Lo sentimos, pero su explorador no es compatible con Marsh.com

para una mejor experiencia, por favor actualice su navegador:

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

El TLCAN necesita un apartado social

 


Edgardo Buscaglia, Investigador en Leyes y Economía de la La Escuela de Derecho de Columbia y Presidente del Instituto de Acción Ciudadana en México/ Brink News

El conocimiento convencional entre las élites globales es que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte ha funcionado en beneficio de México mediante el aumento de las exportaciones y la creación de numerosos trabajos de fabricación. La verdad es que los beneficios del TLCAN se han limitado a un pequeño número de empresas grandes y bien conectadas en ambos lados de la frontera. Cualquier renegociación del TLCAN debe tener en cuenta al resto de la sociedad.

Gran parte de la nueva inversión en México que siguió al TLCAN ha tomado la forma de asociaciones conjuntas entre magnates mexicanos y algunas de las empresas más grandes de Estados Unidos. El TLCAN ha abierto los mercados mexicanos, principalmente en sectores oligopólicos o controlados por el gobierno, como las telecomunicaciones, las finanzas y los mercados energéticos, donde las tasas de rendimiento están garantizadas por el apretón de manos con los actores políticos. Las grandes empresas estadounidenses que han tenido éxito en México son las que tienen los recursos y las conexiones para garantizar la seguridad de sus personas y activos.

Construir instituciones es una batalla cuesta arriba

Estas inversiones apenas han hecho mella en las fortunas de México. De hecho, la tasa de pobreza en México ha ido en aumento, a pesar de que la pobreza ha disminuido en gran parte del resto de América Latina. La gran mayoría de los mexicanos enfrenta una lucha diaria por sobrevivir, ya que se enfrentan a un gobierno que a menudo está ausente o corrupto, con altos niveles de delincuencia común y organizada, y una falta crónica de oportunidades de empleo formal.

A lo largo de los años, el gobierno de Estados Unidos ha enviado cientos de millones de dólares a México en nombre de la reforma judicial, pero con poco efecto real. México tiene nuevos códigos judiciales brillantes, pero muchos fiscales y jueces son empleados o víctimas del crimen organizado. Si Estados Unidos no puede ayudar a México a enfrentar su corrupción endémica, solo experimentará más violencia y migración en la frontera. Un México que falla solo alentará al populismo en su peor forma. El enfoque debe estar en la construcción de instituciones, no en las paredes.

A medida que los negociadores de hoy trabajen hacia el TLCAN 2.0, deberían comenzar a prestar atención a cómo el acuerdo comercial afectará la estabilidad política y el desarrollo social, tal como lo hizo la Unión Europea cuando se relacionó con los antiguos satélites de la Unión Soviética. Los Estados Unidos y Canadá deberían exigir a México que establezca sus instituciones a cambio del acceso al mercado, al igual que la UE exigió a Bulgaria y Rumanía que construyeran sus instituciones antes de que esos países pudieran disfrutar de los frutos de la adhesión.

Ayuda a pequeñas y medianas empresas

El TLCAN ha excluido a miles de pequeñas y medianas empresas en ambos lados de la frontera. Más del 50 por ciento del producto interno bruto de México es producido por empresas en el sector informal. Estas empresas no están dispuestas o no pueden pagar altos costos de transacción a un estado mexicano corrupto e ineficiente. En cambio, subsidian el crimen organizado en sus muchas empresas: producción de drogas, tráfico de personas, falsificación y mucho más.

Un "apartado social" en el marco del TLCAN 2.0 debe estar dirigido a ampliar las oportunidades para las empresas informales y llevarlas a la economía formal. Un nuevo capítulo social del TLCAN también podría garantizar un mejor acceso a diversos canales de crédito y una forma más fácil de registrar propiedades para ser utilizadas como garantía para acceder al crédito destinado a las pequeñas empresas mexicanas que invierten en investigación y desarrollo.

Además, las empresas estadounidenses que invierten en México deberían tener un componente social para su inversión. Por ejemplo, deben adaptar sus tecnologías más avanzadas para capacitar a sus trabajadores mexicanos, o asegurarse de que sus proveedores mexicanos tengan acceso a la innovación tecnológica en el marco de una mayor protección mexicana de los derechos de propiedad intelectual.

También, México debe implementar una reforma judicial significativa. Cuando la UE midió el desempeño institucional de los antiguos satélites soviéticos, consideró los resultados, en este caso, la calidad de las decisiones judiciales. Estados Unidos ha contratado a muchos consultores cuidadosamente seleccionados para asesorar a México sobre su poder judicial, pero nunca se ha llegado a medir objetivamente la creciente frecuencia de abusos procesales cometidos por jueces y fiscales bajo la influencia de redes criminales de políticos y grandes empresas.

Mejorar el estado de derecho beneficia el clima de negocios

Mejorar el estado de derecho en México beneficiará a más personas y negocios mexicanos. También atraerá inversiones de miles de pequeñas y medianas empresas estadounidenses. Estas son las empresas que actualmente no considerarían invertir en México. Están asustados por la corrupción del país y la inseguridad crónica, y carecen de los recursos o las conexiones para comprar protección.

Acceso al crédito, a la educación, a la alta tecnología, a la justicia: estos son los ingredientes de una revolución mexicana de alto crecimiento en el sector privado. Una vez que eso comience, la juventud de México no verá la necesidad de proporcionar su trabajo al crimen organizado o migrar a los Estados Unidos.

Si México quiere disfrutar del libre comercio con los Estados Unidos y Canadá, debe reformar sus sistemas económicos y legales. Hasta ahora, los negociadores del TLCAN han mostrado poco interés en vincular las condiciones sociales al acceso al mercado para México. Pero deberían usar la "crisis" de la renegociación como una oportunidad para crear algo mejor.

Haga clic aquí para más contenidos de Brink News