Lo sentimos, pero su explorador no es compatible con Marsh.com

para una mejor experiencia, por favor actualice su navegador:

X

INVESTIGACIÓN Y BOLETINES

Conciliación de oportunidades y resiliencia en tiempos de cambio

 


Por John Drzik, Presidente de Riesgos Globales y Digital en Marsh/Brink News

Los principales países del mundo han disfrutado de un sólido crecimiento económico en los últimos meses, y esta recuperación crea claramente oportunidades para la expansión y la innovación. Sin embargo, el riesgo operativo para las empresas en el entorno global actual no debe subestimarse. Para lograr el éxito sostenible es necesario desarrollar la resiliencia frente a una amplia gama de impactos potenciales en expansión.

En 2017 experimentamos inestabilidad proveniente de una variedad de fuentes: polarización social intensificada; nacionalismo asertivo y un compromiso cada vez más débil con el multilateralismo; numerosos focos geopolíticos; y ciberataques de largo alcance, tanto patrocinados por el Estado como motivados financieramente. Hay pocas señales de que estos desafíos se revertirán este año.

Riesgos globales de mayor preocupación

El Informe Global de Riesgos, preparado por el Foro Económico Mundial con el apoyo de Marsh & McLennan Companies y otros socios, evalúa las principales amenazas que enfrenta el mundo en la próxima década. Se basa en datos de encuestas proporcionados por casi 1,000 miembros de la comunidad de riesgo, abarcando negocios, gobierno, academia y organizaciones no gubernamentales.

La encuesta reveló un profundo pesimismo sobre la dirección de las relaciones internacionales. El 93% de los encuestados espera que las confrontaciones políticas y económicas entre las principales potencias se incrementen en 2018. Hubo un alto nivel de preocupación sobre un aumento en los conflictos entre Estados que pueden atraer a otros países. Los encuestados occidentales también destacaron la creciente preocupación por el proteccionismo económico.

Los riesgos tecnológicos son vistos como una amenaza global creciente. Los líderes empresariales de las economías avanzadas consideran que los grandes ataques cibernéticos son el principal riesgo para hacer negocios en sus respectivos países, y los encuestados en la mayoría de las partes del mundo prevén que estos ataques empeorarán en 2018. También se espera un incremento del riesgo social derivado del aumento de las cámaras de eco de los medios y también de las noticias falsas.

En una perspectiva más largo plazo, los riesgos ambientales se clasificaron como los más altos tanto en probabilidad como en impacto. El clima extremo y la falta de adaptación al cambio climático mostraron el mayor salto en la preocupación desde el informe del año pasado, tal vez reflejando los huracanes, terremotos e incendios forestales sufridos durante septiembre cuando la encuesta estaba abierta. Sin embargo, incluso antes de los eventos devastadores de 2017, la aprehensión en esta área se reflejó fuertemente en esta encuesta.

Mayor alcance para conflictos geopolíticos

Las recientes elecciones europeas revelaron una insatisfacción continua con los principales partidos, con partidos de extrema derecha, nacionalistas y populistas ganando terreno en Alemania, Austria y España. Italia, Hungría y Suecia van a las urnas el próximo año. Además, los desacuerdos entre los países sobre el Brexit, la inmigración y otros problemas de integración se están agudizando en un momento en que se necesita una mayor coordinación en respuesta a posibles crisis.

Los jugadores regionales y los Estados más pequeños, especialmente los de Asia y Medio Oriente, están luchando para aprovechar las oportunidades y evitar ser marginados o aplastados. Entre las principales potencias, una mayor preparación para la confrontación ha perturbado las alianzas tradicionales, ha facilitado los conflictos de poderes y creado niveles preocupantes de políticas riesgosas. Dado este clima geopolítico, podrían surgir serios conflictos por accidentes o pasos en falso.

Con la soberanía nacional como algo primordial, el compromiso con las instituciones internacionales y los acuerdos multilaterales es frágil. Los acuerdos comerciales se están desmoronando y la funcionalidad de la Organización Mundial del Comercio se ha visto socavada; el Acuerdo de París ahora carece de  Estados Unidos como signatario; y varios acuerdos de no proliferación nuclear, incluido el de Irán, están bajo amenaza. El despliegue del llamado "poder agudo", enfocado en presionar y manipular la opinión para ganar influencia, está en aumento.

Aumento de los desafíos cibernéticos

Los ataques cibernéticos registrados por las empresas están aumentando, y casi se han duplicado desde 2012. Los atacantes se han vuelto más sofisticados y persistentes, y ha habido más incidentes con efectos dominó sistémicos. El derribo de un solo proveedor de la nube podría causar tanta pérdida económica como el huracán Katrina, y el costo total del delito cibernético para las empresas se estima en USD$8 billones en los próximos cinco años.

Dos tendencias hacen que lo cibernético sea un riesgo aún más desafiante. En primer lugar, la exposición cibernética está creciendo rápidamente a medida que las empresas se vuelven más dependientes de la tecnología. Por ejemplo, el crecimiento explosivo en dispositivos interconectados, desde 8.6 billones de hoy hasta un estimado de 20 billones en 2020, y el uso creciente de inteligencia artificial expanden la superficie de ataque significativamente. En segundo lugar, es probable que los ataques patrocinados por el estado escalen dados los cambios en el clima geopolítico. La gestión del riesgo cibernético puede estar mejorando, pero las empresas tendrán que invertir significativamente más para contrarrestar la creciente amenaza de atacantes con recursos suficientes, con objetivos que van desde el simple robo y la interrupción hasta el espionaje económico, el daño reputacional y la paralización de infraestructuras y servicios clave.

Degradación ambiental

2017 incluyó el mes más extremo registrado para la intensidad y la duración de las tormentas del Atlántico y la temporada de huracanes más costosa de la historia. Las pérdidas económicas de Harvey e Irma fueron de aproximadamente USD$175 mil millones. Los desafíos planteados por el daño del huracán María a Puerto Rico demostraron ser extremadamente exigentes, con enormes franjas de la infraestructura de la isla durante meses. Los incendios forestales en California, Chile y Portugal también causaron pérdidas significativas de vidas y daños económicos.

El clima extremo no es el único desafío ambiental para muchos centros de población y comercio. Según la Organización Mundial de la Salud, la contaminación del aire en interiores y exteriores son en conjunto responsables de más de una décima parte de todas las muertes en el mundo cada año. Las grandes ciudades de mercados emergentes como Nueva Delhi sufrieron hechizos particularmente difíciles, pero los picos de contaminación en lugares como Londres y París también han tenido un impacto significativo en la salud.

Debido a que el clima continúa cambiando, 2017 fue el año más cálido del que se tenga registro, excluyendo el año que ocurrió el fenómeno de El Niño. Los patrones climáticos serán cada vez menos predecibles, con impactos en la biodiversidad y la seguridad alimentaria. Una falla simultánea de la producción de maíz en los dos principales productores del mundo, China y Estados Unidos, se ha evaluado recientemente como una de cada veinte posibilidades por década. Es necesario avanzar en los requisitos de regulación y divulgación para reducir la probabilidad de que se den los escenarios climáticos del peor de los casos. Las empresas deben tomar medidas proactivas anticipándose a los cambios estructurales en la economía que probablemente se producirán por el endurecimiento de los requisitos de las políticas.

Sin espacio para la complacencia económica

El crecimiento positivo en los últimos meses no debería cegarnos ante posibles fragilidades económicas. El índice de deuda a capital media del S&P 1500 (excluyendo los financieros) casi se ha duplicado desde 2010 y ahora está muy por encima de los niveles de la crisis pre-financiera. Los precios de los activos en algunos sectores se encuentran en niveles históricamente altos. La deuda global ha aumentado a un récord de USD$233 billones, y en el 318%, la relación deuda global / PIB permanece cerca de su máximo histórico.

Los bajos precios persistentes de los productos básicos siguen causando estragos en los países exportadores y sus vecinos, con consecuencias políticas y sociales. Cuestiones estructurales como la desigualdad de ingresos, el aumento de los costos de la atención médica y la disminución de la seguridad de la jubilación a largo plazo también muestran pocas señales de solución.

En este contexto, ¿cómo les irá a los inversores y la confianza corporativa en caso de un altercado geopolítico importante, un enfrentamiento comercial agravado o una catástrofe tecnológica, ninguna de las cuales es inverosímil?

Una lente commercial

La esperanza de vida de las empresas se reduce drásticamente. El tiempo promedio que las compañías gastan en el índice S&P 500 fue de 61 años en 1958 frente a 12 años en la actualidad. Dado los rápidos cambios en el entorno global, la presión para definir una estrategia con ambición y resiliencia frente a impactos importantes nunca ha sido tan alta.

Los CEO y sus equipos de liderazgo deben conciliar las oportunidades de crecimiento e innovación con consideraciones de seguridad y de riesgos, y evaluar rigurosamente el valor de las posibles iniciativas en una amplia gama de escenarios. Se necesita un doble enfoque en la prevención y la respuesta, dada la mayor velocidad de los riesgos nuevos e impredecibles.

El Informe Global de Riesgos 2018 proporciona comentarios detallados sobre desafíos complejos y posibles sorpresas, pero también un contexto significativo para trazar una estrategia agresiva de crecimiento.