La transformación de la logística mundial por el transporte de mercancías automatizado

La automatización está transformando los sistemas de transporte mundial, afectando a todas las etapas del proceso de suministro, desde el punto origen hasta el consumidor final.

La pandemia COVID-19 ha puesto de manifiesto las vulnerabilidades y fragilidades de las cadenas de suministro mundiales y, al mismo tiempo, ha acelerado la adopción de tecnologías de automatización que permiten un transporte de mercancías más seguro y eficiente, así como la entrega sin contacto.

La forma en que los avances tecnológicos, como la inteligencia artificial, el aprendizaje automático, las tecnologías de control autónomo, las interfaces de usuario y los sistemas inteligentes de comunicación multimodal, se están integrando y complementando entre sí, también revelan las vulnerabilidades de los distintos sectores industriales. Las empresas de logística, a medida que se adaptan a este nuevo escenario, están comenzado a trabajar para garantizar que la inversión en automatización pueda ayudarles a seguir siendo competitivas.

¿Cómo es la logística automatizada?

Por citar algunos de los avances más recientes, así se presenta el futuro de la logística automatizada:

En el transporte aéreo de mercancías, estamos asistiendo al despliegue de drones con una interfaz fácil de usar para enviar y recibir paquetes 24/7/365, diseñados para transportar cargas útiles de unas 4,5 libras (2 kg aprox.) y entregar paquetes a distancias de hasta 12,5 millas (20 km aprox.).

También se están diseñando drones aéreos de gran tamaño, con una envergadura de 30 pies y una capacidad de carga de 700 toneladas, para servicios de entrega intercontinental. Además, se están probando prototipos de aviones de carga de gran tamaño con propulsión turbo-eléctrica, para transportar cargas útiles aún mayores.

En el mar, los buques autónomos están siendo equipados con sensores avanzados que les permiten construir una imagen detallada de su entorno en tiempo real y con un nivel de precisión muy superior al de los humanos. Esta combinación de sensores e inteligencia artificial permite a los buques detectar objetos y evitar colisiones para la navegación y el atraque automático.

Los trenes de mercancías autónomos actualmente están en funcionamiento y se utilizan para transportar mineral de hierro en Australia Occidental. La unidad de la locomotora lleva un módulo a bordo que envía informes automáticos sobre su posición, velocidad y sentido de la marcha al centro de control situado a más de 1.500 km. Las locomotoras y todos los cruces de vías también están equipados con cámaras, lo que permite una vigilancia constante.

Hablar el mismo idioma

Los sistemas logísticos automatizados se incorporan para lograr una mayor eficiencia, que se traduce en un ahorro de tiempo en términos de rendimiento y, a su vez, en beneficios para las empresas. Con un sistema altamente eficiente, las empresas de logística pueden ofrecer una mayor eficiencia en la entrega y la reducción de los costes de transporte gracias a la automatización.

Sin embargo, estos avances pueden tener poco efecto si otras partes de la cadena de suministro, como los fabricantes, los proveedores de logística de terceros, las empresas de almacenamiento o los minoristas, no son capaces de establecer alianzas. La automatización puede ayudar a los proveedores y a los minoristas a hablar el mismo lenguaje empresarial, pudiendo ambos visualizar las desviaciones e identificar los riesgos con antelación, de modo que las cadenas de suministro puedan ajustarse en tiempo real.

Un camino lleno de obstáculos

El ámbito del transporte de mercancías automatizado aún está en desarrollo. Para que alcance todo su potencial, los gobiernos y la sociedad tendrán que estar preparados para su uso generalizado, y la normativa tendrá que abordar los problemas de privacidad y seguridad de los datos. Con la responsabilidad de regular el futuro de las tecnologías automatizadas, los gobiernos tendrán que crear políticas que garanticen la seguridad y la funcionalidad de los vehículos autónomos, establecer protocolos que garanticen que los datos puedan gestionarse de forma segura y protegida, y ayudar a integrar gradualmente los nuevos sistemas en los existentes.

También es necesario tener en cuenta que las mercancías se transportan no sólo dentro de las fronteras nacionales, sino también a través de ellas, por lo que es necesaria la cooperación  para el desarrollo de políticas internacionales. Por último, los desarrolladores de la tecnología tienen que proporcionar unos registros de seguridad operativa y mecánica que ayuden a demostrar que la implantación de la tecnología no sólo es eficiente, sino que es segura en cualquier lugar, para que la sociedad pueda estar segura de que la adopción de las tecnologías automatizadas ofrece más beneficios que problemas.