleados trabajen desde casa, incluso si no son sintomáticos, y permitir reuniones virtuales podría ayudar a limitar la propagación del virus y mitigar los temores de los empleados sobre la exposición al virus.

Al tomar tales decisiones, los empleadores deben considerar los impactos operativos, por ejemplo, si las redes privadas virtuales y otros sistemas tecnológicos pueden acomodar a más trabajadores remotos y si los negocios críticos pueden llevarse a cabo sin una comunicación cara a cara.

Tomando un enfoque medido

En esta etapa, los empleadores deberían hacer preguntas críticas y considerar sus posibles respuestas. Y en China, específicamente, el volumen de casos de coronavirus reportados y los temores sobre su propagación aún más han provocado medidas firmes por parte de los empleadores, las autoridades de salud y los funcionarios gubernamentales. Estos incluyen cuarentenas, severas restricciones de viaje y el cierre temporal de muchos negocios.

Dada la preocupación justificada por los posibles impactos operacionales y el bienestar de sus empleados, el instinto inicial para algunas empresas multinacionales puede ser la promulgación de tales medidas de manera inmediata y global. Pero para la mayoría de las organizaciones, y en la mayoría de las geografías, ahora no es el momento de reaccionar de forma exagerada.

Los empleadores deben tener en cuenta que, a principios de febrero de 2020, la probabilidad de que una persona sana que no haya visitado China recientemente o haya tenido contacto cercano con alguien con el coronavirus lo contraiga parece ser baja. Y tomar medidas visibles y repentinas demasiado pronto, como exigir que todos los empleados trabajen desde casa, podría enviar un mensaje equivocado a los empleados.

Los grupos de planificación para epidemias / pandemias o coronavirus, deberían pensar cuidadosamente sobre cómo y bajo qué condiciones activar los elementos de sus planes. Estos grupos deben establecer criterios precisos, basándose en la orientación de los gobiernos y las autoridades de salud pública, para establecer umbrales en los cuales implementar políticas y procedimientos específicos. Por ejemplo, puede ser apropiado que las empresas distribuyan máscaras faciales y exijan el distanciamiento social y el teletrabajo en caso de un caso confirmado que involucre a un empleado o un familiar de un empleado.

La comunicación es clave

Mientras se prepara para una posible acción a medida que el brote continúa, los grupos de planificación deben centrarse en comunicarse con los líderes y empleados de alto rango. Los grupos de trabajo deberían proporcionar a los altos ejecutivos y gerentes información y conocimiento para ayudarlos a tomar decisiones acertadas que aborden las necesidades operativas y garanticen el bienestar de los empleados.

Mientras tanto, los empleados deben saber que los líderes superiores están monitoreando la propagación del virus y están listos para escalar las acciones de respuesta según sea necesario. Armar a los empleados con información, sobre el progreso del brote, las respuestas de los empleadores y los esfuerzos de los gobiernos y los funcionarios de salud pública para combatirlo, y usar el tono correcto en las comunicaciones puede brindar consuelo a los empleados, corregir conceptos erróneos sobre el nuevo coronavirus y limitar el miedo y la ansiedad.

Relacionado con  Beneficios para empleados , Pandemic , Salud

Siguiente

Criptomonedas y aseguradoras: 5 tendencias para 2020

Posted by Sarah Downey Martes, 11 Febrero 2020