Crédito comercial

El comercio internacional y nacional siguen planteando desafíos empresariales, que se han visto acentuados por la pandemia de COVID-19. Dado que el riesgo de insolvencia e incumplimiento está siempre presente, el seguro de crédito comercial puede ayudar a las empresas a sortear estas exposiciones empresariales críticas proporcionando protección y permitiendo el comercio.

El comercio mundial ha cambiado considerablemente debido a los acontecimientos de 2020. Ahora, más que nunca, las empresas deben considerar cuidadosamente el riesgo potencial de insolvencia o incumplimiento del cliente.

Durante estos ciclos económicos impredecibles, las empresas deben ofrecer un rendimiento constante con seguridad para lograr un crecimiento sostenible en el mercado global. Con el respaldo del seguro de crédito comercial, las empresas pueden proteger eficazmente sus balances generales.

Nuestro equipo de Crédito comercial global proporciona una amplia gama de soluciones de financiación comercial que pueden ayudarle a gestionar su riesgo de cuentas por cobrar. Como asesor líder en riesgos de crédito comercial y acuerdos de seguros contra posibles pérdidas causadas por el impago de cuentas por cobrar, fomentamos relaciones sólidas con las principales aseguradoras para negociar una cobertura rentable para su riesgo de crédito comercial. Nuestros equipos de servicio especializados locales y multinacionales también ofrecen un servicio coherente y conforme a la normativa en su programa de crédito comercial.

Artículos relacionados

Preguntas frecuentes generales

El seguro de crédito comercial protege las cuentas por cobrar de una empresa proporcionando cobertura para un negocio si un cliente no paga productos o servicios. Respalda la capacidad de una empresa para ampliar las condiciones de crédito (normalmente a corto plazo, con vencimiento en un plazo de 12 meses) a clientes nuevos y existentes, y mejora el acceso a financiación adicional contra cuentas por cobrar.

El seguro de crédito comercial va dirigido a empresas, instituciones financieras y cualquier negocio que ofrece productos o servicios conforme a unas condiciones de crédito a otro negocio. Compensa a una empresa por las pérdidas financieras definidas sufridas como resultado directo de una contingencia asegurada, como insolvencia, impago continuado o acontecimiento político. Se trata de una herramienta que se utiliza para externalizar de forma efectiva algunas partes de la gestión del crédito o como parte de una estrategia de gestión del crédito que transfiere el riesgo crediticio a las aseguradoras.

El seguro de crédito comercial es adecuado y beneficioso para todo tipo de empresas, independientemente de su tamaño o sector, o de si el comercio es nacional, de exportación o ambos. Las corporaciones, las instituciones financieras y cualquier otro negocio que ofrece productos o servicios conforme a unas condiciones de crédito a otro negocio deben considerar la obtención de un seguro de crédito comercial. Protege a su empresa de impagos nacionales, así como de impagos por parte de compradores internacionales. Para las entidades que operan sobre una base financiera que no necesariamente incluye el pago inmediato, el seguro de crédito comercial proporciona protección para los activos de una empresa a medida que la actividad empresarial se amplía.

Entre los tipos de empresas que habitualmente eligen seguros de crédito comercial se incluyen empresas de fabricación, comerciantes de materias primas y proveedores de servicios.

El comercio internacional entre países crea y mueve la economía mundial. El flujo de productos y servicios y los precios pueden verse influidos por una serie de factores, entre los que se incluyen:

  • Eventos globales: la actual pandemia de COVID-19 ha ralentizado, reducido e incluso detenido la producción y la entrega de muchos productos y servicios.
  • Tipos de cambio de divisas: esta es una influencia clave en los importadores netos, que se benefician de divisas fuertes, y en los exportadores netos, que se benefician de divisas débiles.
  • Barreras comerciales: esto puede incluir, por ejemplo, cuotas de importación y aranceles impuestos por los gobiernos para proteger a los sectores nacionales de la competencia extranjera.
  • Estabilidad geopolítica e inquietud política: los conflictos y las guerras internos y transfronterizos pueden perturbar el transporte y las rutas comerciales.
  • Costes de transporte: esto puede verse influenciado por muchos factores, sobre todo el precio del petróleo.

El seguro de crédito comercial proporciona protección contra el impago de una deuda válida por parte del comprador de la empresa asegurada. Esta cobertura generalmente se aplica a ciertos eventos definidos (también llamados causas de pérdida o riesgos asegurados). 

Las aseguradoras de crédito comercial generalmente cubrirán dos tipos de riesgo:

  • Riesgo comercial: riesgo de que los clientes no puedan pagar facturas pendientes por motivos financieros (por ejemplo, declaración de insolvencia o impago prolongado).
  • Riesgo político: impago como resultado de eventos fuera de su control o del de sus clientes. Estos pueden incluir acontecimientos políticos (guerras o revoluciones), desastres (terremotos o huracanes), o dificultades económicas, por ejemplo, una escasez de divisas que restrinja la capacidad de transferir el dinero que se debe de un país a otro.

El seguro de crédito comercial respalda su capacidad para ampliar las condiciones de crédito a clientes nuevos y existentes, lo que ayuda a su negocio a crecer de forma segura donde antes puede haberle parecido demasiado arriesgado. También le protege frente al riesgo de exportación al extranjero y reduce la incertidumbre.

Contar con una cobertura de seguro de crédito comercial puede mejorar el acceso a una financiación adicional con respecto a sus cuentas por cobrar, ya que los bancos suelen ser más propensos a prestar más capital a una empresa que tiene un seguro de crédito comercial en vigor. Como empresa asegurada, su balance general permanecerá protegido a una tasa de reembolso predeterminada (a menudo entre el 75 % y el 90 % del valor de la deuda), tanto si su cliente se ha declarado en quiebra como si simplemente no puede (o no quiere) pagar sus cuentas vencidas. También ayuda a liberar capital para su uso en otras partes de su negocio y ayuda a reducir las reservas de deudas incobrables.

Normalmente, una empresa buscaría asegurar toda su cartera de clientes, que es el tipo de póliza más común. Sin embargo, también se puede personalizar para incluir solo cuentas selectivas o clave, en el caso de clientes de alto riesgo.

Las aseguradoras de crédito comercial ofrecen una amplia variedad de productos y pólizas flexibles, que están diseñados para satisfacer los diferentes requisitos de cobertura de cada empresa. Al buscar dicha cobertura, debe ponerse en contacto con un agente con experiencia en cuestiones de riesgos globales y soluciones de financiación comercial. Nuestros expertos pueden ayudarle a evaluar y desarrollar sus requisitos específicos y, a continuación, ayudarle a seleccionar la cobertura más adecuada.

La cobertura se puede estructurar de diversas formas, entre las que se incluyen:

  • Volumen de negocios total: este es el tipo de póliza más común, que cubre toda la cartera de cuentas por cobrar comerciales de una empresa bajo una sola póliza, lo que asegura una amplia variedad de transacciones nacionales y de exportación.
  • Cuentas clave: esta póliza está diseñada para asegurar a los clientes más grandes de una empresa u otra banda de cobertura definida donde exista el mayor riesgo (es decir, cobertura selectiva).
  • Riesgo único: esta póliza está diseñada para asegurar las exposiciones relacionadas con un cliente.
  • Exceso de pérdida: esta póliza está diseñada para cubrir pérdidas catastróficas o excepcionales de los clientes más grandes por encima del nivel normal de deudas incobrables, al establecer un nivel deducible adecuado.

Cada una de las pólizas puede cubrir las ventas nacionales, las ventas de exportación o una combinación de ambas, y se puede definir a nivel regional o global. A menudo se incluye el seguro de riesgo político.

Dadas todas estas opciones, para muchas empresas, el seguro de crédito comercial sigue siendo asequible: los costes de cobertura normalmente representan menos del 1 % de los ingresos por ventas.

El seguro de crédito comercial es un producto dinámico. Los requisitos de límite de crédito para los clientes cambian a lo largo de periodo de la póliza, al reflejar las cambiantes necesidades empresariales. Por lo tanto, Marsh suele apoyar a sus clientes en muchas interacciones con las aseguradoras para obtener o aumentar los límites de crédito.

Nuestros especialistas

Image placeholder

Francisco Marquez de Prado

Director de Crédito

  • Spain